U$D

SÁBADO 15/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

El MBA en primera persona

Siete CEOs cuentan su experiencia: qué los motivó a volver a las aulas, cómo impulsó su carrera profesional y cómo tomaron la decisión de dedicarle horas al estudio. Aprendizajes y desafíos de los número uno.

El MBA en primera persona

Trabajo full time, hacer un MBA y obtener un balance con la vida personal y familiar posible. Las reuniones grupales y las horas de estudio ocupan un tiempo extra en la agenda, más allá de las horas de cursada. Son dos años en los que el tiempo parece no alcanzar. Sin embargo, son muchos los ejecutivos que llegan a un MBA tras varios años de ocupar puestos de dirección en las compañías. Y, aunque el esfuerzo es muy grande, nadie se arrepiente y es un punto de quiebre en la carrera, coinciden quienes se animaron a volver a las aulas.

La mayoría destaca que les sirvió para "abrir la cabeza" y para "romper el molde". Aseguran que los hizo mejores profesionales y que hoy miran mucho más la innovación. El networking es uno de los aspectos más valorados. Funciona en muchos casos como una red de contención, donde saben que pueden apoyarse y conocer las experiencias corporativas de otros. Para estos CEOs, el MBA no es solo horas de cursada, apuntes y análisis de casos. Es una experiencia que los impulsó en su carrera y les ayudó a dar el gran salto y ser número uno.

Gonzalo Santander, CEO de Staples Argentina

En 2011, habían pasado seis años desde que me había recibido. Si bien había hecho cursos y había trabajado aspectos específicos, era un buen momento para seguir con mi formación. Hacía tiempo que estaba en puestos de "decisión" y necesitaba una motivación extra. Así, hice un MBA en el IAE Business School. Elegí la modalidad regional, donde cursaba semana por medio, y una semana full time cada tres semanas de cursada. Así, conseguía organizarme laboralmente y planificar viajes u otros eventos. Es una experiencia única. Requiere mucho esfuerzo y compromiso. El primer año se necesitan muchas horas de estudio semanales, reuniones de equipo, además de los compromisos laborales.

El relacionamiento con otros es el mayor aprendizaje. Después, uno pasa por aspectos o temas que puede haberle dado mayor o menor profundidad, según la carrera universitaria elegida, pero la discusión del caso en clase y la preparación previa con el equipo es un gran aporte. El MBA es seguir adquiriendo conocimiento después de haber estado insertado en el mundo laboral. Es aprovechar y focalizarse en los aspectos que uno siente que tiene que trabajar más y aprender de los compañeros, además de los profesores.

Luis Galli, CEO de Grupo Newsan

Hice un MBA en IDEA, a cuatro años de recibirme de Contador Público en la UNLP. Quería adquirir una visión más holística de los negocios y fortalecer las habilidades directivas. En el MBA se recorren todas las áreas claves de una empresa y se profundiza en cada una. También, pone a prueba la toma de decisiones en distintos escenarios corporativos.

Todo el conocimiento adquirido en la maestría lo pongo en práctica día a día en mi rol. Grupo Newsan es una compañía que constantemente está analizando nuevas oportunidades de negocios y adaptándose a los distintos contextos económicos. En el último año atravesamos un fuerte proceso de diversificación desembarcando en nuevos negocios; en esta etapa visualizo como el MBA me brindó herramientas para afrontar grandes desafíos. Fue un salto cualitativo en mi formación y mi carrera. Logré adquirir una visión estratégica del negocio y me ayudó a posicionarme mejor en el mercado. Me aportó la capacidad de resolución de conflictos en un cargo directivo, adquirir la confianza para dirigir una compañía y afrontar las dificultades o retos.

Te permite entender el comportamiento de una empresa y da una visión necesaria para poder llevar a cabo con eficiencia tu rol. Lo que reina es el cambio. Y en el mundo cambiante de los negocios estás obligado a capacitarte continuamente para afrontar las mutaciones de la industria. El MBA te permite lograr esa flexibilidad.

Diego De Leone, CEO de Natura Argentina

Hice un Máster en Administración por la Boston University. Siempre tuve el sueño de tener mi propia empresa y, como me formé en Finanzas, quería tener la experiencia más general de Administración. Lo hice a comienzos de 2000, cuando vivía en los Estados Unidos. Formaba parte del equipo de planeamiento financiero para América latina de una multinacional, y ellos me dieron la posibilidad de participar en un programa de desarrollo de nuevos talentos. Ahí se presentó la oportunidad de hacer el máster.

El máster era full time. Pero como yo en ese momento trabajaba, solo podía cursar tres o cuatro veces por semana, a la noche, después del trabajo. Así que a mi ritmo lo terminé en tres años.

Lo más enriquecedor es la relación que construís con tus pares, que tienen otras experiencias distintas. Obviamente había gente de todo el mundo y eso me abrió la cabeza. El máster funciona como un disparador de ideas y pensamientos, y es muy importante la forma en que digerís eso.

Edgardo Vázquez, Country Manager de Pfizer Argentina

Decidí hacer un MBA porque quería estar en contacto con un nuevo entorno de pensamiento, que no esté sólo vinculado a la industria de mi trabajo. Hacía 13 años que me había recibido de Contador Público y no había tenido ningún contacto con el ámbito académico. Buscaba una propuesta educativa más integral. En la compañía existía un programa de apoyo para este tipo de formación, que me facilitó hacerlo. Hice el MBA entre 2006 y 2007. Hacía 10 años que me desempeñaba en posiciones gerenciales en Finanzas y me estaba preparando para una posición directiva.

Hice el Executive MBA del IAE Business School. Cursaba una vez por semana, el día completo y después, tres semanas intensivas. Todo un desafío porque significaba reemplazar horas de trabajo. Venía trabajando en temas de finanzas/administración y el máster me despertó inquietudes que hicieron que dos años después pasara a liderar el área de Marketing.

Se generó un cambio positivo en mi carrera, porque me aportó herramientas para ser más dinámico. En parte, me permitió llegar al lugar donde me encuentro hoy. Mi consejo para quien piensa en hacer un MBA es que evalúe la oportunidad y se prepare. Es una decisión profesional y personal importante, es una inversión de tiempo.

Ernesto Garberoglio, director General de Alstom en Argentina

La decisión estuvo motivada por las perspectivas de carrera que me ofrecía expandir mis conocimientos y como un complemento de la Licenciatura en Administración (UBA). Lo hice cinco años después de recibirme y elegí Maestría en Administración de Negocios (MBA) en un programa conjunto de la Universidad del Salvador (USAL) y la Universidad Deusto de España.

El momento coincidió con un ascenso profesional, mis perspectivas dentro de Alstom estaban creciendo cada año, por lo que entendí que necesitaba potenciar mis habilidades y herramientas profesionales. Me aportó una visión ampliada de los negocios, una mejor big picture del mundo corporativo, tanto en Argentina como en el mundo. Esto generó un impulso favorable en mi carrera, permitiéndome ofrecer un valor agregado en la organización. Los conocimientos obtenidos en la carrera de grado siempre necesitan una actualización, con una visión de mayor madurez y responsabilidad. Periódicamente hay que tener la humildad de entender que día a día todas las ciencias avanzan, dejando los conocimientos adquiridos obsoletos. Por eso, hay que añadir nuevas metodologías, procesos y estrategias.

Maximiliano Gutierrez, CEO de Boehringer Ingelheim

Decidí hacer un MBA porque entendía que me daría un plus. No solo en tener el título, sino en adquirir nuevos conocimientos. Si bien en ese momento se veía cómo un "must" si quería seguir creciendo en mi carrera, también mi decisión se basó en ponerme un objetivo desafiante. Tenía interrogantes acerca de si podría llevarlo a cabo, pero tenía en claro que era joven y que quería continuar aprendiendo.

Fue en 2003 cuando tomé la decisión: era un joven profesional, dando los primeros pasos dentro de la industria farmacéutica. Afortunadamente la empresa donde trabajaba me dio apoyo financiero.

Hice el MBA en la UCES. Estar rodeado de profesionales ayuda a incorporar puntos de vista y modelos de pensamientos diferentes. Aprender nuevas metodologías, modelos más avanzados y discusiones de casos que llevan a reflexionar sobre nuestros pensamientos sin duda agregaron mucho valor a mi desarrollo profesional.

Haber demostrado interés en seguir desarrollándome académicamente me dio visibilidad en la compañía. Al mismo tiempo, comenzó a posicionarme de forma diferente en el mercado. También, fue clave al momento de postularme para adquirir nuevas responsabilidades. Al participar de programas de desarrollo globales, haber realizado un MBA complementa la experiencia y los resultados de alta performance. Fue parte del combustible para impulsar mi carrera.

El primer día asusta, todos se presentan y tienen altos cargos en diferentes empresas. Recuerdo que pensaba: "El único soldado raso soy yo, son todos ejecutivos". Con el correr de las semanas uno descubre que muchos cargos eran inventados o que las empresas eran unipersonales.

Agustín Beccar Varela, Gerente General de Walmart Argentina

Hice un Programa Ejecutivo en Estrategias de Mercado en London Business School (Reino Unido) para complementar mi formación de grado (Licenciatura en Administración de Empresas en la UBA). Si bien me había dedicado en mi desarrollo profesional, el marketing ocupaba un lugar menor en mi CV y también estaba convencido de que el programa me ayudaría a poner distancia con lo que hacía a diario.

El programa lo hice mientras lideraba, a nivel global, la marca Ballantines para Chivas Brothers en Londres. Ya tenía un recorrido profesional de más de 10 años. Me dio herramientas y habilidades para enfocar mi carrera al marketing y al gerenciamiento de negocios. Estoy convencido de que mi experiencia de trabajo en el exterior para compañías globales y hacer un programa en una de las capitales de negocios del mundo fueron una parte importante en la posibilidad que me dio Walmart, no sólo de volver a la Argentina, sino también de liderar su desarrollo en los últimos tres años.

Más allá de las herramientas formales y conceptuales, en lo personal definió tres características que creo hacen a mi perfil profesional: estrategia, innovación y foco en el cliente. El networking y escuchar otras ideas y experiencias es muy importante en estos programas. Hoy, sigo en contacto con gente que vive en el exterior y me aporta una red de contactos para validar ideas, conseguir talento y estar al tanto de cómo se desarrollan las tendencias en el mundo.

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés