Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Conectar los puntos a través de lo digital

La emprendedora argentina Silvina Moschini, que vive en los Estados Unidos, es la única mujer latinoamericana que participó del roundtable de Facebook junto a Mark Zuckerberg. El social marketing volcado a las nuevas estrategias del mercado laboral.

Conectar los puntos a través de lo digital

Con más de 44.000 seguidores en las redes sociales, Silvina Moschini, mejor conocida como @Miss_Internet, es la única mujer latinoamericana que participó del roundtable de Facebook junto a Mark Zuckerberg. Esta argentina, que reside en los Estados Unidos, entendió las necesidades de las empresas y los empleados en el mundo digital, y transformó la manera de trabajar.

El social marketing es una realidad, al igual que las nuevas estrategias del mercado laboral. "Cada vez son más las compañías que aceptan que el corazón de una estrategia de negocio está en la capacidad de ser flexible", señala Moschini. Es simple -o, al menos, lo parece. Moschini encontró algo que no le gustaba en el sistema y decidió cambiarlo.

"Cuando algo no te cierra tenés dos caminos: o te quejas y te aburrís, o tomás el riesgo y la decisión de encontrar una solución", dice quien se considera a sí misma como una mujer rebelde: por eso nunca se sintió del todo cómoda cumpliendo un horario y encerrada en una oficina. Es por tal motivo que decidió cambiar y eliminar esas barreras que hacían de su trabajo, que tanto le gustaba, una obligación. Logró achicar la gran brecha que existe entre las empresas y el talento.

"Nuestros emprendimientos tienen como objetivo generar un impacto social. El dinero es algo secundario que puede venir después, lo importante es el cambio que podemos generar para, por ejemplo, reducir el desempleo o empoderar a la gente para que pueda acceder a mejores oportunidades laborales", reflexiona.

Fue en 2009 que fundó Yandiki, una herramienta inspirada en los millennials. "Ellos ven un presente y un futuro global, flexible, sin barreras, horarios ni oficinas. Son el 25% del mercado laboral y representarán el 75% en 2025. ¿Cómo no vamos a prestarles atención?", resalta Moschini, y explica que la iniciativa tiene sus orígenes en la forma en que se trabajaba y cómo funcionaba el mercado de talento en Europa. "El talento es universal, pero las oportunidades no. Decidimos eliminar las oficinas y pensar una manera de trabajar en forma remota", cuenta.

Para lograr que Yandiki funcionara, junto a sus socios, tuvo que crear una nueva tecnología -TransparentBusiness-, que permite armar empresas virtuales y elegir en qué proyecto trabajar. Esta plataforma crea un entorno virtual en el que los empleadores pueden ver el desarrollo de quien esté llevando a cabo el trabajo y así poder evaluarlo.

Con el tiempo, Moschini se dio cuenta de que el 70% del talento son mujeres y que son ellas quienes logran mejor feedback, al tiempo que atraían a otras a la plataforma. La mayoría tiene un nivel de seniority y no está dispuesta a cambiar su estilo de vida por el trabajo. Así nació She Works!, su último emprendimiento.

El 43% de las mujeres estadounidenses deja sus carreras cuando se convierten en madres porque no encuentran un trabajo que les otorgue la flexibilidad que necesitan. "Buscamos elevar la propiedad intelectual y vemos cuáles son las necesidades del mercado laboral, los requisitos que se solicitan, y con qué estudios y conocimientos cuentan quienes buscan empleo. Les damos las herramientas para que puedan capacitarse y elevar sus posibilidades", explica Moschini, y resalta que "es fundamental que las mujeres tengan la posibilidad de acceder a trabajos con empresas líderes sin importar donde estén físicamente; queremos que encuentren oportunidades".

En este sentido, la emprendedora cuenta, por ejemplo, que a su mano derecha la vio solo dos veces desde que trabajan juntas, pero que la confianza se construyó a través del compromiso, el cumplimiento, y ver que cada una trabaja de forma eficaz y eficiente. "Es hora de que pasemos de intenciones a acciones. Las mujeres que tenemos la oportunidad debemos empoderar a otras mujeres", subraya. "Tenemos la oportunidad de conectar los puntos a través de lo digital para dar soluciones a problemas reales", concluye.

 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar