U$D

MARTES 11/12/2018
Dólar Banco Nación
/
Merval

El CFO, de los números al sillón gerencial

La globalización y la tecnología modificaron la forma de hacer negocios y las estructuras de las organizaciones, cambios que reclaman nuevos modos de liderazgo: perfiles interdisciplinarios y habilidades no sólo técnicas, sino también socioafectivas.

El CFO, de los números al sillón gerencial

Cuando tenía todas las respuestas, me cambiaron todas las preguntas", rezaba un cartel muy difundido hace un tiempo en casas y oficinas. Algo así está ocurriendo hoy en el comando financiero de las empresas. La globalización y la tecnología modificaron la forma de hacer negocios y las estructuras de las organizaciones, cambios que reclaman nuevas formas de liderazgo: perfiles interdisciplinarios y habilidades no sólo técnicas, sino también socioafectivas. Hace algunos años, parecía ser suficiente con que un directivo demostrara con creces el expertise que tenía según el título enmarcado en su despacho; eso bastaba sobre todo en áreas "duras". Un claro ejemplo, justamente, era el del CFO (Chief Financial Officer, por sus siglas en inglés); el gerente de Finanzas, siempre abocado a los números de la compañía. Hasta hoy. Actualmente, y en particular en el contexto desafiante de la Argentina, se trata de un rol que evoluciona de forma acelerada.

Los CFO tienen que dominar muchos roles: ingeniero, científico, piloto y coach, según define un informe del puesto realizado a nivel internacional por la consultora Michael Page, firma especializada en selección de perfiles ejecutivos. Los dos primeros, enfocados en habilidades técnicas, legales y de IT, solían ser comunes a la genética del gerente; sin embargo, en el último tiempo, comenzaron a crecer como pilotos y coaches, vinculados a la forma de coordinar tareas y comunicar información; y se volvieron referentes cercanos de los empleados.

Ante tantas ocupaciones, para tener éxito, quien ocupe el cargo tiene entonces que "elegir sus batallas". ¿Cómo o logra? Asumiendo una tarea difícil: "Hay que delegar", sentencia Nicolás Rocha, Senior Executive Manager de Page Group. Por eso es necesario que el CFO tomo parte en los procesos de selección y que dialogue con otros pares. "Pasó de estar encerrado con su equipo, con otros directivos o inclusive accionistas; a abrirse a sus colegas", explica el especialista, y asegura que es la mejor manera de "conocer en quién apoyarse para poder ser más eficiente". "El principal cambio que vimos, que empezó en el país hace unos cuatro años, fue que el gerente financiero pasó de estar tapado de libros contables a tener una mirada y formación multidisciplinar, con nuevas exigencias, entre ellas, las comunicacionales".

Si armásemos un podio de las competencias que se le demandan al CFO local, en palabras de Rocha, una sería el manejo de prioridades. "La cantidad de cosas que uno puede hacer son casi infinitas, así que discriminar entre lo importante y lo urgente es fundamental". "Está la estabilidad ante los imprevistos", sigue, y fundamenta: "Cambia una regla de juego y tiene que adaptarse a lo que haya que hacer para seguir dentro los parámetros y objetivos de la empresa". Para completar, con el bronce, queda el involucramiento en la estrategia y relaciones de toda la compañía: "El CFO debe conocer el horizonte y el plan de acción de la organización para saber transmitirlo y llevar a todos hacia ese destino".

¿Cumple acaso el ADN del CFO albiceleste con esos requisitos? Se dice que el ingenio y la adaptabilidad del argentino son atributos diferenciales cuando se busca talentos. Y el director de finanzas local no es la excepción: su flexibilidad y el enfoque en resolución de problemas son genes inalienables. "El gerente argentino se adapta a situaciones completamente diferentes a las de otros lugares, como un dólar que se dispara o una materia prima que falta", destaca Nicolás como rasgo positivo. Sin embargo, su practicidad y capacidad resolutiva a veces no congenian con empresas donde priman los procesos y métodos estrictos. "El argentino pasa con facilidad de 'A a C', cuando la corporación pide 'A - B - C', eso quizás es una cuenta pendiente y requiere de más desarrollo de los roles de científico e ingeniero", analiza Rocha. "Por otro lado, todo responsable financiero tiene que capacitarse como piloto y coach, pues es alguien a quien se le reclaman muchas explicaciones. Siempre ha de estar contando cómo se realiza tal acción o por qué se tomó 'X' decisión", cierra sobre los desafíos que les esperan a los CFO argentinos.

Marianela Lavate

Qué miran las FIRMAs cuando miran un CFO

"A las empresas les preocupa si la persona se va a adaptar a la compañía, pues cada una es un mundo", explica el vocero de Page Group. "En Argentina sin dudas hay personas capacitadas en el sector financiero para ocupar ese puesto en firmas multinacionales, el desafío está en que se acomoden a la cultura, los valores o la forma de trabajar", destaca. E insiste: "Como está acostumbrado a convivir con situaciones caóticas o extremas, su perfil es muy valorado a nivel global, sobre todo, por su capacidad de reacción".

Las compañías se vuelven paulatinamente más diversas, por lo que se espera además que el CFO sea proactivo y que pueda convivir y relacionarse bien con personas de distinto género, procedencia, formación, ideología, entre otros factores que enriquecen a los equipos de trabajo.

La injerencia del CFO en las empresas está en aumento, por lo que su rol se ha vuelto protagónico y cada vez son más los que rompen filas de las finanzas para ocupar el sillón del Gerente General. "En nuestro país su impronta en la gestión creció de la mano de la importancia que tiene la dimensión financiera para las empresas en el contexto actual", recalca Rocha.

Comentarios1
Nicolás LISO FABBRI
Nicolás LISO FABBRI 03/07/2018 01:13:39

Excelente nota como siempre! Saludos.

Más notas de tu interés