U$D

DOMINGO 21/04/2019

Coyunturas adversas: ¿es buen momento para cambiar de trabajo?

En 2018, el 70% de las empresas no cumplieron con sus previsiones anuales, por lo que la incorporación de nuevos profesionales no se encuentra entre sus prioridades. El 20% realizó despidos, siendo el retiro voluntario una modalidad en alza, sostiene un informe.

Coyunturas adversas: ¿es buen momento para cambiar de trabajo?

Un cambio de trabajo puede significar una oportunidad para el crecimiento laboral. La consultora especializada en reclutamiento PageGroup realizó un trabajo para determinar cuáles son los factores a tener en cuenta antes de tomar una decisión de este tipo, que puede estar fuertemente condicionada por el complejo escenario actual.

Para PageGroup, la coyuntura llevó a que siete de cada 10 organizaciones no pudieran cumplir con su budget proyectado para 2018, por lo que nos encontramos ante un mercado laboral deprimido en el que las empresas no tienen entre sus prioridades la búsqueda de talentos ni la reposición de vacantes.

Según el estudio de la consultora, en lo que va del segundo semestre, solo una de cada cinco firmas hizo despidos del personal fuera de convenio. En efecto, el relevamiento señala que un 20% de dicho personal fue desafectado vía esta modalidad. No obstante, según PageGroup, "las organizaciones primero reflexionan si es necesario el reemplazo, y luego si no es posible cubrir el puesto con los recursos internos, y solo luego evalúan salir al mercado a buscar un talento nuevo".

En este panorama, frente a una oportunidad laboral es recomendable que los profesionales hagan una "radiografía", no solo de la empresa para cuya vacante analizan postularse, sino también de los distintos sectores y actividades. La sugerencia de PageGroup es indagar, hacer averiguaciones con colegas y buscar noticias de la compañía en Internet; en suma, recabar toda la información posible, no necesariamente para descartar un ofrecimiento, sino simplemente para tomar una decisión consciente.

Según recabó la reclutadora, un 30% de las personas que se postulan a vacantes están en ese momento sin trabajo. Del 70% restante, la mayoría está analizando un cambio en pos de mejorar sus ingresos, y otra parte busca un nuevo desafío que dé impulso a su carrera profesional.

El relevamiento también señala que se han estirado los tiempos de los procesos de búsqueda, y que una porción importante están trabados. En números: para un puesto de analista, un proceso de reclutamiento habitual implicaba en promedio dos a tres etapas (unos dos-tres meses de duración), mientras que actualmente comprende cuatro o hasta cinco etapas (tres-cuatro meses); en los casos de media y alta gerencia, que solían involucrar de cuatro a cinco etapas (tres-cuatro meses) hoy implican entre cinco y seis (cinco-seis meses).

Otra de las particularidades del escenario es que las empresas modifican el perfil buscado en medio del proceso de búsqueda: una de cada tres empresas interesadas en incorporar profesionales cambió los parámetros de la búsqueda cuando ya había sido iniciado el proceso.