Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

La primera impresión

Los pasos iniciales en una compañía pueden definir la carrera que se hará en ella.

Los primeros días en un nuevo trabajo siempre son estresantes. Pero hay algunos consejos no solo para que la transición sea fluida, sino también para lograr una buena primera impresión.
Nicolás Bottcher, manager de Randstad Professionals, asegura que "estos momentos son de alta exposición y generan ansiedad, ya que ‘el nuevo’ siempre es foco de atención. A veces, los intentos por generar una buena impresión pueden producir tensión y lograr un resultado inverso. Lo mejor es mostrarse relajado y con buena predisposición para el aprendizaje, el resto se ganará con la experiencia".
Por su parte, Alejandro Mascó, socio de Humanbrand, enfatiza que "es importante conocer fortalezas, líneas de producto, competencia e industria en la que se mueve la firma. Una de las herramientas que podemos usar es suscribirnos o seguir las cuentas oficiales, donde encontraremos mucha información y conoceremos qué es lo importante para los directivos". Desde Arrive RRHH añaden que "tener buena presencia y mostrarse predispuesto a desempeñarse correctamente es tan importante como generar empatía, ya que muchas veces se dependerá de la ayuda del resto hasta que hayamos adquirido experiencia". Bottcher acota que, a veces, la ansiedad o los nervios hacen que uno se muestre distante o, a la inversa, hable demasiado. Es importante tener un trato formal y atento, pero manteniendo la simpatía para ser agradecido, ya que seguramente más de una persona se ofrecerá a ayudar. Otros tips incluyen mantener la mente abierta a nuevas miradas, escuchar antes de intentar convencer y preguntar a los jefes qué esperan del trabajo de uno. Al menos en la primera etapa, no hay que darlo por supuesto.

Proactividad valorada

Laura Renovales, gerente de Consultoría de Great Place to Work, afirma que "tener ganas de saber es indispensable, mas allá de la formación y preparación con la que se llega. La cuestión no es solo desplegar habilidades y conocimientos, sino poder entender el funcionamiento de la organización y de qué manera mis aptitudes pueden aplicarse a las tareas específicas de la posición dentro del equipo de trabajo".A su vez, agrega que es importante tener en cuenta que, durante los primeros días, habrá mucha información que debe asimilarse, y, frente a esto, es necesario mantener una escucha activa y plantear dudas por mínimas que parezcan.
La proactividad es una de las características más valoradas. Mostrarse dispuesto, curioso y con disponibilidad para aprender en la práctica es una señal de interés y compromiso no solo con el puesto, sino con el equipo y la organización en su conjunto. Mascó recomienda con firmeza no ser oportunista. "Realizar las tareas que se le asignan con profesionalismo, sin sacar ventajas y cumpliendo los pasos adecuados. Si uno termina antes, puede ofrecer ayuda a sus compañeros", concluye.
Karina Salazar

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar