U$D

DOMINGO 16/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

La oportunidad: productividad, tecnología y las empresas nacionales

El autor proyecta el camino a seguir por un sector productivo del país tras el impacto de la devaluación. La obligación de innovar e incrementar la automatizaicón de los procesos. Por qué el desafío alcanza más allá de la robótica, el big data o la impresión 3D.

por  ALBERTO SCHUSTER

Director de la Unidad de Competitividad de Abeceb.

0
La oportunidad: productividad, tecnología y las empresas nacionales

Tras la sensible depreciación del Peso, el objetivo se orienta a bajar la inflación y generar cierta certidumbre en la evolución del tipo de cambio. En el corto plazo el escenario será riesgoso, debido a que la implementación del programa, y una regla monetaria muy dura, podría derivar en recesión y conflictividad social. Lo indudable es que, aún con un tipo de cambio más competitivo es imperioso mejorar la productividad. Ello se podrá lograr a través de la innovación y las nuevas tecnologías.

Necesitamos que las empresas argentinas exporten más y se defiendan mejor de las importaciones, en un contexto de respeto a las normas del comercio internacional. Cabe recordar que las exportaciones sobre el total del PBI alcanzaron en 2017 al 12%, una de las tasas más bajas del mundo y los acuerdos comerciales alcanzan a países que representan el 10% del PBI mundial, mucho más bajo que otros países de la región.

Al analizar la productividad comparativa del conjunto de la Argentina observamos una posición relativa razonable frente a los del Asia y América latina, pero una desventajosa versus Canadá, los EE.UU, Europa y Australia.

Sin embargo, cuando focalizamos en el sector manufacturero la situación es más desafiante. De acuerdo con un análisis efectuado por Abeceb, entre 25 países industrializados la productividad manufacturera de nuestro país se ubica en el lugar 21. Y tomando el costo laboral unitario a fines de 2017, éramos el menos competitivo entre los 25 países. Luego de la depreciación del peso mejoramos diez puestos, superando a Brasil. Sin embargo, este cómputo no incluye el resultado de las próximas negociaciones salariales.

En suma, la única forma que tenemos los argentinos para exportar más y competir contra lo importado es la mejora de nuestra productividad; sólo así podremos iniciar un camino de real recomposición salarial. La mejora de la productividad implica innovar, para producir bienes de mayor valor, e incrementar la automatización de los procesos productivos.

Automatizar implica incrementar en la producción y los procesos el uso de sistemas computarizados y electromecánicos. En los países más industrializados, y en nuestro país en sectores como alimentos, automotriz, bancos o laboratorios, se expandió el uso de la robótica y aplicaciones basadas en Internet. Hoy hablamos de "industria 4.0" como la forma de mejorar la productividad.

Estamos hablando de la aplicación a la producción y los procesos, más allá de la robótica y tecnologías como big data o impresión 3D; todo esto caracterizado por la conectividad integral, en la empresa, en toda la cadena de valor y con los consumidores.

¿Dónde deberá radicar el cambio?: en el desempeño futuro de las pequeñas y medianas empresas. ¿Por qué?: porque son ellas las que, como en una buena cantidad de países industrializados, detentan una porción significativa de la cantidad de compañías totales y del empleo. ¿Qué ventajas presentan estas compañías frente a las grandes empresas?: su capacidad de tomar decisiones en forma ágil, siempre dependiendo de la decisión de sus propietarios.

Obviamente para encarar este proceso se necesita inversión. Será clave la reducción de la tasa de interés, la generación de un mercado de capitales autóctono y el rediseño de un sistema impositivo que fomente la inversión.

Si encaramos con vigor este proceso, la consecuencia inmediata será la desaparición de empleos de carácter rutinario, lo que será encarado por máquinas. El proceso deberá ser encarado mediante una articulación proactiva entre las empresas, los sindicatos y el Estado, dado que habrá que darle un nuevo sentido a la legislación laboral, el marco impositivo, la educación y la ayuda a aquellos que no puedan insertarse en el nuevo escenario. Todo esto será tan necesario como inevitable.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés