Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Inmigración: la clave en la carrera por el talento

Susanne de Lint, socia para el área de Inmigración de KPMG, resalta la oportunidad que guarda la ola migratoria en el mundo para las compañías. Sin embargo, también tiene retos, como el cumplimiento de las normas de cada país.

Inmigración: la clave en la carrera por el talento

Ante una Europa que a-fronta uno de los mayores movimientos migratorios de la historia y que afecta a la economía global, Suzanne de Lint tiene su opinión formada. "Es mucho más una oportunidad que una amenaza", comenta la partner de Global Inmigration de KPMG. De breve visita en Buenos Aires, dialogó en exclusiva con El Cronista para ampliar la imagen de una problemática que, para la Argentina, si bien es una realidad histórica, hoy cobra escala global.
Especializada en Derecho de Inmigración, abogada por la la Osgoode Hall Law School de Canadá y con estudios en la Universidad Valencia, España, De Lint trabaja desde 2012 en KPMG y puede aportar más que teoría a su visión. Con 18 años de carrera, entre ellos, como asesora de empresas, cuenta con la experiencia de su país de origen: Canadá.
- ¿Por qué se habla de la inmigración como el tema que define nuestra época también para la economía y los negocios?
Principalmente, porque la falta de talento es cada vez más latente. Hay desempleo en todo el mundo, pero los skills disponibles no coinciden con las necesidades. Entonces, hay una carrera por el talento a nivel global cada vez más intensa. Todos los países están compitiendo por un pool muy reducido de trabajadores capacitados. En Canadá, en IT, tenemos una falta de oferta laboral cercana a los 200.000 puestos a cubrir para 2019. En Salud, para 2020, faltarán un millón de profesionales en Europa y un 15% de los servicios de salud no podrán ser generados.

- ¿Qué percepción tiene para los mercados emergentes y de frontera, como América latina y la Argentina, en particular?
No puedo hablar de la Argentina con datos propios. Pero estudios disponibles indican que la Argentina está entre los países en donde las empresas tienen más problemas en el mundo para encontrar trabajadores capacitados.

- ¿Cuándo la inmigración puede ser un problema o una oportunidad para una economía?
Un ejemplo es Canadá. Considerada como un país de inmigrantes, depende de la fuerza laboral que genera este fenómeno. Por eso, por año, seleccionamos a 250.000 personas como residentes permanentes. Y el nuevo gobierno de Justin Trudeau (N.d.R.: el líder del partido Liberal de Canadá asumió como primer ministro en 2015) reforzó esa idea: impulsa la relocalización en Canadá no solo de los inmigrantes sino también de sus familias. El programa se basa en monitorear en qué sectores hay faltantes de fuerza laboral capacitada. Y se busca respuesta a través de un sistema de puntos. Pero ya hay varias economías que trabajan con un sistema así.

- ¿Cuál es el mayor problema en diversidad e inmigración desde el lado de las empresas?
Uno de los principales desafíos es el tema del compliance. Por ejemplo, que los empleados que envían al exterior tengan todos los permisos y documentos necesarios. En Brasil, por caso, si el empleado tiene que dar una clase o un entrenamiento técnico, necesita un permiso de trabajo. Eso se acrecienta. Crecen los controles y las penalidades por no tener esos permisos al día con multas astronómicas. En Europa, un descuido en ese sentido le generó a una firma una multa de 45 millones de euros por no tener los manifiestos de un trabajador foráneo en orden y en el marco de la ley de ese país. La tecnología y el cruce de datos, hoy, son permanentes y las compañías tienen que saber responder a ello.

- ¿Qué recomienda?
Ser muy cautos e informarse sobre los requisitos inmigratorios para operar en un nuevo mercado. Vale tanto para la corporación de 2.000 empleados como a un start-up, que con sus tres o cuatro empleados se quiere abrir una representación en el país extranjero. Los gobiernos, así como incrementan los controles, pueden ayudar. Es un diálogo a dos vías. La inmigración nunca debería ser un problema, sino una oportunidad. Flavio Cannilla.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar