Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

IT busca mujeres, pero no las encuentra

El mercado laboral demanda ingenieras, y especialistas en ciencias y tecnologías. Sin embargo, la presencia femenina en este tipo de carreras todavía es baja. Los prejuicios impuestos en la sociedad y la falta de información son los principales responsables.

IT busca mujeres, pero no las encuentra

Informar, motivar y formar. Este es el lema que la organización Chicas en Tecnología defiende al hablar sobre la situación femenina en las profesiones relacionadas a ciencias y tecnologías. Su fin es luchar contra los prejuicios que existen sobre este tipo de carreras, que han perjudicado el ingreso de mujeres a estudiarlas. Este es un mercado laboral demandante. En 2016 y lo que va de 2017, hubo una oferta de 7.000 puestos en el área y 5.000 quedaron sin cubrir, según la última encuesta del Observatorio Permanente Software y Servicios Informáticos (OPSSI) de la Cámara de la Industria Argentina del Software (CESSI). Se necesitan profesionales y las mujeres son las más solicitadas.

"Rockwell Automation brinda igualdad de oportunidades a hombres o mujeres. Pero reconocemos que los equipos actuales tienen un contenido alto de hombres, lo cual no permite una adecuada diversidad, perdiendo potenciales puntos de vista valiosos. Es por ello que, si bien las oportunidades son las mismas, ponemos más énfasis en búsquedas de mujeres", admite Luciano Marrazzo, gerente Comercial de la firma.

"Lo que pasa es que la tecnología tiene mala prensa en el género femenino o la mayoría de las chicas no se identifican con un trabajo allí, muchas veces por desconocimiento o porque culturalmente se piensa en un varón para desarrollar este tipo de cosas", dice María Laura Palacios, miembro de la Comisión Directiva de CESSI y co-fundadora de Club de Chicas Programadoras.

"No hay razón por la que una chica no podría estudiar ingeniería si es lo que le gusta. Todo depende de cómo es uno, sus capacidades, si tienen un pensamiento más o menos racional y no si es hombre o mujer", argumenta Miguel Aguirre, director del Departamento de Ingeniería Electrónica y Eléctrica del ITBA. "El punto es qué es lo que podés hacer y lo que sabés hacer. Si te capacitás, lo conseguís", añade Palacios.

Si se toma como ejemplo el ITBA, se puede ver que el porcentaje de mujeres en estas facultades es aún muy bajo. La institución cuenta, hoy, con 2.174 alumnos para sus 10 carreras. De ellos, 555 son mujeres.

Las industrias tecnológicas son un campo fértil para ellas. Es un mercado en crecimiento, y ofrece una salida laboral buena, pujante y bien remunerada. Una encuesta de Chicas en Tecnología muestra que este sector paga hasta un 33% más que otros. "Con el tema de la transformación digital, todas las industrias están demandando tecnología y las mujeres son muy bienvenidas sin limitaciones para entrar", dice Palacios.

El fin de las firmas al contratar mujeres es crear espacios de trabajo más diversos. Así, quieren enriquecer el ambiente laboral. "Cada dos o tres meses, tengo empresas que, por una razón u otra, prefieren contratar a ingenieras más que ingenieros. Me llaman preguntando si tengo alguna para mandarles y les tengo que decir que no", admite Aguirre. "Un ambiente diverso da muchos beneficios. Trabajan mejor y no renuncian tanto", añade Mariana Varela, co-fundadora de Chicas en Tecnología. Y Palacios confiesa: "Hay más mujeres que están en altos rangos de multinacionales. De hecho, está comprobado que esas firmas tienen un rendimiento y beneficio mayor. La mujer está muy capacitada. Parece que es más una lucha nuestra que una lucha del otro género".

El peso de los prejuicios

El tema cultural y los mitos que se crearon en torno a estas profesiones tienen mucho peso. En especial, para las adolescentes a la hora de elegir una carrera. Sin embargo, a través de las facultades y organizaciones que defienden la inserción femenina en el rubro, se intenta revertir esto. Existen programas que buscan atraer a los más chicos a la programación y la tecnología, como los talleres que propone el ITBA junto a Women in Engeneering (WIE ). En cambio, el Club de Chicas Programadoras y los talleres de Chicas en Tecnología apelan a las jóvenes que están definiendo su futuro universitario.

Las mujeres son indispensables en el mundo tecnológico. "Nosotras tenemos una visión más multitasking, estamos acostumbradas a tener muchas tareas al mismo tiempo. Algo que es muy necesitado en informática es trabajar en varios proyectos a la vez", admite Palacios, de CESSI. Varela, a su vez, señala: "Ya la mirada de la mujer es diferente. Tal vez es un poco más sensible, aborda los problemas desde otro punto de vista. En este rubro, al haber tanta mayoría de hombres, se piensa solo en un tipo de problemas y en un tipo de soluciones".

Desde WIE afirman que aún falta que se les dé espacio a las mujeres para demostrar que pueden tener las mismas habilidades y lograr objetivos de alto nivel, tal como lo haría un hombre. "Es necesario que las mujeres ganen más experiencia en alta dirección, en donde, por lo general, aparecen cuando hay un momento de crisis, muchas veces para llevar adelante una transformación. Pero luego, al volver a la normalidad, es más apreciado un liderazgo masculino, quizás más arriesgado", sostiene Marisabel Rodríguez, una de las coordinadoras del programa Robotito que se lleva a cabo en el ITBA.

En los últimos años, creció la oferta de carreras que buscan generar cambios en la sociedad a través de las ciencas. "La tecnología te da esas herramientas que necesitás para lograr un fin social, más humano. Es una buena forma para abordarla, porque podés hacer algo para cambiar el mundo", defiende una de las referentes de Chicas en Tecnología. Aguirre coincide y apunta: "Se fue desmitificando eso de que el ingeniero es un hombre. Ahora, la ingeniería tiene aplicaciones más diversas y una mujer tiene más lugares donde meterse".

"Para eso necesitamos apoyo de las empresas y nuevos modelos de liderazgo femenino. Trabajar todos en conjunto para que podamos construir un mundo mejor, sin diferencias", sostiene Pía Torres, de WIE, otra de las coordinadoras de Robotito.

Se necesita tiempo, pero los cambios se están viendo. "Muy lentamente aumenta la cantidad de chicas que eligen estas carreras. Esto es un tema de largo plazo, en el que todos los días tenemos que poner una semillita", admiten desde CESSI. Y Varela concluye: "Creemos que se va a empezar a instalar más este tema. Va a cambiar muy lentamente, pero va a cambiar".

 

Más notas de tu interés

Comentarios1
Ceci Zuki
Ceci Zuki 13/09/2017 11:46:33

Porque aunque tengamos experiencia y título nos pagan MENOS que a un pelotudo,que sabe menos,tiene menos experiencia pero es "amigote" de alguno.No me lo contaron, me pasó.