Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Atanor cerró dos plantas para enfocarse en el negocio de protección de cultivos

La compañía despidió a 136 trabajadores, de las fábricas de Baradero y Munro. Responde a una estrategia global de crecer en el negocio de agroquímicos, como fertilizantes

Atanor cerró dos plantas para enfocarse en el negocio de protección de cultivos

La empresa Atanor cerró ayer de manera definitiva sus dos plantas químicas, ubicadas en las localidades de Baradero y Munro, ambas en la provincia de Buenos Aires, y despidió a 136 trabajadores. Según afirmó Agustín Herrera, Director de Asuntos Legales y Corporativos a El Cronista, la decisión se tomó como respuesta a la estrategia global de los propietarios de la compañía de focalizarse en el negocio de los agroquímicos, principalmente en herbicidas, fungicidas y insecticidas.

Si bien las formas en que se tomó la decisión fueron un punto de tensión, ya que sindicalistas denunciaron que los trabajadores se enteraron el mismo día del cierre, el proceso es más complejo. Desde la compañía afirmaron que tanto los negocios de productos petroquímicos (como los que fabricaban las dos plantas cerradas), como los negocios de azúcar y de sal, tres unidades en que la empresa invertía, dejaron de ser prioridad y que se optó por su venta, y centralización.

La compañía, compuesta un 79% por capitales estadounidenses - Grupo Albaugh- y 20% chinos, logró vender de hecho, el ingenio Marapa (Tucumán) en diciembre de 2016, al empresario Emilio Luque, y está en proceso de venta de su otro ingenio Concepción (el más grande de aquella provincia del norte), por el cual ya recibió una oferta de la agroindustrial Ledesma. También está buscando vender su mina de sal.

Esa estrategia es la que se tomó para las plantas de Baradero y Munro, pero "no se consiguió el comprador", afirmó Herrera. Los despidos fueron 61 trabajadores de la planta de Baradero y 75 de la planta de Munro, a los cuales se remarcó que "se va a cumplir con la ley", para el caso de las indemnizaciones.

Sindicalistas del sector denunciaron que el cese de actividad de las fábricas respondió al incremento de las importaciones en el país. El gremialista petroquímico Néstor Carrizo sostuvo que Atanor "optó por la importación de lo que se producía en las fábricas que cerró porque aparentemente es más rentable la importación que la producción". Algo que desmintieron desde la empresa.

Ayer por la tarde, el Ministerio de Trabajo ya había convocado a una audiencia por los despidos. Según informó a Télam el secretario adjunto de la Federación de Sindicatos de Trabajadores de la Industria Química y Petroquímica (Festiqypra), Diego Salas, "la empresa no tuvo reparos en cesantear a través de un volante pegado en los portones de los establecimientos a trabajadores que en varios casos llevan entre 30 y 40 años en la compañía".

Herrera remarcó que "no tenemos intenciones de irnos del país", al tiempo que expresó que en cinco años la empresa invertirá cerca de u$s 70 millones. Se destinarán para el desarrollo de nuevas moléculas en las tres plantas que mantiene en las localidades de Pilar, San Nicolás y Río Tercero (Córdoba), además del refuerzo de la estructura comercial.
De hecho, el objetivo corporativo pasa por entrar al top 3 en ventas de empresas para el agro para 2021. Hoy, se encuentra dentro de los cinco primeros, con fuerte foco en herbicidas. En el último año, la empresa creció un 8% en ventas en el país.

Más notas de tu interés

Comentarios1
edueardo popik
edueardo popik 23/02/2017 11:01:45

LA PLANTA DE MUNRO HACE MAS DE 20 AÑOS QUE LA TENIA QUE HABER CERRADO POR CONTAMINANTE.