Entrevistas: lo humano por sobre lo técnico

Hoy, los selectores buscan perfiles con flexibilidad, liderazgo, adaptación para formar equipos, comunicación y autonomía.

En los últimos años, se habló mucho sobre las exigencias de los millennials para aceptar un trabajo. Pues esta generación introdujo en el mercado nuevas costumbres y modalidades. Sin embargo, con su incorporación a las organizaciones, también cambió, en parte, qué miran los selectores a la hora de contratar a un empleado. Mientras las capacidades y actitudes blandas ganan protagonismo, en la actualidad, el foco está en armar equipos diversos para potenciar los talentos de sus integrantes.

"Buscamos personas con capacidad de adaptación para convivir entre diferentes generaciones, porque se ha vuelto a poner la mirada sobre el CV de gente de más de 35 años cuenta María Laura Scarano, gerenta nacional de Selección de Bayton. Unos cinco años atrás, entrevistábamos especialmente a millennials, ahora nos interesan también los baby boomers y los Generación X. Se vuelve a valorar el compromiso y hacer planes de carrera dentro de una empresa".

"Esta tendencia se vincula con la mayor expectativa de vida. Nos encontramos con personas de más de 50 años que tienen un gran caudal de energía y ganas de seguir trabajando, que influyen positivamente en el mercado laboral", suma Pablo Granado, director de Human Capital de PwC Argentina.

Antes, se miraba la parte más dura: el nivel académico y las competencias. Ahora lo relevante son las soft skills vinculadas a la inteligencia emocional. "Muchos perfiles tienen un alto grado de preparación técnica, pero les falta comunicación y habilidades de relaciones interpersonales que es lo que hoy más se busca", explica María Sol Tenca, National Business Manager de Randstad Argentina.

Entre las cualidades más apreciadas, además de las mencionadas por la ejecutiva, se encuentran el liderazgo, la tolerancia a la presión, la autonomía y la predisposición. "A estas se suman el compromiso, la proactividad y la iniciativa. La adaptación al cambio y a las diferentes formas de trabajo también es muy importante, así como el pensamiento integrador. Estas cualidades son consideradas por sobre la experiencia, ya que entendemos que la misma se puede adquirir a medida de que se transita la práctica laboral", observa María Celina De Irureta Aguilar, coordinadora de Selección de Grupo Gestión.

Desde y hacia dónde

Uno de los desafíos que afrontan los selectores es determinar las aspiraciones del candidato. Así, podrán estimar qué grado de compromiso desarrollará una vez que entre en la estructura. "Para esto, se observa el entorno social: dónde vive, dónde estudió, qué hobbies tiene, si sus padres trabajan. Es una manera de chequear qué cultura de trabajo tiene. Antes no se investigaba tanto el área privada", agrega Scarano.

"Las empresas buscan talentos, ya no solo candidatos que cumplan con los requisitos formales de la posición. Se buscan colaboradores que puedan brindar un plus a la hora de la resolución de problemáticas, desde una visión global y analítica", describe De Irureta Aguilar.

"El fuerte es el trabajo en equipo, por eso se busca en los perfiles la flexibilidad, porque los cambios son muy dinámicos y deben trabajar con compañeros de otras disciplinas y entrecruzar conocimientos. También, se evalúa cómo influye esa persona en sus pares y si puede ayudarlos a desarrollarse y si tiene la habilidad de potenciar los talentos propios y de otros", afirma Juan Galo Martínez Nigro, socio de HR de Auren.

Otro punto que ha retomado viejas formas es cómo se evalúa la experiencia. Mientras unos años atrás la rotación en diferentes empresas era algo positivo, ahora se vuelve a ver con buenos ojos la antigüedad en una organización.

Con lo humano por sobre lo técnico, los selectores también ponen en juego sus capacidades blandas en las entrevistas. "Durante el proceso, el candidato debe sentirse cuidado, porque, en definitiva, nos elegimos mutuamente", argumenta Granado.

La entrevista onlineLa tecnología ya ha atravesado todas las estructuras empresariales y las de Recursos Humanos no son ajenas a este fenómeno. Por eso, la presencia en redes sociales es un ítem a tener en cuenta a la hora de presentarse a un trabajo. Por eso, hoy:

 

- Las entrevistas se pautan a través de WhatsApp.

- El primer encuentro se hace por streaming o llamada telefónica. Allí, se evalúa cómo el candidato se desenvuelve, sus modos y su presencia.

- Redes sociales: "Aunque los jóvenes no se den cuenta, lo publicado ahí habla de ellos. A la hora de reclutar tenemos en cuenta si hablaron sobre su empleador anterior y cómo lo hicieron", advierte Granado.

Tags relacionados