Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Argentinos valoran más la flexibilidad horaria que hacer carrera

Seis de cada diez empleados cambiarían de empresa para poder trabajar a distancia y por objetivos, en lugar de hacerlo en un horario y lugar fijo.

Argentinos valoran más la flexibilidad horaria que hacer carrera

En la era de la movilidad y la digitalización, el trabajo remoto y la flexibilidad de horarios tienen un peso cada vez mayor a la hora de cambiar o permanecer en un empleo. Según el informe "El trabajador digital, qué busca y cómo trabaja", elaborado por la consultora Sistemas de Inteligencia en Media y Opinión (Simo), "el 43% de los trabajadores latinoamericanos cambiaría su empleo actual por otro en el que pueda trabajar a distancia, y una cifra similar lo haría "para tener un jefe que le permita trabajar por objetivos y no para cumplir un horario". En Argentina, según este estudio que elaboró la consultora para la empresa de tecnología Citrix, esa proporción es mayor y alcanza al 60%.

"Los trabajadores argentinos son los que más valoran el balance entre la vida personal y laboral, incluso por sobre las oportunidades de crecimiento y evolución de la carrera", destacó Juan Manuel Gómez, gerente regional de Ventas para Sudamérica de Citrix. Si bien el motivo principal para permanecer o buscar un nuevo empleo es "un mayor salario" en todos los países que participaron de la encuesta (Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, con 150 casos cada uno), en segundo lugar se sitúa la posibilidad de crecimiento profesional, salvo en Argentina, donde el "work life balance" ocupa el segundo puesto.

Al ser consultados sobre si "trabajar en forma remota afecta su productividad", la mayoría considera que sería más o igual de productivo que en la oficina (43% y 26% respectivamente). Entre quienes dijeron que el trabajo remoto merma su productividad, el 39% lo atribuyó a que quienes conviven con ellos los interrumpirían y a que tendrían menos presión estando en su casa, por lo que avanzarían más lentamente. Para otro 24% el obstáculo más importante es la falta de infraestructura (no contar con un espacio, tecnología, insumos). Aquí los trabajadores argentinos volvieron a diferenciarse, ya que para ellos "el mayor obstáculo del teletrabajo es la falta de contacto social y de intercambio cara a cara con colegas y compañeros de trabajo". Según este relevamiento, el 53% de las empresas de la región ya permiten en alguna medida (algunos días por semana) el trabajo remoto. Y su implementación va desde el 65% en Brasil, al 36 % en Colombia. En cuanto a las ventajas del trabajo móvil, la más mencionada fue "ahorrar tiempo de traslados" en general, pero para los encuestados argentinos, el beneficio principal resultó ser "una mayor motivación".

Los trabajadores locales también se mostraron como los más dispuestos a traer sus propios dispositivos al trabajo (teléfonos inteligentes, laptops), en lo que se conoce como la tendencia BYOD (bring your own device). El 85% dijo hacerlo, frente al 74% del promedio de la región.

En tanto, las empresas, en su mayoría (86%) brindan acceso al e-mail corporativo desde cualquier dispositivo. "Esto, junto con el uso de aplicativos más personales que corporativos, como Whatsapp para conversaciones laborales, o repositorios de información en la nube como Dropbox, Drive o WeTransfer, representan un riesgo para la información de la empresa", advirtió Gómez.

"Hoy no se puede frenar la tendencia hacia la movilidad. Aquellas empresas que no lo entiendan, corren el riesgo de perder talentos", señaló el ejecutivo de Citrix. "Pero antes de implementar un esquema de trabajo remoto, hay que dotar a los empleados de las tecnologías y la capacitación necesarias para realizar su tarea desde cualquier lugar, y también generar una cultura laboral que promueva la independencia". En tanto, desde las áreas de Tecnología y Sistemas, "hay que lograr que los datos estén accesibles al trabajador en cualquier momento y lugar, pero sin descuidar la seguridad", señaló. Lograr este balance es el verdadero desafío de las empresas.