Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Argentina ocupa el tercer lugar entre los países con más cultivos transgénicos

La superficie sembrada representa el 14% del área global y casi toda la superficie de maíz, algodón y soja. En 2015, se aprobaron cinco productos y ya suman 36 los autorizados

En el país, se sembró casi la totalidad de la superficie de maíz, algodón y soja con variedades o híbridos GM

En el país, se sembró casi la totalidad de la superficie de maíz, algodón y soja con variedades o híbridos GM

Los cultivos transgénicos crecen en la Argentina, a tal punto que el país ya se ubica en el tercer lugar del mundo por cantidad de hectáreas, sólo superado por Estados Unidos y Brasil.

La Argentina figura entre los tres primeros por contar con 24,5 millones de hectáreas con cultivos transgénicos o genéticamente modificados el año pasado, que representan casi el 14% del área global, de acuerdo a un informe elaborado por el Servicio Internacional de Adquisición de Aplicaciones de Agrobiotecnología (Isaaa, por su sigla en inglés). Estados Unidos lidera a nivel global, con 70,9 millones de ha., seguido por Brasil, con 44,2 millones. Como en años previos, se sembró casi la totalidad de la superficie de maíz, algodón y soja con variedades o híbridos GM.

En cuanto a las aprobaciones regulatorias, la Argentina sumó en 2015 cinco nuevas autorizaciones, completando la lista de 36 aprobaciones: ocho en soja, 23 en maíz, cuatro en algodón y una en papa. Dos de los cinco productos autorizados fueron integralmente desarrollados en el país: el de la papa resistente a virus y la soja tolerante a sequía.

En el mundo, de 1996 a 2015 se sembraron 2.000 millones de ha. con cultivos transgénicos, según el estudio "20 años de comercialización de cultivos transgénicos en el mundo (1996/2015) y cultivos transgénicos destacados en 2015", del Isaaa. De este modo, la superficie sembrada con este tipo de cultivos pasó de 1,7 millones de hectáreas en 1996 a 179,7 millones en 2015.

El incremento, de 100 veces en el transcurso de sólo 20 años, convierte a la biotecnología en la tecnología aplicada a la agricultura de más rápido crecimiento en los últimos años y, de acuerdo al informe, "refleja la satisfacción de los agricultores que perciben rápidamente los beneficios de los cultivos transgénicos".

El Isaaa aclara que, luego de 19 años consecutivos de crecimiento, la superficie sembrada con transgénicos en todo el mundo alcanzó un pico máximo de 181,5 millones de hectáreas en 2014, frente a los 179,7 millones en 2015, lo que equivale a una disminución neta del 1%. "Este cambio se debe principalmente a la disminución en el total de la superficie cultivada, asociada con los bajos precios de los productos básicos en 2015 y a situaciones como la sequía devastadora ocurrida en Sudáfrica, que provocó una disminución masiva del 23%", aclaró en el informe.

"A pesar de los reclamos de quienes sostienen que la biotecnología solo beneficia a los agricultores de los países industrializados, la adopción continua de la tecnología en los países en desarrollo rebate ese argumento", aclaró Clive James, fundador de Isaaa y autor del informe. "Se siembran más cultivos transgénicos en los países en desarrollo, precisamente porque son una alternativa eficaz para mejorar el rendimiento agrícola", agregó James. Por cuarto año consecutivo se sembraron más hectáreas de transgénicos en países en desarrollo que en los industrializados.

En 2015, los productores de América latina, Asia y África sembraron el 54% de la superficie cultivada con transgénicos (97,1 millones de ha. de las 179,7 millones mundiales). Además, de los 28 países que sembraron cultivos transgénicos, 20 fueron en desarrollo, con unos 18 millones de productores, de los cuales el 90% son de bajos recursos de países en desarrollo, aclaró el estudio.