Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Argentina es el país más complejo del mundo para hacer negocios

Volvió a ocupar el primer lugar en un ránking global que mide el grado de dificultad que tienen las empresas multinacionales para cumplir con las regulaciones corporativas, legislación y normativas. Otros mercados de la región que aparecen en el top 10 son Colombia, México, Bolivia y Brasil

Argentina es el país más complejo del mundo para hacer negocios

La Argentina vuelve a encabezar un ránking donde ser primero no es un honor. Por tercer año consecutivo, el país se posiciona como el "más complejo" del mundo para hacer negocios, según el Indice Global de Complejidad de TMF Group 2015, que fue difundido ayer y que mide el grado dificultad que tienen las empresas multinacionales para cumplir con las regulaciones corporativas, legislación y normativas vigentes.


El índice anual clasifica a 95 países –de Europa, Medio Oriente, África, Asia-Pacífico y América– de acuerdo a los sistemas regulatorios y de cumplimiento normativo. Según el informe, los emprendedores que buscan invertir en el país se enfrentan a demoras significativas debido a obstáculos administrativos, burocráticos y legales.


Los retrasos son particularmente frecuentes al momento de registrar e incorporar empresas o en la búsqueda de modificaciones a los estatutos: iniciar un negocio en la Argentina podría demorar más de 100 días si el proceso no se gestiona de la forma adecuada.


Con todo, desde TMF Argentina son optimistas y auguran un cambio: "Con el reciente nombramiento del presidente Mauricio Macri hay un renovado sentido del optimismo y esperanza que marca un cambio para la Argentina y su atractivo para la inversión extranjera directa", explicó Roberto Scrimieri, director General de la filial local de TMF Group.


Para la compañía –un proveedor global de servicios de negocio de alto valor–, América latina sigue siendo la región más compleja para las empresas multinacionales para cumplir con las regulaciones corporativas, legislación y normativas vigentes.


Mientras que la Argentina encabeza la lista, Colombia ocupa la tercera posición –escaló 18 lugares– detrás de Indonesia. Brasil, el segundo país más complejo en 2014. Bajó ocho posiciones en el índice para ocupar la décima posición. México (6º) y Bolivia (7º) son los otros países de la región en el top 10.


"Argentina tiene muchas características sólidas que la convierten en un destino atractivo para las inversiones. Es la tercera economía más grande de América latina, cuenta con abundantes recursos naturales, una población capacitada y un sector agrícola fuerte. Sin embargo, los altos niveles de la burocracia y un desafiante entorno legal y regulatorio hacen que la complejidad de hacer negocios aumente, en particular para las empresas que no cuentan con el conocimiento y la experiencia local", comentó Scrimieri.


Entre los países latinoamericanos con mejores resultados en el índice están Uruguay (55º), Ecuador (40º), Chile (37º) y Paraguay (29º). La siguiente región más compleja para hacer negocios es Asia, con tres países en las primeras 10 posiciones, incluyendo Indonesia (2º), China (5º) y Tailandia (9º).


Según los expertos de TMF Group, muchas de las jurisdicciones más complejas en términos de normativa y cumplimiento comparten ciertas características: con excepción de China y los Emiratos Árabes Unidos (4º), todos los países en las primeras diez posiciones tienen un sistema jurídico basado en el derecho civil y no en el derecho consuetudinario.


En el otro extremo del índice, Irlanda (95º) fue clasificado como el lugar menos complejo para hacer negocios, gracias a su marco de derecho consuetudinario, ambiente político estable, fuerte marco regulatorio y actitud pro-empresarial.