El mito del multitasking

Dicen que "el que mucho abarca, poco aprieta". Sin embargo, el siglo XXI contradice esta afirmación. ¿Cómo organizarse?

Hoy, los puestos de trabajo son cada vez más complejos, y requieren de personas con la flexibilidad suficiente y las competencias necesarias para hacer diferentes tareas a lo largo de la jornada laboral. "Las organizaciones quieren, cada vez más, perfiles con alta capacidad de adaptación a entornos cambiantes y la posibilidad de un profesional que pueda moverse lateralmente dentro de la estructura, sin resentir o poner en riesgo los resultados del negocio", destaca Manuel Rossi, CEO de Hidalgo y Asociados. Ahora bien, una persona no puede estar atendiendo dos temas al mismo tiempo. Basta con pensar en alguna situación diaria o cotidiana para darse cuenta de esto. Es clave saber que no se pueden realizar o prestar atención a dos situaciones diferentes en el mismo momento. Físicamente quizás si se pueda, pero cognitivamente no. Entonces, ¿cómo se hace para adaptarse al mundo de trabajo de hoy, que pide saber y hacer cosas diversas?
"Si a algo no podemos escapar los ejecutivos es a la cantidad de decisiones que tomamos a diario. Tampoco podemos desatender nuestros teléfonos. Ayuda mucho a organizarse registrar las tareas en herramientas. Documentar qué tenemos que hacer es fundamental. Además, no hay que planear hacer más cosas de las posiblemente humanas en tiempos récord", comenta Ricardo Ghigliazza, CEO de Wavenet.
Rossi aconseja organizar el día con anticipación; priorizar y simplificar tareas; delegar; realizar una cosa a la vez poniendo el 100% del foco en eso; tomar descansos cortos a fin de encarar la tarea con mayor productividad; y, en la medida de lo posible, apagar o silenciar el celular.
Claudia Armesto, licenciada en Comunicación Social orientada a Procesos Educativos, detalla que "el paradigma laboral cambió gracias a las nuevas tecnologías y herramientas con las que trabajamos, exigiéndonos abarcar más responsabilidades y tareas que antes, pero apretando igual que siempre. Esta tendencia de la hiperconectividad nos interpela diariamente. Recibimos mensajes en todos los dispositivos posibles en el momento, pero nos encontramos con nuestro límite humano: no podemos responder porque estamos manejando o realizando una tarea de dificultad, donde responder es sinónimo de riesgo".

Más de Management & RRHH

Noticias del día
La limitante a comprar un máximo de u$s 38.000 semanales provocó que cayera de u$s 20 millones a u$s 5 millones la operatoria diaria. Llamados del regulador persuaden a no transaccionar

Nuevo cepo de CNV desplomó volumen negociado de dólar Bolsa

Una de cal y una de arena había provocado en la City la regulación de la CNV que bajaba de dos días a uno el parking para poder comprar dólares en la Bolsa. Esa era la noticia positiva, que estaba arriba de todo, pero abajo de todo en la circular decía que se limitaba a un máximo de 100.000 nominales las operaciones de cable, por lo cual ninguna empresa ni persona podía comprar más de u$s 38.000 por semana a través del contado con liquidación. O sea, para mandar divisas al exterior.
Lo que provocó esta noticia fue una abrupta caída del volumen negociado en el CCL, al descender de u$s 16 millones diarios a u$s 5 millones en el AL30c, que es el ticker del Argentina Ley Local 2030. Pero también provocó una caída en la operatoria del dólar MEP, ya que el AL30D cayó de negociar u$s 30 millones a u$s 20 millones por día.
Pero la caída fuerte estuvo en el AL30C, el Argentina 2030 cable, que cayó de entre u$s 25 y u$s 30 millones diarios, con fuerte presencia oficial suministrando liquidez (el mercado cree que es el BCRA), a u$s 5 millones diarios.
El uso de los AL30, el bono referencia para el cable, colapsó por la normativa, y comenzó a migrar hacia los Globales, GD30, y eso generó el desarbitraje.
Los llamados a los brokers por parte del regulador para persuadirlos a que se limiten a operar dólar MEP y CCL asustaron también a los Alycs que no recibieron los llamados, pero por precaución se abstuvieron de negociar esos títulos. "Por coletazo tuvimos que bajar el ritmo. Nadie quiere tener al regulador en la nuca vigilándote cada segundo, con el riesgo de comerte un sumario y una suspensión por el poder que tiene", se sincera el dueño de una de las grandes sociedades de bolsa, que cambia su anonimato por sus sinceras palabras.
El rulo cablero denominan en el mercado al 2% que se podía llegar a ganar por la diferencia que llegó a haber entre las cotizaciones del dólar MEP (divisas que se compran a través de bonos en el mercado bursátil y quedan en el país) y el contado con liquidación, que siempre es más caro porque son billetes que van a parar directo a cuentas del exterior.
Este desarbitraje se dio porque la regulación sólo afectó a los bonos de ley Argentina, mientras que los globales quedaron libres.
fue utilizado por un bróker en forma masiva a través de un robot, con distintos cuits de clientes (u$s 30 les pagaba a cada uno, y ellos se hacían de u$s 760) hasta agotar el cupo de los u$s 38.000 semanales con cada uno. Dicen que se abusó de la situación entonces el conflicto estalló por los aires.
El regulador no impide que se haga, pero sí pide que no sea de manera masiva, sino sólo con unos pocos clientes, los más importantes, como si fuese una suerte de rulo VIP. Y quienes lo hagan serán monitoreados y auditados con la lupa por parte del regulador.