Alta presión impositiva

Entre las complejidades que el sector textil enfrenta, el titular de la Fundación ProTejer, Jorge Sorabilla, resaltó "la desmedida presión impositiva que acumula nación, provincia y municipios, los costos laborales no salariales, los servicios financieros y los excesivos costos de logística". Según la entidad, la carga impositiva en una prenda de vestir es del 50,3%. Luego: 9% corresponde a logística, 12,7% a alquileres, 12,2% a bancos, 8,5% a la industria, 2,5% a publicidad y 4,8% a la rentabilidad de la marca.

Más de Negocios

Noticias del día