Nespresso se suma al 'club' de empresas de triple de impacto

La marca suiza logró la certificación como B Corp a nivel global. Cada operación fue auditada en varios de sus procesos: recursos humanos, reciclado, uso de la energía, entre otros. Cuáles son los puntos a trabajar.

Cada vez son más las empresas que deciden auditar y certificar su impacto social, ambiental y económico, es decir, su triple impacto. Si bien, en muchos casos, ya vienen trabajando en iniciativas para que su huella en estas tres áreas sea cada vez más positiva, lo cierto es que deciden pasar por un proceso que certifique que realmente esto es así, como es el caso de B Lab, o Empresa B, su versión local.

En la Argentina, ya son 168 -4500 a nivel global de 150.000 que se postulan- las organizaciones que forman parte de ese 'club de empresas sostenibles'. Y, si bien en un principio, la mayoría eran pequeñas o medianas compañías o emprendimientos que ya desde sus inicios tenían este propósito, en el último tiempo se sumaron empresas grandes que tienen el mismo objetivo.

Es el caso de Nespresso que, a principio de 2019, decidió obtener la certificación a nivel global y en cada uno de los mercados en los que opera. Dos años después, la empresa suiza, que fabrica solo en ese país, logró que todos sus productos salgan certificados desde allí.

"Para lograr la certificación todas las empresa deben obtener un puntaje de un formulario de 200 preguntas sobre cinco temáticas. En nuestro caso, algunas de las preguntas se contestaron desde casa matriz y otras las respondió cada mercado y presentó las evidencias que se requerían", detalla Eugenia Ybarra, customer care & service manager de la empresa. Luego, cada operación tuve su entrevista 1 a 1 con los representantes de B Lab.

Asi, por ejemplo, el mercado argentino debió demostrar qué se estaba haciendo en temas de reciclaje, consumo de agua y de energía. También, su relación con su público interno: horarios de trabajo, cómo era la relación laboral con sus empleados, además de inclusión y diversidad. En cuanto a finanzas, temas de donación y reporting. Y en supply, generación de huella de carbono.

La marca de las cápsulas de café obtuvo un resulta de 84 puntos sobre 100 y cada marcado recibió una devolución de su performance y qué temas se pueden mejorar.

En la Argentina, se obtuvieron puntajes "sobresalientes" en los temas relacionados a los recursos humanos y unos de los temas pendientes es la medición y reducción de la huella de carbono. "Al no tener flota eléctrica viable y sostenible en el tiempo es difícil diseñar un plan de acción sostenible que nuestros proveedores lo puedan llevar adelante. Es una de los temas que vemos más a largo plazo aunque sin duda va a llegar", explica Ybarra. Y agrega: "Hoy es imposible pedirle a nuestros proveedores que tengan determinado porcentaje de su flota eléctrica".

A nivel global, la empresa tiene el compromiso de ser neutros en carbono para este año y neto para 2025.

"Cada operación tiene que ver cómo hacer para que cada entrega a los clientes impacte menos al medio ambiente. Por eso, vamos a tener que ser el impulso para que nuestros proveedores desarrollen este tipo de vehículos", señala la ejecutiva, quien cuenta que donde mayor impacto tienen es en la última milla, el hacer llegar el producto a sus clientes, en tiempos que la compra online es un 40% de sus ventas.

"En nuestro caso, la gran diferencia es que las boutiques no son simples puntos de venta, sino que es donde se vive la experiencia Nespresso: probar nuevas variedades, conocer nuevas máquinas o accesorios", suma Soledad Cabut, marketing manager de la marca.

De hecho la firma tiene un fuerte programa de reciclado en el que es fundamental el compromiso de sus clientes.

"En la Argentina, terminamos 2021 en un 25% de cápsulas recicladas. El objetivo para este año es llegar al 30% tanto de café hogareño como del que se consume fuera del hogar en confiterías, restaurantes, hoteles", asegura Cabut.

Así, la marca tiene varias opciones para que el consumidor final puede devolver las cápsulas: en las mismas boutiques, dándoselas al transportista que le entrega su pedido o en un punto verde. "Nos dimos cuenta que para los grandes consumidores teníamos que diseñar una solución a medida para cada segmento. Y hace un año estamos trabajando con los clientes que venden mucho para sumarlos al compromiso de reciclar todo lo que les vendemos. Por ejemplo, a ellos les damos un contenedor de 60 litros que pasamos a retirar con cierta frecuencia", explica.

La firma trabajó en conjunto en un plan que se pudiera cumplir desde lo operativo.

"Queremos ser una compañía que hace negocios que impactan positivamente. Y una organización externa nos avala que todo lo que estamos haciendo va por el buen camino", señala Cabut.

Así, las cajas que contienen las cápsulas sumarán en breve el sello de esta nueva certificación de triple impacto. "Ya tienen la que corrobora que están hechas con 80% de aluminio reciclado", explican. A la vez que se capacitó a sus vendedores para que puedan explicar en las boutiques qué significa este nuevo compromiso que se renueva cada tres años.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios