Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

En transición

¿Cómo llevar adelante el paso entre ser un trabajador independiente y la relación de dependencia? Tips para maximizarlo.

Cuando un consultor senior se postula para volver a trabajar en relación de dependencia, muchas veces es resistido. "Se percibe que quiere volver al mercado debido a dos posibles razones: fracasó en su proyecto o tuvo una merma en sus negocios y tiene la necesidad de buscar trabajo", destaca Luis Giobbio, socio gerente de Arrive RRHH.
"Para él, la cuestión más difícil es aceptar que alguien esté supervisando su trabajo, imponiendo objetivos y haciendo un seguimiento. La clave estará en cómo transformar ese gen de independiente a trabajar para otro. La dificultad más grande es pasar de imponer su creatividad y estrategias a adaptarse a normas, cultura y cuestiones ya impuestas", asegura.
Rubén Heinemann, director Asociado de Wall Chase Executive, apunta que "la cultura de una organización pasa a ser fundamental. Hay que entender que uno ya no se representa a sí mismo, sino que debe conocer la cultura del lugar y saber que habla por la empresa".
Paula Molinari, presidenta y fundadora de Whalecom, enfatiza que las variables que más se extrañan son que la agenda no la define uno, que hay personas involucradas en decisiones que lo afectan y que la burocracia ataca. "Cuando alguien trabaja como consultor, tiene la sensación de que decide sobre su agenda", comenta. El choque es fuerte y la agenda personal pasa a estar interrelacionada con la de la organización.
A su vez, al relacionarse con compañeros, "se limitan responsabilidades y es importante saber cuál es el esfuerzo del desafío", agrega Gustavo Pina, director de Randstad Professionals. Y destaca que es fundamental implementar cambios y darle seguimiento: "Al evaluar como proveedor independiente, las decisiones se toman para un tercero. Al trabajar en relación de dependencia, implican mayor responsabilidad, ya que su resultado impacta mucho más".
Heinemann comenta que al pertenecer a una empresa, "necesitás soporte y tus clientes internos son parte que atender y satisfacer. Los tiempos pasan a ser diferentes".
"El cambio más importante es el del tiempo. Como autónomo, trabaja bajo sus propios parámetros, en el horario que más le conviene y dispone de total libertad para priorizar sus tareas. Un jefe cambia todo", detalla Manuel Rossi, CEO del Grupo Hidalgo. Y añade que hay que tener en cuenta el liderazgo: "Tendrá que saber atender las necesidades de otros".
Heinemann asegura que uno tiene que saber por qué tomó la decisión: "A veces, el desgaste de manejar una actividad versus la comodidad de pertenecer a una empresa con gente que ayude en el día a día hace inclinar la balanza". Otra cuestión será el trato con los ejecutivos de otros sectores. Pina afirma que "los procesos de selección, en el caso de un senior, están alineados a la cultura de la empresa, ya que va a ser el transmisor de esos valores. A su vez, deberá aportar desde el primer día y tener conocimiento profundo del rol a desempeñar".
Karina Salazar

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar