Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

El desafío de aprender y desaprender

Según un estudio, el 65% de los niños de hoy va a tener empleos que aún no han sido desarrollados. Con el impacto de la velocidad, las personas van a necesitar maximizar su adaptación al cambio para poder diferenciarse.

El desafío de aprender y desaprender

El concepto del trabajo está siendo redefinido. A diferencia de otras épocas, crear la fuerza laboral del futuro es necesario hoy. Así, mientras que muchas compañías piensan que solo con la inversión en tecnología es suficiente, hay que asegurarse que las personas puedan adaptarse a los cambios de esta Cuarta Revolución Industrial, ya no solo se van a crear posiciones nuevas, sino que se van a modificar las existentes.

Según un estudio difundido por Accenture, 40% de los trabajadores encuestados reportó una escasez de talentos para hacer frente a las necesidades actuales, lo que demuestra que la brecha de habilidades se está ampliando. Por otro lado, el 92% de los colaboradores espera que la próxima generación vaya a trabajar de forma muy diferente debido a los cambios tecnológicos. Esto se complementa con el hecho de que el 65% de los niños de hoy va a tener empleos que aún no han sido desarrollados.

"Las empresas y la sociedad están cambiando cada vez más rápido el modo en que se vive. Esto genera oportunidades pero también crisis, porque hay posiciones que van a desaparecer", admite Gastón Podestá, Global Geographic HR Managing director de Accenture. "Antes, estudiabas una carrera y quizá subsistías toda la vida. Hoy, una persona va a necesitar una, dos o tres carreras con componentes nuevos y disruptivos. Esto hace que la capacidad de aprendizaje que tiene una persona se convierta en el elemento diferenciador de quien vaya a tener éxito o no". Para el ejecutivo, la capacidad de aprender está atada a la de desaprender lo de antes. "No olvidárselo, sino verlo en una realidad distinta.

Por lo menos, la predisposición está: el 85% de los encuestados dijo que invertiría su tiempo libre en aprender nuevas habilidades. Es que se perderán menos trabajos por la automatización si se transfieren las habilidades a otras más humanas, como análisis complejos y la inteligencia social y emocional. Además, aumentando el ritmo al que los empleados construyen habilidades relevantes, el riesgo de perder puestos de trabajo puede disminuir.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar