Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Agropecuaria de Elsztain pagó u$s 32 millones por un campo en Brasil

A través de Brasilagro, que controla con Cresud en el mercado del país vecino, se quedó con una propiedad agrícola apta para caña de azúcar y diversos granos

Brasilagro posee tierras en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay

Brasilagro posee tierras en Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay

Cresud, el brazo agropecuario de IRSA, acaba de sumar 32.000 hectáreas en Brasil. Lo hizo a través de Brasilagro, su controlada en el país vecino, donde cerró dos contratos, uno de arrendamiento y otro de compra de terrenos.

Las dos operaciones se concretaron en el municipio de São Raimundo das Mangabeiras, en el estado de Maranhão y se suman a las tierras que el holding de Eduardo Elsztain opera en el mayor mercado del Mercosur. En esa zona, Brasilagro se quedó con una propiedad agrícola que, en su mayoría, posee tierras cultivadas con caña de azúcar y granos.

El precio abonado por la transacción es de $ 100 millones de reales (u$s 32 millones, al cambio actual), y se suman a las 750.000 hectáreas de producción que Cresud posee en varios países de la región como Argentina, Brasil, Bolivia y Paraguay. Según informó la compañía a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el contrato de compra-venta consiste en la adquisición de 17.566 hectáreas, de las cuales 10.000 son hectáreas desarrolladas y productivas, que serán destinadas a la actividad agrícola. Las otras 7566 hectáreas son áreas de preservación permanente y reserva legal.

En tanto, el documento aclara que en lo referido al alquiler o arrendamiento, consta de 15.000 hectáreas de tierra cultivable y desarrollada, ya plantada en su mayor parte con caña de azúcar. El contrato tiene un plazo de 15 años, renovable por otros 15 años.

Si bien el objetivo de Brasilagro es continuar con los cultivos en los terrenos para la siembra de varios granos y de la caña de azúcar, el core business de la compañía apuesta a la creación de valor por la compra de tierras y transformación de esas áreas, además de la generación de caja con la operación agrícola.

Se trata del mismo estilo comercial que aplica su controlante, Cresud que posee el 40,69% de Brasilagro, mientras que el 59,31% restante cotiza en el mercado bursátil brasileño denominado Bovespa.

Creada en 2006, en la actualidad posee 227.470 hectáreas, de las cuales 69% son propias, y el resto se trata de acuerdos de arrendamientos. Este nivel de tierras la convierte en una de las mayores empresas brasileñas en cantidad de tierras cultivables y con foco en la compra, desarrollo, explotación y comercialización de propiedades rurales aptas para la agroindustria.

En su sitio web, la empresa explica que adquiere este tipo de propiedades rurales "que creemos tienen significativo potencial de generación de valor por medio del mantenimiento del activo y del desarrollo de actividades agropecuarias rentables".