Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Management “sin desperdicio”

Jeffrey Liker, autor del best seller internacional “The Toyota Way”, se especializa en el modelo de gestión Lean, enfocado en entregar el máximo valor utilizando al mínimo los recursos necesarios. Por qué se puede aplicar en la Argentina a pesar del contexto inestable.

Dentro de los esquemas de gestión de las compañías, sobresale el Lean, que encontró en la automotriz Toyota su máxima aplicación. Su base: el foco en la creación de flujo para entregar el máximo valor para los clientes, utilizando los mínimos recursos necesarios. Jeffrey Liker, profesor de Ingeniería Industrial y de Operaciones de la Universidad de Michigan, plasmó el concepto en “The Toyota Way”, con más de 650.000 copias vendidas. Previo a su llegada a la Argentina a fines de agosto, convocado por la consultora TAHO para brindar un seminario en el marco de un foro empresarial, dialogó en exclusiva con MANAGEMENT.
Para Liker, se puede aplicar el modelo Lean en un contexto como el argentino. La clave: que el equipo de gestión sea estable, porque aprenden cómo mejorar y adaptar los procesos. “Dado que el ambiente externo es tan inestable, es preferible que todos los aspectos del interno sean constantes, pero adaptables”, explica.
Los pilares internos de Toyota son la mejora continua de la empresa y el respeto por las personas (sociedad, clientes, socios externos y empleados). “Quiere decir invertir en su desarrollo para que mejoren ellos y sus procesos de trabajo. La mejora continua requiere innovación, por lo que los miembros tienen que estar comprometidos y motivados”. Según el autor, los avances tecnológicos son críticos para que la organización sea adaptable y competitiva, con la salvedad de analizar “cómo se integran con los procesos y cómo se ajustan a la visión de largo plazo”. El objetivo: crear una cultura en la que las personas estén en sintonía con los clientes. F.R.