Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

"Aunque se abran las importaciones, vamos a producir más marcas en el país"

El brasileño destacó que la apertura a las compras externas no cambia la decisión de aumentar la fabricación en el país. Optimista a largo plazo, destaca el cambio profundo que inició la filial el año pasado, con la mira en convertirse en líder de belleza.

Al frente de L’Oréal desde noviembre de 2014, el paulista Marcelo Zimet encaró desde el año pasado una profunda transformación en la estructura de la filial para convertirse en líder de belleza, en un mercado estable.
La apertura a las importaciones no frena el proceso de L’Oréal para producir más marcas y líneas en el país en una fábrica de un tercero en Moreno, un proyecto a largo plazo, aseguró el ejecutivo brasileño a El Cronista, en perfecto "argentino".

Optimista de cara al futuro, por los cambios encarados por la empresa y ante el nuevo Gobierno, Zimet emprende varios proyectos relacionados tanto al negocio como a la responsabilidad social, en un mercado que para L’Oréal es el cuarto mayor de América y está entre los principales 15 del mundo.

Número dos del sector, por el peso de la división "masivos", ya que lidera en lujo, profesionales y dermocosmética, Zimet explicó que las ventas están estables pero las perspectivas son mejores a futuro. "En unidades crecieron un dígito, estable en los últimos años, pero es un mercado dinámico con potencial de crecer. Maquillaje crece mucho, lo mismo Elvive, en la que duplicamos el share en los últimos cuatro años. También crecen los protectores solares y cremas para piel sensible, pero nosotros crecemos por encima del mercado", aseguró.

–¿Qué cambios están implementando en la Argentina?
–Definimos hace más de un año que el mercado argentino es estratégico y por eso transformamos la compañía. Hicimos un trabajo fuerte en la estructura, promovimos gente interna, trajimos talentos y hubo cambios en el comité ejecutivo, para sumar diversidad no sólo de género sino también de experiencias. Un director de Japón, otro de México y también de diferentes industrias. Queremos que lo que hacemos aquí sea un benchmarking, que sea replicado internacionalmente. Estamos invirtiendo en desarrollo cinco veces más del porcentaje sobre las ventas que en 2014, para que la gente esté mejor entrenada. Queremos ser líderes en el país en negocios, responsabilidad social y sustentabilidad; queremos ser una empresa argentina admirada a nivel global y vender 100 millones de unidades en 2018, frente a las 70 millones actuales. Somos una empresa global que no pierde el espíritu de start up.

–¿Prevén traer más marcas, al abrirse las importaciones?
–Evaluamos traer muchas marcas y categorías que tenemos en nuestro portfolio global. Trabajamos con 15 marcas en la Argentina de 32 globales, tenemos un potencial enorme. Hoy el nivel de restricción es menor, pero igual muchas marcas van a ser producidas localmente. En 2012 empezamos a producir Elvive; en 2015 coloración de alta complejidad (Excellence, Nutrisse y Majirel). Es el quinto país del mundo que produce Expert, de Professionnel, y el 11 global en coloración de alta complejidad. Este año, el 70% de las unidades que se vendan serán nacionales. Pocos productos tienen licencias automáticas, no hay restricciones. Y vamos a lanzar un nuevo producto específico para las mujeres argentinas, también fabricado en el país, Elvive Fibralogy, porque detectamos que el 40% de ellas tiene el pelo muy fino. Hay muchos lanzamientos previstos.

–¿Es competitivo fabricar localmente si ingresan importaciones sin restricciones?
–Siempre pensamos a largo plazo, en el corto no es tan competitivo, pero Elvive hoy ya es super competitivo. La importación no cambia la estrategia de producir o no. Poder importar pone más presión al equipo para ser más competitivos.

–Se habla de un primer semestre de retracción del consumo. ¿Qué expectativas tienen?
–Una de las ventajas de trabajar con cuatro divisiones, diversas marcas y precios es que cubren diferentes necesidades de los consumidores; podemos jugar con las marcas para no tener impacto en las ventas. Somos optimistas, no vemos aún desaceleración. La división de masivos tiene buen desempeño; la más afectada es lujo, las personas son más cautelosas al comprar, pero esperamos que se recupere en el segundo semestre.

–¿Qué expectativas tiene con el nuevo Gobierno?
–Quiero que abra la Argentina al mundo. Soy muy optimista, porque las señales que el Gobierno da al mundo son positivas. Eso ayuda a que grupo nos apoye a nivel global y pueda invertir más para crecer. En el corto plazo hay decisiones que pueden traer consecuencias sociales, pero creo que lo positivo será mayor a largo plazo. El mayor desafío a corto plazo es controlar la inflación. Si manejan bien las paritarias y la inflación, puede ser un buen año.