Marketing

Los 3 consejos de un verdadero Lobo de Wall Street para vender una idea

Matthew McConaughey, actor devenido en profesor de Comunicación, explica en un breve video lo que hay que tener en cuenta a la hora de pitchear una idea.

Tras casi 30 años de carrera como actor, Matthew McConaughey ha aprendido el arte de presentar una idea. Sus consejos te ayudarán a vender tu próxima idea o producto.

McConaughey, que tuvo un papel secundario pero muy llamativo en la película El Lobo de Wall Street -la famosa escena del restaurante-, se incorporó al profesorado de la Facultad de Comunicación Moody de la Universidad de Texas, en Austin. Y participó en una serie de vídeos sobre temas de publicidad, marketing y relaciones públicas.

McConaughey da mucha información en su vídeo titulado "Crafting a story to sell your product".

 A continuación, tres puntos que llaman la atención, según Carmine Gallo, autora del libro Cinco estrellas: los secretos de la comunicación para pasar de lo bueno a lo grande (Five Stars: The Communication Secrets to Get from Good to Great, 2018).

1. Conoce a tu público

Cuando McConaughey presenta una película, lo explica de forma diferente a su mujer, a un jefe de estudio o a sus hijos. "Elige tu objetivo, estudia tu objetivo y vende tu producto de la mejor manera en que lo entenderán", dice.

Un discurso de ascensor conciso debe ser relacionable con un público concreto. Hay que en cuenta la edad, el nivel educativo y la experiencia en el sector en el que se está trabajando.

Conviene pensar en la clase favorita de la secundaria o de la universidad. Los mejores profesores no usan casi nunca una jerga que sobrepase al alumno, y así logran que el tema cobre vida haciéndolo relevante para este y el momento en que se encontrabas en su vida, utilizando ejemplos y analogías contemporáneas.

2. Empezar con el por qué

McConaughey dice que un buen discurso debe empezar respondiendo a las preguntas de por qué: ¿Por qué se necesita tu producto?

"¿Qué problema está solucionando? ¿Cómo mejora la vida de alguien? ¿Su producto es más cómodo, más sostenible, más agradable? Ayúdame a entender por qué lo necesito como consumidor", se pregunta el actor.

La empresa privada de más rápido crecimiento de los Estados Unidos es, para la revista Inc., OneTrust. Se trata de una plataforma para hacer operativa la privacidad y la seguridad. Hay mucha jerga en este ámbito. Por ejemplo, las leyes de privacidad son una sopa de letras de normas de cumplimiento: CCPA, GDPR, ISO27001, etcétera.

Su fundador, Kabir Barday, ha explicado por qué su producto es útil para miles de clientes antes de entrar en detalles.

Según Barday, OneTrust construye un conjunto de herramientas digitales que ofrece a las empresas una visión más clara de todos los datos de los usuarios que recopilan. "Esto les permite cumplir con las leyes de privacidad, como el Reglamento General de Protección de Datos (GDPR) de la Unión Europea, que dan a los consumidores un mayor control sobre cómo y si las empresas utilizan sus datos", detalla.

¿Qué quiere decir esto? Que los inversores y aquellos que pueden poner dinero en un futuro necesitan tener una imagen clara de por qué el producto que ofrece la empresa es necesario. Esto los ayudará a entender cómo funciona el producto.

3. Hay que contar una historia

"Para llegar a la cabeza hay que pasar por el corazón", plantea McConaughey. "Tienes que hacer que la gente sienta antes de que piense y elija actuar sobre algo."

Aquí es donde la mayoría de los lanzamientos empresariales se quedan cortos. Con demasiada frecuencia, los empresarios asumen que los inversores quieren ver datos, números, gráficos y previsiones. Aunque es cierto, los inversores se muestran escépticos ante las cifras -como las de ventas potenciales- porque saben que hay una buena cantidad de conjeturas en la creación de esos números.

Las historias son más poderosas que los números en los primeros pasos de una startup o emprendimiento porque ayudan a los inversores y a los socios potenciales a entender dónde encaja la idea o el producto en el mundo. La historia de un cliente lo dice todo.

Si se cree en el producto o servicio ofrecido, lo mejor es construir una historia en torno a él que sea relevante para la audiencia. 

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios