Nuevos modelos de liderazgo: no alcanza con estar ahí, hay que poner el hombro

Editorial

La pandemia era, y es, un tiempo para los valientes: esas mujeres y hombres de negocios que pueden ser pilotos de tormenta. No todos tienen esa capacidad de liderazgo ni todos son buenos gestionando la incertidumbre y la escasez.

Cuando empezó la pandemia no hubo mucho tiempo para pensar. Hace un año y medio muchos no tenían VPNs de acceso remoto, no tenían computadoras portátiles, no habían hecho las inversiones necesarias para mantener operaciones de misión crítica bajo control en un entorno diferente al que conocían. Y tuvieron que hacerlo en dos días. No hubo, entonces, tiempo para quejas o planes por fases. Había que actuar rápido. 

Era, y es, un tiempo para los valientes: esas mujeres y hombres de negocios que pueden ser pilotos de tormenta. No todos tienen esa capacidad de liderazgo ni todos son buenos gestionando la incertidumbre y la escasez. 

Los que sí lo son se pusieron las operaciones al hombro y entendieron algo que escuché hace poco a un gerente de Tecnología y no me canso de repetir: el mejor gerente de Innovación de las empresas en una década fue la pandemia. Nos torció el brazo. Nos obligó a repensarnos y abrir la cabeza hacia lo posible.

La nueva receta para que las startups puedan crecer y no tiene que ver con la inversión

Y lo reconozco: no fueron pocos los momentos en los que pensé que el intervalo en casa iba a durar pocas semanas. Pero mientras las semanas se convertían en meses me di cuenta de qué el cambio había llegado para quedarse.

Así también lo entendieron las empresas y fue como encaramos este especial de Recursos Humanos, con una guía especial de programas para Jóvenes Profesionales que tienen que meterse de lleno en un ámbito laboral difícil; con reglas distintas. 

Quizás no es una mala cosa que los centennials se unan a la masa de trabajadores económicamente activos justo en estos dos años: según una encuesta global de Hopes and Fears de la consultora PwC, solo 10% de los 32.000 trabajadores encuestados en todo el mundo quieren volver a la oficina a tiempo completo

Como dicen algunos jefes, "a la vieja oficina no volvemos más". Regímenes híbridos que tengan en cuenta las demandas del nuevo talento, disruptivo, que quiere poder compatibilizar su vida social y trabajar por objetivos sin dejar la permanencia total en las oficinas como base de operaciones parece ser el camino que tomarán muchas, al menos en la Argentina.

Otros modelos de oficina y trabajo también tomarán forma: los coworkings, casi extintos durante la pandemia, probablemente sean parte de la estrategia de las empresas que decidan trabajar remoto pero quieren equipar a sus empleados de herramientas y un espacio para socializar.

Para entender el nuevo paradigma es importante también escuchar a los que saben; no quedarnos en nuestra propia cámara de eco de los que piensan igual que nosotros. Porque es fácil volver para atrás. Lo realmente difícil es avanzar con el conocimiento que ganamos en este año y medio, que nos fortaleció como equipos y puso a prueba nuestra capacidad para gestionar conflictivos y deadlines.

De esa capacidad para absorber el cambio, esa de la que hablaba Charles Darwin cuando explicaba la evolución en la tierra, estamos también hechos los seres humanos. Lo bueno: quizás esta vez no tardemos millones de años en alcanzarla.

Tags relacionados

Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios