Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

“Ahora hay una visión más positiva de la Argentina en el mundo”

Paul Polman es CEO global de Unilever desde 2009. Allí llegó luego de haber ocupado puestos directivos en otras grandes compañías como Procter & Gamble y Nestlé. Con títulos en la Universidad de Groningen (Holanda); de Cincinnati (EEUU) y de Newcastle, entre otras, es miembro de la Junta del Pacto Global de las Naciones Unidas. Está casado y tiene tres hijos, sus pasiones junto con correr maratones y el alpinismo

“Ahora hay una visión más positiva de la Argentina en el mundo”

¿Además del anuncio de inversiones, qué temas trató en su reunión con Mauricio Macri?
–Ya nos conocíamos porque nos habíamos reunido en enero, en Davos. Hablamos sobre la necesidad de que haya inversiones en el país. Compartimos que sin duda es un gran reto su objetivo de que crezca la economía, de crear empleo y bajar la inflación. Para lograrlo, el país necesita inversiones.

–¿El cambio de gobierno fue un impulso para el anuncio de inversiones que acaba de hacer Unilever en la Argentina?
–En realidad, nosotros mantenemos nuestros negocios en Argentina hace 90 años, por lo que hemos visto muchos gobiernos y seguimos invirtiendo. Tenemos una visión a largo plazo, pensando en lo que es mejor para el país y coincidimos con Macri en la importancia de la sustentabilidad.

–¿Las inversiones incluyen creación de empleo?
–Justamente, hablamos con el Presidente de las inversiones que vamos a realizar de casi $ 5000 millones en los próximos tres o cuatro años que tienen alto impacto sobre todo por el empleo indirecto que se generarán en otras empresas que trabajan con nosotros, ante nuestra señal de confianza.

–¿El incapié que hace en la sustentabilidad, es compartido por el gobierno argentino?
–Completamente. La sustentabilidad es importante para plantear un crecimiento a largo plazo. El Presidente es muy serio en esto y nosotros trabajamos mucho mundialmente en el COP 21, por lo que pudimos compartir nuestro conocimiento y empezar a trabajar juntos. Vamos a poner en marcha un sistema de reciclado. En el mundo, solo un 10% del embalaje se reutiliza y el 90% va a los rellenos sanitarios o a los océanos. Para las economías que crecen es muy importante reutilizar las materias primas porque mejora la competitividad. El ministro de Medio Ambiente, Sergio Bergman, dijo que tiene el foco puesto en la energía verde. Nos explicó que hoy la energía solar está en 2% y que el objetivo será 8% en 2019 hasta llegar a 20%. Lo más importante es tener claridad en los objetivos para que lleguen las inversiones.

–Se acaba de reglamentar la ley sobre energía limpia. ¿Lo tuvieron en cuenta en sus planes de negocio locales?
–El detalle lo estudian los responsables de la región. Pero las economías emergentes son las que más invierten en energía. Por ahora, estamos comprando energía verde en Estados Unidos y hay algunos países donde ya es más barata. La tecnología avanza muy rápido. Si invertimos en gente, en su desarrollo, por qué no invertir en el planeta. Si el planeta no tiene un futuro, tampoco lo tienen las empresas. Es un tema central.

–¿Los consumidores rescatan este cuidado de las empresas por el medioambiente?
–En América latina la gente está más interesada y entiende mejor que en otras partes del mundo que es necesario un futuro más sostenible. Ven cada vez mas los resultados de cambio climático. La injusticia intergeneracional es una de las más cuestionadas hoy. Sin duda la prioridad es tener comida y trabajo. Yo lo entiendo, son las necesidades básicas. Pero la manera de que crezca la economía es pensar a largo plazo.

–¿Es responsabilidad de una empresa atender estas cuestiones?
–No hay un negocio si hay pobreza. Nosotros creemos que tenemos que crear responsabilidad en ese sentido. El 60% del Producto Bruto, 80% del financiamiento, 90% de la creación de empleo viene del sector privado en los países emergentes. Si las empresas no asumen responsabilidad en atacar estos retos, por qué los consumidores van a comprar los productos de estas compañías. Antes se pensaba que se debía elegir entre el crecimiento económico con creación de empleo en contra de atacar el cambio climático. Pero está demostrado se puede hacer a la vez, que si no se ataca el cambio climático, no hay economía que pueda crecer. Parte de las inversiones que anunciamos en Argentina están destinadas a asegurar que nuestra actividad sea mas sostenible a largo plazo, con el tratamiento del agua, por ejemplo. Visitamos Mendoza donde hay un programa con los productores sobre agricultura sostenible para la marca Knorr.

–¿Qué peso tiene Argentina para la compañía?
–Es muy importante. Es un porcentaje alto de nuestro negocio. La Argentina es la tercer economía de latinoamérica y hay que tener en cuenta que Brasil es ahora un reto. Por eso es importante que Argentina funcione y además elegimos al país como centro de la región. Hay mucho conocimiento aquí, mucha creación de empleo, de expertisse. También desde acá exportamos, y para Mauricio Macri esto es importante para que crezca la economía. Que cada vez haya menos importación y más exportación.

–¿Qué porcentaje de producción nacional hay?
–El 98% de nuestros productos se hacen aquí. Es ínfimo lo que se importa. Tenemos acá ocho fábricas, dos centros de distribución, tres de desarrollo de producto. Además, la oportunidad de que crezca nuestro negocio es bastante amplia. La penetración de algunos productos es todavía es bastante baja, sobre todo hoy que un tercio de la población tiene sólo hasta u$s 10 por día para gastar. Esa gente no puede disfrutar de toda la economía. En otros países, el consumo de algunos productos es mucho más grande en varias categorías y hay sectores que son importante para la empresa, que todavía no introducimos en Argentina.

–¿Cuáles son los productos que todavía no llegaron?
–Algunos de belleza premium, falta desarrollar el mercado de té, artículos de limpieza para grandes superficies, entre otros. Para que lleguen esos productos hay que asegurar que el centro del negocio sea fuerte. Trabajamos sobre esto y vamos a ir introduciendo los productos.

–¿Hay industria local que sea competencia real?
–Cada día más, la competencia se da con los productores locales. Es porque están más cerca del consumidor, que está cambiando muy rápido. Los fabricantes locales son mas veloces que las grandes empresas que esperan que una tendencia se de en tres o cuatro países para adaptarse. Los competidores locales cambian mas rápido y toman otros riesgos. Y a la vez pueden contratar gente de igual alta calidad que una empresa grande. En el futuro, las empresas locales serán la gran competencia. En nuestro caso la verdad es que también somos una empresa local. Un producto knorr es argentino, uno Ala igual. Se hacen hace 90 años acá.

–¿Cuál es la visión de los CEO del mundo sobre la Argentina?
–Hay ahora una visión de la Argentina más positiva en el mundo, con mayor esperanza fuera del país. Más CEOs vienen de visita a la Argentina. Hay mas gente, y sobre todo más empresas, que miran ahora el potencial de la Argentina hacia el futuro. El mundo entero quiere que esta región tenga éxito. Cuando una economía local tiene dificultades para crecer y desarrollarse es importante tener la colaboración de todas las empresas. Nuestra filosofía es trabajar juntos con el gobierno.

–¿Cuál cree que es hoy el mayor reto para el país?
–Los retos económicos. Si hay déficit, inflación, si hay que crear empleo, va a llevar tiempo reconvertir una sociedad. La paciencia es nuestra más grande enemiga. No pensar en cumplir las metas a corto plazo si no hay metas a largo plazo. En la política, en el mundo entero, hay metas a corto plazo. Esta transformación de nuestra economía para atacar el problema de cambio climático o el crecimiento sostenible equitativo, son transformaciones fuertes. Mucha gente no lo entiende totalmente.

–¿Pudo reunirse con empresarios locales para intercambiar opiniones?
–Si. No hay que encerrarse en una oficina cuando se visita un país. Estuve en el seminario con mi amigo Charly Alberti conversando sobre sustentabilidad junto a unas 1000 personas que participaron. Además me reunió con unas 10 empresas para saber qué piensan ellos de cómo va el país. –

¿Compartió su interés sobre el medio ambiente con el Papa?
–Con el Papa Francisco hemos trabajados juntos por la encíclica y con alguno de sus cardenales para prepararla. Fue muy importante para él informarse sobre el conocimiento que tiene el sector privado. Sumamos nuestro punto de vista en la encíclica. Explicamos que la lucha contra el cambio climático no es tan fácil.