El gerente coach y el manejo de las emociones

La emocionalidad de los trabajadores incide de manera directa en el buen desempeño de una empresa, por eso el gerenciador de un equipo de trabajo debe aprender a escuchar y necesita saber diseñar espacios emocionales expansivos.

Hoy se espera que los gerentes coach puedan identificar el potencial de su empleados y establecer una relación de entendimiento con un sesgo motivacional que de confianza y que permita a los trabajadores abrir nuevos espacios de negocios para expandir y hacer crecer la compañía. La licenciada Alejandra Molina, socia directora de Newfield Consulting Argentina y facilitadora en programas de formación de coaching de la Ecore (Escuela de Rafael Echeverría) asegura que las empresas que no se adapten a esta nueva dinámica relacional tenderán al fracaso y que aquéllas que incorporen las herramientas para atender la emocionalidad de sus empleados serán más exitosas.

"El actual modelo de negocios requiere de un tipo de gerencia que confiera al trabajador un espacio de autonomía responsable y que adopte la relegitimación del error", afirma la especialista. Bajo este nuevo sistema se espera que los equipos del conocimiento produzcan innovaciones, que ejerzan su creatividad y que expandan sus conocimientos a través de procesos permanentes de aprendizajes para generar nuevas oportunidades de negocio.

"El error deviene condición del logro y es importante relegitimarlo, no para promoverlo sino para colocarlo al servicio de los resultados", agrega la consultora. El licenciado Claudio Brañeiro dirige el equipo de comercialización de Laboratorios Lazar desde hace más de 12 años y lleva mucho tiempo aplicando en su equipo de trabajo algunas de las principales herramientas que ofrece el coacheo ontológico. Los resultados sobre el grupo tiene a su cargo han sido altamente positivos no sólo en el nivel de eficiencia sino en el estado de ánimo de todos los trabajadores.

"El trabajo proactivo y positivo se consigue con emociones saludables como la alegría, la inspiración, la gratitud, el amor y la confianza", reconoce. Atendiendo a las emociones de sus empleados ha fortalecido fuertemente la confianza como valor del grupo, mejorado el trabajo en equipo de los mandos medios para poder alinear la estrategia con la táctica comercial, afianzar la comunicación multidireccional y generar acciones innovadoras.

En un vínculo que ya no se basa en la autoridad formal sino en la capacidad de gerenciar la emoción y el conocimiento, los gerentes coach también cumplen el rol de garantes de la confianza de un equipo, uno de los activos más importantes con que cuentan los grupos de trabajo para desarrollar sus habilidades. "El gerente coach debe saber cómo se construye confianza, debe saber cómo se la destruye para evitar hacerlo y debe saber también cómo se la reconstruye cuando ésta se ha visto comprometida", afirma Alejandra Molina.

La escuela Ecore parte de la premisa de que toda empresa es un sistema conversacional, una red de conversaciones tanto internas como externas que determinaran el éxito o el fracaso de un sistema empresarial. Gerenciar una empresa es hacerse cargo de este sistema conversacional para conseguir cambios sostenibles en el entorno con resultados de alto impacto.

Estas nuevas competencias que deben adoptar los gerentes o directores tradicionales para conferir espacios de autonomía responsable a sus trabajadores son saberes específicos que muchas veces no se poseen y por eso es necesario aprenderlos. "El gerente coach, antes que nada, debe aprender a escuchar. Primero a sí mismo y luego a los otros", agrega la consultora. El valor del gerente coach en este nuevo modelo de conducción empresarial está en sus habilidades conversacionales y en la capacidad de abrir espacios de escucha y de orientación a equipo. "Vivimos en un mundo lleno de información y en las empresas también sucede lo mismo", destaca el Responsable comercial de Laboratorios Lazar.

"En estos análisis es muy importante preguntarse ¿para que me sirve esta información?; ¿me es útil?; ¿me enfoca en mi objetivo?; ¿puedo usarla para una acción determinada?; ¿me permite correcciones? La coordinación efectiva de acciones es una actividad estrictamente de competencia conversacional y la información en este sentido debe servir como fuente de correcciones y de transformaciones", sostiene.

La pandemia sacó a la superficie muchos de los conflictos que atraviesan las organizaciones poniendo en duda la eficacia de los vínculos de autoridad formal tradicional. Bajo la necesidad de contar con modelos de gestión más abiertos se espera que los nuevos gerentes coach sean generadores de valor, facilitadores del empoderamiento de sus empleados al interior de la organización y creadores de ambientes saludables para que surjan de manera orgánica nuevas ideas al interior del grupo.

De lo que se trata en definitiva es de construir organizaciones humanamente exitosas cuyos estándares se reflejarán luego en la eficacia y el éxito. "Un gerente tiene que motivar e inspirar con el ejemplo, estar capacitado en la temática que va a plantear desde una mirada estratégica; contar con valores que pueda trasladarlos a su equipo de trabajo y plantear los análisis con apertura de aprendizaje", sostiene el director comercial del laboratorio.

Molina, en tanto, argumenta que el mundo está poniendo a las empresas en el desafío de la transformación permanente y que para ello se necesita construir liderazgos nuevos. "Venimos de décadas de un liderazgo verticalista y las empresas saben hoy que ello ya no es posible y que deben aprender de este liderazgo conversacional. Hay muchas empresas en Argentina que reconocen esto y comienzan a poner foco en estas competencias", afirma.

Es por esto que los programas de formación de Newfield Consulting Argentina orientadas a construcción de equipos de alto desempeño, al desarrollo de liderazgo de personas y al coaching ejecutivo son cada vez más requeridos como herramienta de cambio por los gerentes y directores empresarios.

El gerente comercial de Lazar es explícito a la hora de evaluar los resultados positivos que ha podido lograr a través de estas herramientas: "Adquirí las habilidades para a comunicar con reglas claras, pude diseñar y realizar acciones que generaron motivación, alinear a los integrantes de mi equipo a un mismo objetivo que les ha permitido construir un sentido de pertenencia y ver las oportunidades a futuro no sólo personales sino corporativas", destaca.

Enfatiza que a lo largo de estos años de gestión ha podido adoptar un modelo multidireccional de aprendizaje conformando equipos que trabajan con compromiso y solidaridad entre sus integrantes y con buena predisposición a resolver las diferencias naturales que puedan surgir. "El mayor de los estándares que podemos observar en equipos de alto rendimiento es cuando la entrega de las personas supera lo estrictamente exigido por la compañía. Cuando se logra ese clima y se trabaja de manera proactiva y apasionada es cuando comenzamos a observar resultados por arriba de la media", finaliza. 

Tags relacionados

Comentarios

  • HT

    Horacio Tomas

    Hace 7 segundos

    Planificar emociones en funcion de Objetivos de trabajo , puede ser una actitud Falsa e hipòcrita

    0
    0
    Responder