Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Atanor, a punto de vender el Ingenio Concepción a un grupo azucarero tucumano

Se trata de una empresa propiedad del empresario Emilio Luque, también dedicado al negocio supermercadista, y quien habría realizado una oferta mayor

Atanor, a punto de vender el Ingenio Concepción a un grupo azucarero tucumano

La empresa azucarera Ledesma dio por concluidas las negociaciones que mantenía con la firma Atanor para la compra del ingenio Concepción, en la provincia de Tucumán, con lo que dejó el camino allanado para que el otro interesado, el grupo Emilio Luque, avance con la adquisición del principal ingenio tucumano.

La compañía comandada por la familia Blaquier envió un comunicado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires informando que la Sociedad "no ha arribado a un acuerdo con la sociedad vendedora Atanor para la venta de los activos incluidos en la oferta de adquisición del ingenio, y que consecuentemente han quedado concluidas las negociaciones entre las partes". Así lo precisó el responsable de Relaciones con el Mercado de la azucarera jujeña, Ramón Masllorens, quien también se desempeña como Gerente de Legales en la compañía.

Por su parte, el grupo Emilio Luque es una empresa constituida íntegramente con capital tucumano, según afirma en su página web, con más de 1000 trabajadores. Está focalizada principalmente en el rubro supermercadista y del retail, con una estructura de siete supermercados y once negocios mayoristas, además de una fraccionadora de azúcar y un molino harinero.

En diciembre del año pasado, este grupo ya había adquirido el otro ingenio que Atanor había puesto en venta. En ese caso fue el de Marapa, ubicado en Juan Bautista Alberdi, en la provincia de Tucumán, y que para este año proyectó una producción de 60.000 toneladas.

Las cifras difundidas en el momento de la adquisición daban cuenta de que la compañía vendedora estimaba obtener cerca de u$s 200 millones por ambos establecimientos.

Desde Atanor afirmaron a El Cronista que todavía "no se aceptó ninguna oferta" y que la venta del ingenio Concepción se resolverá esta semana en curso. Sin embargo, se supo que la oferta de Emilio Luque habría sido superadora a la de Ledesma, y que la compañía vendedora ya tendría tomada la decisión de venderle el ingenio al mismo grupo que ya le vendió el complejo anterior, en diciembre.

El desembarco en Concepción significará quedarse con el segundo ingenio más importante del país y el más grande de Tucumán, que actualmente emplea a casi 1200 trabajadores, y que Atanor lo había comprado en 2005 por unos u$s 7 millones. Durante la zafra pasada, el ingenio produjo alrededor de 317.000 toneladas de azúcar, lo que representa cerca del 20% del volumen total en la provincia.

La venta de estos dos ingenios se enmarca en una estrategia global de la compañía, que es controlada en un 80% por el Grupo estadounidense Albaugh, de enfocar sus negocios en el segmento de los agroquímicos, principalmente en herbicidas, fungicidas y insecticidas. Allí, la compañía afirmó que invertirá u$s 70 millones en los próximos cinco años para protección de cultivos, que se destinarán para el desarrollo de nuevas moléculas en las tres plantas que mantiene en las localidades de Pilar, San Nicolás y Río Tercero (Córdoba), además del refuerzo de la estructura comercial.

En este marco la compañía explicó el cierre de dos de sus plantas químicas ubicadas en las localidades de Baradero y Munro, ambas en la provincia de Buenos Aires, y el consecuente despido de 136 trabajadores.

Desde la compañía afirmaron que tanto los negocios de productos petroquímicos (como los que fabricaban las dos plantas cerradas), como los negocios de azúcar y de sal, tres unidades en que la empresa invertía, dejaron de ser prioridad y que se optó por su venta.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar