Nuevos roles

Scrum Máster: el paradigma del nuevo líder en plena pandemia

Son profesionales con aptitudes de comunicación empática, orientación a resultados y trabajo en equipo

La transformación digital de las empresas es un hecho que se aceleró desde el inicio de la pandemia por Covid-19. En ese contexto, las compañías se encontraron un nuevo desafío: contar con profesionales que enfrenten nuevos retos, resuelvan conflictos desconocidos hasta el momento y tomen decisiones en medio de la incertidumbre.

El rol del Scrum Master surge entonces como respuesta a estas necesidades y adquiere un protagonismo clave. "Es necesario pasar a una metodología de trabajo más rápida y ágil, con profesionales que sepan dar valor y se orienten a buenos resultados en plazos cortos", plantea María Laura Palacios, CEO de G&L Group.

La clave está, además, en no perder de vista el componente humano que todo equipo de trabajo debe conservar para llegar a buen puerto. Según Palacios, algunas características que definen a este perfil profesional son la comunicación empática, la escucha activa, la asertividad, la tolerancia a la incertidumbre, el trabajo en equipo, la orientación a resultados y el aprendizaje continuo.

"Más allá de los aspectos técnicos de su rol, un Scrum Master se destaca por su condición de liderar desde una visión más humana, con foco 100% en las personas, motivando la colaboración para que se dé de una forma espontánea y no impuesta", resalta la ejecutiva.

Cambios de hábitos

Si bien los cambios en los modos tradicionales de trabajo no se iniciaron con el COVID19, la pandemia funcionó como un acelerador de procesos. Para Pablo Bumaschny, People Experience Director de Globant, la transformación digital fue catalizada en muchas organizaciones por la pandemia, abriendo paso a nuevas modalidades de trabajo: "Hubo que buscar la manera de que los colaboradores adquirieran nuevas habilidades para mantener la productividad en contexto remoto y disperso, y aunque las metodologías ágiles ya proponían soluciones para este problema; el rol del Scrum Master funciona como un coach de agilidad para un equipo de trabajo."

Sin dudas, uno de los principales desafíos de la "nueva normalidad" fue el home office. De la noche a la mañana los líderes se vieron sin un espacio común que los reuniera con sus equipos para compartir información, tomar decisiones, acordar prioridades: "Debían continuar con sus funciones en una oficina hogareña improvisada, en donde las preocupaciones y las interrupciones se intensificaron", señalan desde Globant.

Para la CEO de G&L Group, el Scrum Master representa un perfil profesional que cobra relevancia con el trabajo remoto porque conserva la unión y cohesión de los equipos: "Esté donde esté cada uno de sus integrantes, hace que todos mantengan el foco en el objetivo del proyecto, logra que todo lo remoto sea más fácil, ayuda a la transformación digital impuesta y a resolver problemas y bloqueos".

En la práctica, muchas veces se habla de la relevancia del trabajo en equipo pero no se toma en cuenta verdaderamente. Bumaschny apunta a conformar grupos de trabajo capaces de generar compromisos y decisiones para completar sus propósitos: "Aquí, el Scrum Master debe tener la formación, mentalidad y enfoque correctos, no se trata de controlar microscópicamente lo que está haciendo cada integrante, sino de acompañarlo en crecimiento y madurez en torno a valores como autonomía, foco en el cliente, transparencia e innovación."

La evolución de metodologías ágiles

Además de solucionar nuevos desafíos que plantea la época, el perfil de un Scrum Master viene a derribar un paradigma: ese que afirma que "hacer mucho" es hacer bien el trabajo y comprometerse con el cliente.

Así lo concibe Hernán Ricchio, Coach Agile en Banco Galicia, quien además explica la diferencia entre un Scrum Master y otros profesionales del área: "Su foco y sus habilidades de transformación son diferentes, por ejemplo, en la visión de mejora continua, reflexión en equipo con resultados y técnicas para llevar a cabo como OKRs y Retrospectiva."

Un Scrum Master, entonces, es capaz de cambiar la mirada acerca de qué significa el éxito en una compañía o cuál es el propósito de un equipo gracias a la implementación de nuevas dinámicas. Esto sin dudas redundará en un aumento de efectividad y eficiencia en los trabajos del equipo y la organización.

Ante el inminente regreso a la presencialidad, Ricchio advierte que este puesto seguirá siendo requerido en el mercado laboral: "Se continuará trabajando de forma híbrida, con días de trabajo presenciales. La evolución de Ágiles está en una curva exponencial de crecimiento en Argentina".

En la actualidad hay decenas de certificaciones para Scrum Master, la mayoría enfocadas a profesionales sin experiencia y sin conocimientos previos. El pago por este puesto laboral es variado y depende de la profesionalización.

La remuneración comprende desde 120.000 pesos para personas con poca formación que cubren puestos con baja exigencia, hasta 280.000 pesos en empresas donde la transformación es considerada un aspecto clave. En el caso de Agile Coach, la remuneración para este perfil ronda entre los 300.000 y 400.000.

Tags relacionados

Comentarios

  • JPR

    Juan Pablo Realini

    23/07/21

    Decir que el rol del Scrum Master ?surge? por las necesidades de transformación digital impuestas por la pandemia evidencia no saber nada de metodologías Agile.

    2
    0
    Responder