Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

A partir de mitad de año, los dueños de LAN le cambiarán la marca a la aerolínea

El Grupo Latam busca de este modo unificar sus operaciones globales bajo una misma identificación. El cambio de imagen insumirá inversiones por u$s 40 millones

A partir de mitad de año, los dueños de LAN le cambiarán la marca a la aerolínea

La implementación de la nueva marca corporativa que reemplazará los logos de LAN y TAM se comenzará a conocer a partir del segundo trimestre de este año. Ambas aerolíneas reemplazarán completamente sus logos e identificación corporativa por la de Latam, nombre del holding que controla las operaciones de las empresas chilena y brasileña. La decisión ya había sido tomada el año pasado y será un proceso que tomará aproximadamente tres años en total.

Los cambios se podrán empezar a ver en espacios físicos, aviones, oficinas comerciales, counters, sitios web y uniformes. De hecho, ya existen algunas modificaciones en las cabinas de los aviones que se han ido incorporando a la flota, los nuevos salones VIP LATAM (San Pablo, Santiago, Buenos Aires, Bogotá), o las plataformas digitales como entretenimiento a bordo en los dispositivos móviles.

Latam nació en 2010, producto de la fusión de LAN y TAM dando paso al nacimiento de Latam Airlines Group que incorporó las actividades de Lan Airlines y sus operaciones en Perú, Argentina y Ecuador, Lan Cargo y sus subsidiarias, además de las de TAM Líneas Aéreas, TAM Mercosur, y las otras sociedades de TAM y LAN.


Desde LAN explicaron a El Cronsita que "la nueva marca consolidará nuestra presencia en la región, fortalecerá nuestro liderazgo y posición estratégica, y nos encaminará para estar entre los mejores grupos de aerolíneas del mundo". Sostuvieron que con una sola identidad se podrán generar mayores eficiencias en el mediano y largo plazo, evitando invertir en dos marcas en el mundo. "Es un hito histórico en la industria de la aviación, siendo el primer grupo de aerolíneas en hacerlo, lo que nos permitirá ofrecer un mejor servicio a nuestros clientes y capturar mayores sinergias para la operación".

Por el lado del cliente, agregaron que con Latam "tendrán acceso a un producto más consistente, una cultura única de servicios, canales de atención más integrados y una mayor velocidad en el desarrollo de innovaciones.


El proceso con el cual se definió el nombre consideró varias etapas: se revisaron los posibles escenarios de marca en 10 países donde operan las empresas del Grupo Latam. También incluyó la conversación con el personal y la consideración a las necesidades de sus clientes.
La mudanza debería estar finalizada en 2019 y su costo podría llegar a los u$s 40 millones.

El plan de crear una marca global y unificada en lugar de mantener dos domésticas y fuertes como son LAN y TAM también tiene que ver con la necesidad de poner el foco en el turismo internacional para compensar la demanda local que ha venido cayendo en los últimos años.

De hecho, el miércoles el grupo comunicó pérdidas por cuarto año consecutivo. En el caso de 2015, llegaron a u$s 219 millones y representaron un 99% más que las que registró en 2014, cuando perdió u$s 110 millones. Según comunicó la compañía, sus resultados se vieron afectados en especial por la devaluación del real y el peso chileno frente al dólar, efecto que pasó desde los u$s 130 millones en 2014 a u$s 468 millones en 2015.

Además, alcanzó un margen operacional de 5,1% en 2015, un punto porcentual por sobre lo registrado en el mismo periodo de 2014. Producto de este escenario, Latam reducirá en u$s 2900 millones su plan de inversiones para el período 2015-2018, con lo que sus compromisos de flota, esto es, aviones con orden de compra para ser entregados en el futuro, pasaron de u$s 7700 millones a u$s 4800 millones. En términos de costos, la firma logró una reducción u$s 325 millones en el periodo, pero los ingresos por pasajeros y carga cayeron 18,8%, a u$s 10.126 millones.