Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Gestionar desde la región hacia el mundo

El ejecutivo explica los desafíos de trabajar en un contexto de alta demanda del talento y en equipos multiculturales. La mirada de una empresa que nació en México pero se expandió a nivel global.

Que el talento escasea no es novedad. Tampoco, que se necesitan cada vez más profesionales para trabajos informáticos. En ese contexto está Softtek, firma con presencia en los Estados Unidos, México, China, Brasil, la Argentina y la India, entre otros. Tiene una alta demanda de profesionales -solo en la Argentina tiene 800 empleados y necesita 200 más a fin de año. Luis Revilla, doctor en Psicología Organizacional de la Universidad Complutense de Madrid, es el director de Capital Humano a nivel global. De visita en la Argentina, habló en exclusiva con El Cronista sobre los principales retos del management de la compañía.
"Parte de mi función es estratégica: qué futuro, planes, programas e iniciativas implementar para desarrollar y ‘enganchar’ a nuestra gente", explica Revilla, quien aclara que ‘enganchar’ es el término más similar a engagement, porque no le gusta la traducción de "retener", que implica no permitirle a alguien irse en contra de su voluntad. "No quiero que la gente sienta que la estoy reteniendo, sino que naturalmente se quieran quedar", distingue. La otra parte de su tarea, dice, es "tomarle el pulso a la organización". O sea, analizar el clima e indicadores, y retroalimentar a los líderes y al management.
Frente a la escasez de talento, para el ejecutivo, igual de importante es la falta de permanencia. "No todo el talento es para todos. Para eso tengo que tener en claro lo que ofrezco y que la gente lo sepa lo antes posibles, para ver si es lo que están buscando", asegura. De ahí su desafío. "Difícilmente pueda competir con una empresa de IT de 50 personas, pero tampoco con el gigante de 100.000. Tengo que ser muy claro con el mensaje", sentencia.
Mirando el entorno desde un nivel macro, "en esta industria, los gobiernos tienen que entender si es estratégica y apostarle". Para Revilla, todavía está pendiente "disociar" a las carreras informáticas del concepto de que es solo para nerds o personas sin habilidades sociales. "Hay que romper ese paradigma, porque es el futuro. De las 10 empresas más importantes y con mayor dimensión del mundo, las primeras cuatro o cinco son tecnológicas. Hacia allá se dirige el mundo", se entusiasma. Para ello es clave el trabajo con las universidades, todavía una asignatura pendiente, aunque está avanzando en acuerdos con diferentes casas de estudios.

Potencial local

Basado en los Estados Unidos, Revilla reconoce el talento local. "Me sorprende la cantidad de argentinos en puestos directivos de empresas estadounidenses. Es gente bien preparada que sabe luchar. Culturalmente, es el discurso de trabajo del inmigrante. Hay una cultura del esfuerzo. Son muy estratégicos", explica.
En este contexto, Softtek busca posicionarse como una empresa global, no transnacional. "Nacimos en México. Si quisiéramos ser transnacionales, persistiría el pensamiento mexicano en toda la empresa. Pero no. En la Argentina, por caso, no hay un solo mexicano. No es renegar de los orígenes. Somos una empresa latina y eso nos da una buena dimensión de relacionamiento. No es sencillo, pero el objetivo es integrar la multiculturalidad. Nos entendemos a través del mindset, la virtualidad combinada con la presencia personal, y capacitar a los líderes y a la gente en la relación entre ellos", concluye.
F.R.