Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Talento en clave de diversidad

A partir de una iniciativa que surgió por parte de un empleado en Alemania, SAP implementó un programa que promueve la inclusión de personas con trastornos del espectro autista en el mundo corporativo.

Cada vez más, las empresas reconocen que en la diversidad está el futuro. Con esto en vista, SAP aplicó el programa "Autismo en el Trabajo", que promueve la inclusión de personas con trastornos del espectro autista (TEA) en el mundo corporativo. Surgió en Alemania, cuando un empleado, padre de un niño autista, presentó el proyecto. Fue lanzado en 2012 y permitió sumar a más de 100 personas a la nómina de empleados de siete países: EE.UU., Alemania, Canadá, Irlanda, India y Brasil, además de la Argentina. "Nuestra meta es lograr que el 1% de nuestra fuerza laboral pertenezca a este grupo poblacional hacia 2020", explica Constanza Quiñones, directora de RR.HH. de SAP Argentina. A nivel local, SAP contó con la colaboración de la Asociación Argentina de Padres de Autistas (APAdeA) y Specialisterne, una organización que lidera la captación de talentos autistas para el sector de tecnología. "Ambos nos dieron el soporte para profundizar acerca del autismo y seleccionar perfiles que pudieran cumplir las funciones de las vacantes, así como en el proceso de selección. Se incorporaron cuatro personas, dos de 20 años y dos de 30", cuenta la ejecutiva. También hay un mentor o buddy, que acompaña y asiste.
"Uno de los aprendizajes se dio en los procesos de selección, que no están pensandos para las personas con TEA o capacidades diferentes. En este caso, demandó cerca de tres meses, cuando el promedio es de dos, e incluyó actividades especiales, como ejercicios de programación con Legos", explica Quiñones. Las personas contratadas cubrieron puestos que ya existían. "Realizamos capacitaciones en la compañía para comprender sus particularidades y tener en cuenta las necesidades. Por ejemplo, necesitan indicaciones concretas y literales, lo que nos obliga a ser más claros a la hora de comunicarnos", añade la ejecutiva. Y concluye: "Una cultura diversa e inclusiva impulsa la innovación, construye un mejor lugar de trabajo y genera un impacto positivo multiplicador en la sociedad". F.R.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar