Cómo son los "salarios emocionales" y qué ofrecen las empresas para compensar le devaluación

Los empleados de las principales empresas del país priorizan cada vez los beneficios que les ofrecen por sobre la remuneración. Las empresas afinan sus estrategias para mejorar la productividad y al mismo tiempo adaptarse a las necesidades de su plantel

Según una encuesta realizada entre las principales empresas del país, más del 60% de los empleados prioriza los beneficios emocionales y de bienestar por encima del salario económico. Invertimos un tercio de nuestras vidas en el trabajo y por eso no podemos sólo pensar el empleo en términos económicos.

"En una sociedad donde todo es ya y ahora, el equilibrio entre el trabajo y el tiempo de ocio, o para compartir en familia, se hace indispensable. Es por ello que las empresas prestan cada vez más atención a lo que cada colaborador demanda. Los escuchan y aplican políticas que los beneficien. En definitiva, un colaborador que trabaja contento debido al contexto en el que se encuentra y a partir de los beneficios, es aún más productivo", comenta Vanesa Boulet, Talent Manager de Eventbrite. En esta línea, el 100% de los colaboradores cree que los programas de bienestar tienen un impacto positivo en la productividad.

Desde Coderhouse comprenden que son muchos los factores que hacen que las personas se sientan cómodas en su lugar de trabajo, por eso ofrecen distintos beneficios que contemplan la salud, el tiempo de ocio y la formación académica. "Hoy en día las personas valoran cada vez más los trabajos que les permiten encontrar un balance entre su vida laboral y privada, siendo este un factor decisivo a la hora de decidir aceptar un trabajo", explica María Piczman, Chief of Staff de Coderhouse y destaca la política parental que tienen dentro de la empresa que contempla días adicionales de licencia para cuidadores primarios y secundarios, independientemente de su género.

La pandemia aceleró procesos, las personas ya no van todos los días a la oficina y eso puede ser positivo porque ahorra tiempos de traslado pero también puede generar otros aspectos negativos como no esclarecer una línea de separación entre lo personal y lo laboral. Los empleados piden claridad y las empresas entendieron que deben, no sólo comprender los límites, sino también comenzar a ofrecer diferentes modalidades para que se pueda encontrar el balance adecuado.

"Las personas llegan a Aerolab buscando un lugar donde trabajar en equipo, compartir experiencias, equivocarse sin perder de vista que eso también forma parte del hacer, e intercambiar feedback tanto entre nosotros como con nuestros clientes", detalla Julieta Vonlanthen, directora de People de Aerolab y añade que dentro de la empresa utilizan la App Donut que les permite hacer un match todas las semanas con personas de manera aleatoria para juntarse a tomar un café o mate virtual. Se organizan afters virtuales, juegos en línea y en verano están fomentando algunos encuentros al aire libre.

Según Mercer, la diversidad de generaciones, estilos de vida y necesidades de los empleados, llevan cada vez más a las empresas a pensar en adaptar su programa tradicional de beneficios hacia un modelo flexible. Los planes de beneficios deben ser dinámicos y ajustarse a las necesidades del negocio y de sus empleados, es por esto que el 19% de las empresas está considerando implementar un esquema de beneficios flexibles en su empresa y por ende, lograr alinear dicho plan con la cultura corporativa y con la huella poblacional de la empresa.

"Un aspecto a tener en cuenta para la modalidad de trabajo remoto es el derecho de los empleados de no realizar actividades o comunicaciones relacionadas al trabajo por medio de herramientas digitales, directa o indirectamente, fuera del horario del trabajo", destaca María Julieta Doldo, directora de Employee Health & Benefits de Mercer Marsh Beneficios.

Piczman cree que el secreto para ser una empresa atractiva no puede ser simplemente los beneficios adicionales, sino que el principal reto para las compañías es lograr transmitirle al colaborador el impacto que tiene trabajar en este lugar y no en otro. En el caso de quienes forman parte de Coderhouse creemos que el trabajo está transformando y democratizando la educación de la región y están contentos de poder ser parte de ese cambio.

La comunicación clara y constante es necesaria para que todos se sientan en un ambiente confortable, entender a los líderes de la compañía, sentirse abiertos a expresarse y opinar sobre el espacio de trabajo. Desde Coderhouse buscan crear espacios de interacción que contemplen el tiempo de ocio, como por ejemplo realizar jornadas de juegos virtuales o incluso eventos presenciales.

En la misma sintonía, Vonlanthen resalta que es importante generar espacios virtuales pero son las mismas personas quienes comparten distintos aspectos de su vida y eso, sin dudas, los acerca y los hace sentir unidos como equipo.

Está claro que hay opciones simples que permiten mantener a los empleados activos, contentos, interactuando entre ellos y que a los chats como WhatsApp se les puede dar un uso sano que permite abrir las puertas de la creatividad y la innovación en situaciones sencillas y cotidianas como compartir la imagen del día; y esos espacios son tan necesarios como las políticas de beneficios que permitan hacer las horas post oficina más saludables, activas y sencillas.

En Aerolab, por ejemplo, tienen planes de carrera basados en modelos de coaching, en donde cada persona puede armar en conjunto con People (HR) y su líder el plan de crecimiento que prefiera, charlas y espacios para aprender de otras áreas o roles, flexibilidad de horarios, posibilidad de trabajar desde la casa o agarrar la computadora y viajar. Además, brindan tres semanas de vacaciones desde el inicio, horas libres todos los meses, seis días libres al año para desconectarse y descansar y viernes cortos durante todo el año.

Tags relacionados
Noticias del día

Compartí tus comentarios

Formá parte de El Cronista Member y sumate al debate en nuestros comentarios