Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Aun con subas por debajo de la inflación, el helado arranca el verano a casi $ 300 por kilo

Freddo; Chungo y Pérsicco se preparan para la temporada con una larga lista de promociones y descuentos. El año pasado a esta altura el kilo costaba $ 250

A la hora de elegir, los argentinos prefieren los gustos tradicionales

A la hora de elegir, los argentinos prefieren los gustos tradicionales

Con aumentos por debajo de la inflación, las heladerías artesanales se preparan para una nueva temporada, que este año arrancó con algo de retraso por los días fríos que se extendieron más allá de fines de noviembre y diciembre. Este año, en las principales cadenas, los aumentos rondaron el 18% con respecto al año anterior. En el caso de Freddo, por ejemplo, en enero pasado el kilo de helado costaba $ 250 y hoy está en $ 295. En Persicco, pasó de $ 230 a $ 270, un 17,39% más (en el caso de pedidos por delivery es más barato, $ 236). El cuarto kilo, uno de los formatos más pedidos, se ubica entre $ 90 y $ 96 según la cadena.

El incremento de este año fue bastante más moderado que el del año año pasado, cuando en 12 meses el precio del kilo se había disparado por encima del 38%.

En el resto de las cadenas, los precios de esta temporada son similares: en Chungo y Rapa Nui, por ejemplo, cuesta unos $ 280. Mientras que en las heladerías más pequeñas, de barrio, está entre $ 170 y $ 200. Con todo, la mayoría de las cadenas con varias sucursales ofrecen una larga lista de promociones y descuentos, con bancos, tarjetas de fidelización o incluso cuando se compran determinados sabores. En Freddo ofrecen un cuarto kilo a $ 50, eligiendo entre los sabores que más eligen los clientes: chocolate, dulce de leche, crema americana, frutilla, vainilla y limón.

En verano, alrededor del 80% de la población consume helado artesanal con un consumo per capita anual de 6,9 kilos, según un estudio de la Asociación de Fabricantes Artesanales de Helados y Afines (Afadhya) junto a la firma TNS Argentina. Los mayores consumidores son los jóvenes de entre 18 a 24 años de un nivel socio económico alto, medio-alto y medio.

Además, dos de cada 10 consumidores se declaran "fanáticos del helado": son los que consumen helado artesanal durante todo el año. "La mayoría destaca que tomar un helado artesanal es una experiencia confortante y casi un 60% consume helado artesanal para darse un gusto y como una costumbre que les da placer", destacó el informe, que incluyó un universo de más de 1000 encuestados mayores de 18 años.

Respecto a los envases, los formatos térmicos son más elegidos que los formatos al paso –el clásico cucurucho– siendo los favoritos el de 1 kilo y un cuarto kilo. En el caso de los consumidores de la ciudad de Buenos Aires, el pote de un cuarto es el más pedido, con un 33% de los formatos consumidos. Aunque en el verano aumenta el consumo de formatos comestibles y disminuye la de formatos térmicos, aunque siguen siendo los más elegidos.

En verano, más de la mitad de la población (53%) consume helado artesanal por lo menos una vez al mes. De los cuales, un 23% lo hace una vez por semana. Si se tienen en cuenta los sabores, no hay demasiada originalidad: los encuestados eligieron los gustos tradicionales con el dulce de leche (53%) el chocolate (42%) y la frutilla (33%) a la cabeza. Al mismo tiempo, para la mayoría es fundamental la compra en heladerías y hacerlo acompañado.