Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Aplican derechos antidumping al biodiésel argentino

Aplican derechos antidumping al biodiésel argentino

Una nueva disputa bilateral asoma para la agroindustria argentina. En este caso, con el objetivo de bloquear su ingreso, el gobierno de Perú, a través del Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual (Indecopi), aplicó derechos antidumping al biodiésel argentino de entre el 17% y 31,6%.

Según destacó la agencia Télam, el Director General de la Cámara Argentina de Biocombustibles (Carbio), Víctor Castro aseguró que la Argentina perderá u$s 150 millones anuales en exportación de biodiésel a Perú, debido a esta medida que consideró un arancel "imposible de pagar". "El biodiésel es el principal producto de exportación argentino a Perú. Lamentablemente la medida que tomaron es totalmente infundada, carente de argumentos y lo hicieron a sabiendas de que no cuentan con la razón y juegan con los tres años de plazo que generalmente tarda destrabar estas situaciones", indicó Castro.

La resolución 189/16 fue publicada en el Boletín Oficial de Perú, y determinó la imposición por un período de cinco años de derechos en un rango de u$s 122 a u$s 191,6 la tonelada. La cifra es equivalente a una proporción del 17% al 31,6% de los valores FOB actuales del biodiésel. Para Carbio, la medida es contraria a las normas internacionales de la Organización Mundial de Comercio. En un comunicado la Cámara destacó: "Somos el principal abastecedor de biodiésel para el transporte peruano, por lo que esta injustificada decisión tendrá consecuencias en la economía de ese país".

El proceso fue iniciado en 2014 a partir de una presentación realizada ante el Indecopi por Industrias del Espino, controlada por el Grupo Romero. Ese año la compañía debió cerrar una planta de biodiésel propia, localizada en Tocache, porque el costo de generación del biocombustible elaborado con aceite de palma no podía competir con el producto argentino fabricado con aceite de soja. A fines de enero de este año, Indecopi había aplicado un derecho compensatorio de entre u$s 15,4 y u$s 31,3 la tonelada, al biodiésel proveniente de territorio argentino.