LA COPAL PONE LA MIRA EN INGRESOS BRUTOS

Alimenticias dispuestas a dialogar pero con reparos por la carga impositiva

La Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (COPAL) expresó su confianza y la de la industria de los alimentos y bebidas en la convocatoria al diálogo que realizó el presidente Mauricio Macri para llevar adelante las reformas tributaria, laboral y previsional, a pesar de que subrayó que el sector mantiene una elevada carga impositiva.

En declaraciones a la agencia Télam, una fuente de la entidad manifestó que "tenemos mucha expectativa positiva, creemos que están dadas las condiciones para que el Gobierno genere un crecimiento sostenido en la economía argentina", afirmó la fuente que pertenece al Comité Ejecutivo de la Copal.

Según afirmó, la industria alimentaria ve como un aspecto positivo que el Gobierno haya fijado la prioridad de bajar la inflación porque "es un factor determinante para la economía" y remarcó que en el sector están esperando a conocer un poco más en detalle las reformas positiva y laboral. "Queremos ver qué cambios se harán con las medidas. Pero nuestro sector tiene una elevada presión impositiva", remarcó el ejecutivo de una de las principales productoras de alimentos del país.

Según se informó, puso como ejemplo que en un paquete de galletitas de venta al público, el 45% del precio son impuestos, y consideró que "eso refleja la ineficiencia que tiene la economía para ser competitiva". Además, preciso que el impuesto más distorsivo es el de Ingresos Brutos porque afecta toda la cadena de valor de la industria.

También manifestó su preocupación por las bebidas con azúcar, que pagan una tasa de impuestos internos en el orden del 4,17%, y el Gobierno tiene idea de llevarla al 17% en forma progresiva y en función de la composición del producto. "Existe también una agenda de medidas laborales que requiere del diálogo tripartito entre el Gobierno, las empresas y el sindicato", destacó.

Noticias del día