Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Yo, robot: androides y humanos juntos

La mano de obra automatizada deja la pantalla grande y pasa a ser una realidad tangible. ¿Qué beneficios tiene y qué tan cerca está de la realidad laboral? Los casos locales.

Yo, robot: androides y humanos juntos

Las industrias están apostando cada vez más a optimizar el tiempo y la calidad, ayudados por los robots. A fines de 2015, INTA Rafaela y De Laval se unieron para presentar el primer tambo robótico del país. La idea es acortar la brecha entre la agricultura y la lechería.

Miguel Taverna, vocero de INTA Rafaela, cuenta que el proyecto surge como una necesidad compartida entre la Institución y la empresa De Laval en evaluar, validar y adaptar la tecnología robótica a productos lecheros de la Argentina. A partir de esto, se elaboró un proyecto de I+D de cinco años de trabajo para analizar un sistema productivo pastoril donde se incluye la tecnología de "ordeño voluntario".

Es decir, no solo se le hace el ordeño, sino que además le hace un racionamiento a la vaca -le da alimentación concentrada durante el ordeño. Además, realiza todos los procedimientos de lavado de los pezones, el descarte de los primeros chorros, secado de cada pezón, pone las pezoneras, ordeña y hace el sellado con desinfectante.

Según Taverna, esta tecnología impacta en el empleado del tambo otorgándole mayor flexibilidad en los horarios: "Es posible otro tipo de organización de la mano de obra. Es un aspecto muy importante de evaluación en el proyecto, de cómo impacta esta tecnología en la calidad de vida de la gente".

Un dato que cuenta Taverna es que, a la hora de llevar a cabo el proyecto, se presentaron 106 personas de menos de 35 años, prácticamente todos con formación terciaria y, en algunos casos, universitaria. La capacitación de operarios, estudiantes y profesionales fue otro de los objetivos importantes que tuvo el proyecto.

"Los robots surgieron como una necesidad de reemplazar a una mano de obra cada vez más escasa, ya que las nuevas generaciones de tamberos no desean hacer el mismo trabajo rutinario y cansador que sus padres", explica Marcelo Catalá, Large Projects regional manager de De Laval. Y comenta que, en Europa, se brindan condiciones especiales para su adquisición, de manera que los productores sigan en la actividad, evitando la emigración hacia los grandes centros urbanos: "El lanzamiento comercial en la Argentina no busca generar desempleo, sino que los productores puedan seguir en la actividad evitando el desarraigo, con menores sacrificios y reduciendo la dependencia de una mano de obra escasa y poco calificada".

La cuarta revolución

De acuerdo a la presentación del Foro Económico Mundial de Davos de este año, la robótica forma parte de la 4° revolución industrial, luego de la energía a vapor, la electricidad y la electrónica. Según datos recientes, el promedio global es de 62 robots por cada 10.000 trabajadores de fábricas, mientras que Corea del Sur tiene 437; Estados Unidos, 152; y China, 30.

"Hay centenares de ejemplos concretos: en Amazon, los Kiva aceleran y optimizan la logística, seleccionando y transportando productos para que los empleados puedan empaquetarlos y despacharlos. En Japón, el hotel Henn-na está atendido por robots. Y están los autos sin conductores, como el de Google. Esto es la punta del iceberg", comenta Ernesto Kiszkurno, gerente del Mercado de Telcos, Retail y Consumo Masivo de Pragma Consultores.

Los beneficios económicos son significativos: el Bank of America Merrill Lynch estima que el valor del mercado de la robótica es de 32.000 millones de euros y alcanzará los 142.000 millones de euros en 2020. "La automatización y la robótica en las organizaciones permite disminuir costos operativos, optimizar procesos, aumentar la producción y mejorar la competitividad. A nivel social, sería posible reducir el esfuerzo físico y aumentar el tiempo de ocio para realizar otro tipo de actividades", opina Kiszkurno.

Y cuenta que en Pragma tienen un ejemplo concreto de un desarrollo robótico operativo, que permite reducir una tarea operativa y repetitiva como el testing, y destinar ese tiempo a tareas que aportarán más valor. "Se llama POSRobot y es un sistema que permite agilizar el proceso de pruebas para POS (Point of Sale) en la industria de retail. Probar un medio de pago para una compañía es crítico y caro. Para realizar esta prueba es necesario controlar múltiples dispositivos, manipularlos para que actúen y evaluar el resultado para entender si es correcto o no. Inclusive hasta es necesario un brazo robot que digite las claves en el pad de la caja. Hacer esto manualmente es costoso", detalla.

POS Robot analiza la información y la resume de forma que una sola persona pueda correr literalmente miles de pruebas en una noche para, a la mañana siguiente, tener los resultados. "Este tipo de soluciones, mezcla de hardware y software, ahorró hasta un 60% en los costos económicos de probar el software y hasta el 90% del esfuerzo", añade.

Otra de las soluciones es la que aplica Freelancer en sus oficinas, con un compañero de trabajo que es un robot, llamado Wally, que sirve para conectar a los trabajadores de las oficinas más allá de la distancia. El robot se traslada por sus propios medios y tiene un iPad en la cabeza.
John Santagate, Research manager Supply Chain de IDC Global, comenta que los robots están transformando la industria. "De-sarrolladores de robótica, como Rethink Robotics y Kuka, crearon robots que son lo suficientemente seguros para entornos de colaboración. Antes, eran desplegados lejos de los seres humanos, debido al riesgo de lesión, pero esto ya fue superado. La robótica avanzada se hará cargo de algunas funciones.

Pero el ecosistema impulsará una enorme cantidad de oportunidades para nuevos puestos de trabajo. Por ejemplo, ayudarán a la fabricación y distribución de productos de forma más eficaz y aumentarán la productividad, lo que se verá reflejado en la mejora de la calidad de los productos. Los robots van a proporcionarles a las personas la oportunidad de un empleo más satisfactorio, porque se quedarán con las ocupaciones más rutinarias", sentencia.
 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar