Entrevista

"La gente no quiere el poder per sé y tampoco busca la libertad como la vende Hollywood"

Fabián Daniel Barros Requeijo, fundador y CEO de Pago TIC, es coach de empresarios, docente, especialista en tecnología e inversor ángel, pero antes que nada se define como un sobreviviente.

Fabián Daniel Barros Requeijo, fundador y CEO de Pago TIC, es coach de empresarios, docente, especialista en tecnología e inversor ángel, pero antes que nada se define como un sobreviviente. Nació en Buenos Aires en la extrema pobreza y sobrevivió al hambre y a la enfermedad. Más grande, resistió la tortura de los militares y emigró. Fundó y fundió empresas y ejerció cargos públicos y privados. En su historia, remarca, conoció y se enfrentó al poder y sus excesos. Por ello, acaba de lanzar "Poder desde el no poder. Tácticas y Estrategias" (publicación propia: www.poder.site) un libro en el que el lector encontrará herramientas paras defenderse "en este mundo opresivo y caótico" y las claves para desarrollar poder sin los efectos indeseables en el ámbito personal, laboral, empresarial y político.

Fue estudiando acerca del liderazgo, para dar una capacitación a CEOs, que Barros Requeijo se dio cuenta que casi toda la literatura existente trataba sobre el liderazgo vertical como el que ejerce un jefe con sus empleados. Sin embargo, considera, que la capacidad del éxito depende más de cómo se tracciona el poder entre pares donde la categoría del cargo no implica mando. También notó que sobre existen muchas teorías e infinidad de ensayos sobre el poder, pero nulo material sobre cómo se construye y desarrolla el poder. Por lo tanto, ya con tres hijos y varios árboles plantados, en 2003 decidió empezar a trabajar en un libro que contara todo aquello que por alguna extraña razón, dice irónicamente, nadie quiso escribir. "Me propuse democratizar el poder"

Al poder se lo asocia a la manipulación y la corrupción. ¿Por qué el poder? ¿Hay un poder positivo?

El poder es una herramienta y es la capacidad de movilizar a otros para lograr resultados importantes y significativos. La diferencia es cuando vos desvías los intereses del otro; eso es manipulación. Otra muy diferente es cuando alineas objetivos; eso es liderazgo; sacar lo mejor del otro para el proyecto. Cuando uno lidera correctamente utiliza el poder para hacer un alineamiento estratégico. El poder es la consecuencia de otros intereses y tiene cinco fuentes: el posicionamiento (cargo), el poder personal, el poder de la función, del conocimiento y el de las relaciones. Lo interesante, y que no lo voy a espoliar, es que la gente no quiere el poder per sé, ni tampoco busca la libertad como lo vende Hollywood; quiere otras cosas; lo cuento en el libro y está demostrado científicamente.

¿Cómo funciona el poder?

El poder tiene un comportamiento caótico. El caos no es desorden, eso es entropía. El caos es un comportamiento complejo que en todo caso se convierte en desorden cuando no se tiene la capacidad de entender el caos y se te desborda cognitivamente. El Teorema de caos de Edward Lorenz demostró que la realidad caótica puede derivarse de un conjunto finito de atractores básicos que tensionan la situación. Es decir, son existe el equilibrio, lo que existe es la tensión. Los atractores básicos son el sexo, los intereses económicos y la estupidez; son tres centros de gravitación. Después hay otros menores, pero por leve que sean cambian para siempre el sistema de tensión. Creo que el poder es una composición de conocimiento, emociones y posicionamiento ya sea jefe o empleado; profesor o alumno o pares.

¿Cualquiera puede construir poder? ¿Qué atributos son necesarios?

Lo primero que tiene que saber es escuchar; una habilidad en extinción. Si no se sabe escuchar es imposible entender qué quiere el otro y mucho menos hacer un alineamiento estratégico.

La segunda habilidad es saber preguntar. Hay preguntas para entender, pero también para empatizar, ordenar, focalizar y dar confianza. Además, saber preguntar es saber establecer un clima adecuado para obtener respuestas.

Y la tercera, es ser perseverante porque van a haber muchas decepciones. Éste no es un mundo de los genios, es de los perseverantes. Hay una maldición gitana que dice "Ojalá Dios te dé todo lo que deseas"

Si el poder es influir para lograr objetivos ¿Dónde está?

El poder está en el otro. Lo que uno hace es habilitar el espacio y dar motivaciones. El poder se delega.

¿Qué se delega?

Hace muchos años en Telefónica cuando un ejecutivo entraba a un cargo, la primera semana tenía que elegir un sucesor. Gary Hamel propone imaginar una organización donde las autoridades son elegidas voluntariamente y se religen a cada instante, donde los recursos se distribuyen de manera dinámica, volumen suficiente y donde fluye la información. ¿Quién conoce una organización como esa? Uno diría que nadie, pero sí. Él dice que se trata de la organización más exitosa de la historia: internet. El poder ya no es de quién tiene la información sino de quién mejor distribuye esa información.

¿Cuándo se delega poder, caduca?

El poder tiene un sentido cuántico, cuando lo tocas yo no es. Cuando no ejerces el poder se oxida y si lo ejerces en demasía se diluye. El verdadero poder es cuando uno hace algo por miedo a que el otro ejerza su poder. Lacan decía eso de la felicidad, y yo lo parafraseo: el poder está en la antesala del poder.

Tags relacionados

Compartí tus comentarios