U$D

VIERNES 24/05/2019

Cómo lidiar con empleados difíciles

¿Es posible trabajar con colaboradores tóxicos cuando muchas veces son jefes, amigos del dueño, sumamente talentosos y con un perfil difícil de conseguir en el mercado? ¿Cómo lograrlo?

Cómo lidiar con empleados difíciles

Si bien existen varias definiciones para hablar de empleados tóxicos, no es que existen empleados, sino relaciones tóxicas. El que está acostumbrado a este tipo de situaciones en su vida personal, las trae al ámbito laboral. 

"Los llamados empleados tóxicos suelen ser muy hábiles para generar espacios donde imponen su negativa forma de pensar y contradicen los lineamientos generales de las organizaciones. Cuando reciben un llamado de atención de su superior, suelen enojarse explicando su propio punto de vista y solo cuando ven que pueden perder el control se animan a aceptar la invitación  de reflexionar y cambiar su forma de actuar. Como no suelen estar convencidos, ese cambio es solo superficial y una oportunidad para negociar", destaca Alejandro Servide, director de Professionals de Randstad Argentina. 

Todo líder sabe que los reconocimientos se deben realizar en público y los llamados de atención en privado. "En este caso, el tóxico tratará de exponer la mayor cantidad de conflictos en los grupos. Incluso suele ocuparse de trabajar con sus influencias en el uno a uno con el fin de lograr su objetivo. Por eso, en estos casos se recomienda el uso del estilo de liderazgo directivo, donde sus objetivos deben ser altamente desafiantes y comprometidos para que no pierda su foco", afirma Alejandro.

Por su parte, Laura Bitocco, gerente General de Hidalgo & Asociados, asegura: "El cambio de líder puede ser un buen factor para suavizar las aguas. Muchas veces, una misma persona ante dos liderazgos diferentes actúa de manera totalmente distinta". 

Pandullo también afirma que la relación de respeto con pares y mandos es clave. Dice: "cuando se sobrepasa y no se puede modificar el mal comportamiento, se tiene que prescindir de la persona, porque no se ajusta a los valores que la empresa pregona. No es fácil despedir a una persona, pero a veces es necesario para garantizar el buen clima del lugar y enseñarles los valores".

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar

Más notas de tu interés

Shopping