Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

A pesar de la mayor producción y venta de autos, se mantiene la crisis en las fábricas de autopartes

La recuperación de la producción automotriz de enero todavía no impactó en los autopartistas. Recién se espera un leve repunte en el sector hacia mitad de año

Entre los rubros más afectados por las importaciones están las baterías, embragues y filtros

Entre los rubros más afectados por las importaciones están las baterías, embragues y filtros

La industria autopartista no logra recuperarse y analistas del sector coinciden en que la salida de la recesión llegaría lentamente, y después de mitad de año. Afectados por la baja de la producción automotriz -y el fin de la fabricación de algunos modelos de autos que llevaban piezas nacionales-, por las dificultades económicas en Brasil que recortó compras a la Argentina y por la mayor entrada de autos importados, los autopartistas terminaron 2016 con una caída de 11,1% en ventas.

En ese contexto, el año comenzó con más empresas que adelantaron vacaciones, suspenden o despiden empleados e incluso cierran. El crecimiento de la producción automotriz registrado en enero de 50,5% se dio sobre una base de comparación muy baja por lo que todavía no repercute en mayores pedidos a las autopartistas. Para un repunte en el sector habrá que esperar al menos hasta mitad de año, cuando se espera el comienzo de la recuperación económica en Brasil.

Un informe realizado por IES indica que los motivos por los que aún no se encontró un freno a los problemas del sector autopartista son varios. La salida del mercado de modelos líderes como el Clio de Renault y el Classic de Chevrolet, que dejaron de ser fabricados el año pasado, y el descenso en la producción automotriz general que cerró el año con 10% en rojo llevó a que los autopartistas registraran su tercer año consecutivo de freno. Las suspensiones y despidos en fábricas siguen siendo una constante. En Córdoba, donde se encuentra gran cantidad de plantas del rubro, la Cámara de Industriales Metalúrgicos y de Componentes estimó que cerca de 8% de las empresas despidieron empleados. Compañías autopartistas como Servicios Industriales (Fumiscor), afectada por el cese en la producción del Clio, entre otros problemas, debieron finalmente reincorporar operarios despedidos ante la intervención del Ministerio de Trabajo. Otro caso es el de Maxion Montich, que sigue con las suspensiones rotativas entre sus 400 empleados. O el de Mefro Wheels, la última fabrica de llantas de acero del país que luego de afrontar todo el año problemas financieros cerró sus puertas. "Hay una firma importante que está a punto de cerrar y docenas que están en una muy delicada situación", aseguran desde el gremio.

Alejandro Ovando, director de IES Consultores, comentó a El Cronista que excepto en alguna automotriz en particular, en promedio los vehículos fabricados en Argentina tienen más de 70% de autopartes importadas debido, en gran medida a que no consiguen aquí proveedores. "Hace falta alta tecnología y precios competitivos para que las terminales decidan sustituir importaciones", dijo.

Entre los rubros altamente afectados por el ingreso de productos del exterior están: rotulas y extremos de dirección, embragues, baterías para autos, equipos de aire acondicionado para buses y filtros.

Para las exportaciones, también la situación continúa siendo un problema. Las ventas al exterior cerraron 2016 con una reducción de 9,6%, según el IES con respecto a 2015 (con u$s 1520 millones) y mantienen la tendencia negativa desde 2012.

Según Juan Cantarella, de la cámara que nuclea a las principales autopartistas (Afac), se está pidiendo al gobierno el reintegro a la exportación de 6% que es fundamental en un mercado que "exporta entre 10 y 11% de impuestos en sus productos", en referencia a los altos tributos que se pagan en el país. Ovando aseguró que "las perspectivas para este año son positivas, teniendo en cuenta que comenzarán a crecer los pedidos desde Brasil debido a una incipiente recuperación de su economía, aunque ello podría demorarse hasta la segunda mitad del año".