U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

For export: Los talentos se vuelven globales

Mientras baja el número de expatriaciones, la Argentina transita nuevos modelos de exportación de servicios y profesionales que trabajan para destinos lejanos desde tierras locales. El mercado nacional, visto como un espacio de entrenamiento para ejecutivos extranjeros, se vuelve más llamativo en el contexto actual.

For export: Los talentos se vuelven globales

El valor del talento argentino sigue en alza en el mercado global. Mientras los ejecutivos locales son valorados para ocupar puestos de dirección de empresas con presencia en más de un país dentro de la región, al mismo tiempo crece la exportación de conocimientos pero tomando a la Argentina como base de operaciones. Esta nueva modalidad de trabajar para otros destinos desde el territorio nacional crece con fuerza en las industrias IT y de consultoría, fomentando nuevos servicios y hasta departamentos dentro de las organizaciones. En cuanto a recibir profesionales, el país continúa siendo elegido como una escala para aprender y entrenar dentro de economías con desafíos constantes.

 

Según el informe Descifrando el talento global 2018, realizado por The Boston Consulting Group (BCG) junto con The Network (una alianza global de más de 50 sitios web de reclutamiento de líderes), la Argentina se encuentra en el puesto 27, de 197 países, de destinos elegidos para trabajar. La encuesta, además, registra un sutil descenso de talentos nacionales que desean trabajar en el extranjero, al mismo tiempo que más venezolanos y peruanos se interesan en obtener experiencia en el mercado local.

"En comparación al estudio que se realizó en 2014, el país solo bajó 1%, dejando en claro que se mantiene como la cuna de experiencias para muchos mercados de América latina", dice Jorge Becerra, senior partner de BCG. Además, el informe, que tuvo un anclaje local gracias a la participación de Bumeran, revela que los países favoritos por los ejecutivos para migrar son España, los Estados Unidos y Brasil. Según este consultor, también hay que destacar que la Argentina "está recuperando talentos, sobre todo, ingenieros en petróleo atraídos por proyectos como Vaca Muerta".

"La experiencia internacional tiene la plusvalía de permitir a los profesionales aprender de otras culturas, adquirir autonomía en la toma de decisiones, así como mejorar la capacidad de trabajar a distancia y tener los objetivos y resultados como los vectores más importantes de la gestión. Pensar con otras ópticas y visiones los hace madurar personal y profesionalmente porque salen de lo conocido y de la famosa zona de confort -observa Alejandro Servide, director de Professionals y RPO de Randstad Argentina-. Es una experiencia muy fuerte que debe ser acompañada por la organización que lo propone para lograr que sea una instancia de crecimiento."

"Está cambiando el panorama de la expatriación. Los movimientos actuales están más ligados a un espíritu de aventura, sobre todo entre los jóvenes. A ellos les resulta fácil crecer afuera, nacieron con la idea de mundo globalizado, y estos puestos en el exterior les dan mayor visibilidad", opina Juan Galo Martínez Nigro, socio de HR de Auren.

"El mundo hoy busca personas VUCA, que puedan moverse en contextos volátiles, inciertos, complejos y ambiguos, y nosotros encajamos en ese perfil. Con el nivel de intensidad que trabajamos, somos vistos como una plataforma de desarrollo de talento. Por ejemplo, dentro de Danone, Argentina es el tercer proveedor de profesionales para las sedes globales del grupo, detrás de Francia y España", cuenta Valentín Videla, responsable de Recursos Humanos de la firma.

"Nuestra ventaja es que tenemos una mirada distinta: siempre sumamos la realidad vivida en nuestro país, y poseemos gran flexibilidad. Nuestro accionar se basa en compartir, sobre todo información, y ser transparentes. Eso, en otras culturas, no siempre funciona, pero hay que adaptarse y hacer lobby para generar ese clima laboral que uno busca. Por otra parte, una desventaja es que siempre vamos al punto, somos directos, y eso a veces es mal visto", afirma Soledad Villarroel, del área de Recursos Humanos de Western Union, desde Denver, Estados Unidos.

"Los talentos argentinos llaman la atención y son valorados porque siempre se animan a romper los paradigmas, tienen iniciativas que van más allá de las condiciones del momento, que pueden estar dadas o no", cuenta, por su parte, Fabián Bosquiazzo, country manager de Softtek, una firma de origen mexicano que desarrolla software, en Chile.

En tanto, Gabriela Iacovino, directora de Recursos Humanos de Día Argentina, señala que "el talento argentino aporta un punto creativo diferente en lo emocional, tal vez menos conservador y más fresco y desinhibido que en Europa. Pero también un análisis más estructurado de las cosas, tal vez por la orientación más sajona de la formación local del país. Definitivamente, la fórmula creativa-racional es diferente y aporta algo nuevo que puede ser útil".

Claro está que la exportación de talentos deja una huella clara en la diversidad, un objetivo que persiguen las empresas actuales. En este camino, Marcelo Grant, VP de Recursos Humanos para la Región Sur de DirecTV, asegura que "el principal beneficio es tener el mejor talento en el rol que se requiere. Sumar al equipo de trabajo a ejecutivos extranjeros nos permite acortar la brecha de aprendizaje, compartir mejores prácticas y potenciar la capacidad de adaptación a distintos escenarios y culturas", sostiene el ejecutivo.

"Con las movidas cambiarias actuales somos un mercado más barato y con talento competitivo. En este sentido, será un desafío para el país encontrar la manera de retener a sus profesionales, porque quienes vengan de afuera traerán más dólares y para los millennials es natural moverse de un destino a otro", agrega el socio de Auren.

Plataforma de entrenamiento

"La Argentina como país receptor es usado para practicar tareas globales. Experimentar en un país emergente es positivo, porque brinda aprendizajes, ya que es un mercado chico y se puede experimentar sin tanto margen de error. Además, tiene complejidades interesantes, es un buen lugar para ensayar políticas empresariales nuevas", observa Brenda Barán, socia de Glue Executive Search, firma de headhunting que se integró a Panorama Search, una de las mayores redes globales de consultoras especializadas en la selección de altos ejecutivos.

 

Según Graciela Vinocur, gerente de Bayton Professional, "en este momento, el segmento está aletargado en lo que tiene que ver con recepción de ejecutivos expatriados, porque no hay multinacionales que estén desarrollando nuevos negocios. A esto se agrega que la región no está entre los primeros puestos de elección de los profesionales para mudarse. Hoy, esos lugares los tienen Alemania, Austria, Singapur, Emiratos Arabes", afirma

"La Argentina es uno de los lugares donde aprendés de todo y rápido. El estilo de vida, siempre pensando a corto plazo, no te permite planificar y hay que ir buscando nuevas soluciones. Ahora, al ser un mercado emergente, es atractivo para desarrollar talentos. Está siempre en constante evolución", sostiene la portorriqueña Paola Lozada, head of Marketing & Communications de GlobalLogic para Latam, quien lleva 11 años viviendo en la Argentina.

En sintonía habla Steven Ferro, manager de Customer Support en Latam de Eventbrite. Canadiense de nacimiento, vive en Mendoza hace algo más de un año. "Me encanta lo ingeniosos que son los argentinos y los brasileños. Tienen una habilidad que para mí es única, siempre encuentran una solución frente a un problema, se adaptan rápidamente a los cambios y lo logran con un mínimo de esfuerzo y recursos".

Por su parte, Servide explica que "las firmas internacionales están acostumbradas a contar dentro de sus filas con ejecutivos internacionales. Sin embargo, a la horade tener que contratarlos de forma externa, allí en general siempre surgen algunos puntos complejos a tener en cuenta para sortear. Los ejecutivos que provienen de otras plazas están acostumbrados a estabilidades en sus salarios (percibir ingreso en moneda dura). Este es un punto generalmente complicado cuando se negocian las compensaciones. Si bien este tema es central, hay otros que ayudan dado que los costos de capacitación local, escolaridad de los hijos y alquileres, pueden contribuir a poder acordar un paquete que les haga interesante la propuesta. En muchos casos, vienen buscando equilibrar su vida laboral y personal".

En primera persona

"Vivir una expatriación es ventajoso, porque uno puede conocer lo que sucede afuera y después traerlo a estas tierras, porque el nuestro es un país con un fuerte arraigo, y en algún momento uno siempre vuelve", declara Matías Arturo, director ejecutivo, líder del área de Soluciones Digitales para Sudamérica Hispana de Accenture.

 

Bosquiazo, que vive en Chile desde hace cinco años, recomienda qué negociar antes de encarar una expatriación: "Es esencial que la familia tenga las mismas condiciones que en el país natal. Que cada uno pueda seguir sus actividades, tanto la pareja como los hijos. Es importante que todos se sientan beneficiados. También es bueno contar con pasajes para que la familia que quedó en la Argentina pueda venir a visitar y conocer la nueva casa familiar, ir a algún acto escolar y más".

En cuanto a los beneficios, aunque muchos millennials se fijan más en su crecimiento personal y laboral que en las compensaciones, muchas firmas sostienen aún los paquetes usuales de recompensas. "Nuestra política de asignaciones internacionales abarca todos los aspectos de la vida del empleado. Cubrimos el costo total de la vivienda y todos los servicios de la misma. Para el caso de asignados que se trasladan con sus familias, cubrimos los gastos de colegio para niños de 0 a 12 años (incluyendo uniformes escolares), soporte para continuación de carrera profesional de sus parejas, bonos por aceptación de la asignación, diferencial por costo de vida, bono para asistencia familiar y tickets de regreso a su país de origen para poder mantener vínculos con la familia y amigos", cuenta Emilio Bonifacio, director de Recursos Humanos de Massalin Particulares.

"Con la vivencia de la expatriación uno empieza a cuestionarse la visión que tenía. Cosas que te parecían normales ya no lo son, como el nivel de responsabilidad con la que nos tomamos el trabajo; nuestra capacidad de disfrute está en baja en el cotidiano. Es una experiencia recomendable, además, porque para crecer es necesario vincularse con el mundo. A muchos argentinos, si les preguntan dónde quieren ir a trabajar, responderán que a los Estados Unidos, pero creo que si uno quiere expandirse tiene que aprender a relacionarse con los vecinos: entenderlos y comprender que no son ellos quienes se tienen que adaptar a nosotros", reflexiona Federico Calello, vicepresidente de la Región South LAO de Kimberly-Clark, durante una visita al país.

Uno de los detalles a tener en cuenta cuando se planea una expatriación es, justamente, la vuelta. "Fue más duro que irnos. Cuando salís te adaptás al nuevo destino, pero volver es tener que reencontrarte, es un impacto real. Cuando nos fuimos nuestros amigos no tenían hijos, hoy muchas cosas cambiaron", concluye Arturo, que acaba de volver luego de haber estado trabajando en Israel, México, Brasil y aún continúa con viajes a Colombia.

Desde tierras locales

"Uno de los avances es exportar servicios y talentos, pero trabajando desde la Argentina. Desarrolladores, programadores y consultores son convocados para liderar proyectos que se aplican en el exterior", dice Matías Arturo, de Accenture.

 

"Además, existe un ecosistema de freelancers y emprendedores que dan flexibilidad. Hay menos expatriados, generalmente pueden ser asignaciones más cortas y con beneficios más flexibles", cuenta Sebastián Cerain, director de RR.HH. de Wunderman Buenos Aires. Según el ejecutivo, "la Argentina es un hub para el mundo y compite contra República Checa, Hungría, Costa Rica e India, entre otros". Entre los servicios demandados están los tecnológicos, implementación de aplicaciones y páginas web, back office y staffing, entre otros.

Con la devaluación, "hemos revalorizado nuestras credenciales como país exportador. Argentina se ha convertido en un lugar sumamente atractivo para latinoamericanos y personas de otras partes del mundo", resume Cerain.

"Podemos, desde cualquier lugar, trabajar para otros destinos. Nuestros servicios pueden ser comprados por otros mercados. A través de las redes uno puede tener impacto en cualquier destino. Uno se expande cuando exporta servicios, por la experiencia, por los intercambios con otros profesionales", resume Alejandro Melamed, director General de Humanize Consulting.

Panorama global

De la encuesta elaborada por BCG, que involucró a trabajadores en 197 países, se desprende que:

 

- Si bien el 57% de los trabajadores se mudaría a otro país para trabajar, a nivel global bajó este deseo más de 7 puntos frente a 2014.

- Alemania se posiciona segundo en la lista de destinos elegidos, después de EE.UU..

- Los empleados prefieren a las empresas que hacen hincapié en las relaciones entre compañeros de trabajo y brindan un equilibrio vida-trabajo.