Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Accountability, para lograr resultados

Una nueva práctica busca apelar al sentido de responsabilidad individual para alcanzar resultados a nivel grupal y corporativo. El método, que comienza a desembarcar en la Argentina, permite incentivar el compromiso y el trabajo en equipo para mejorar el rendimiento. Las claves del fenómeno que apunta a las nuevas generaciones.

Después del Total Quality Management, el método Kaizen y el Six Sigma, un nuevo sistema para mejorar la calidad y la eficiencia llega a las empresas. Se trata de ‘Accountability’, que se traduce como “ser responsable e involucrarse en el logro de resultados”.
“Para lograr los objetivos en una organización, hay que cambiar la cultura de la actividad por la cultura del resultado”, enuncia Alejandro Altilio, consultor en Accountability de Door Training Cono Sur, quien está implementando el sistema en compañías locales. Esto implica dejar de culpar a otros por lo que no salió bien para hacerse responsable por los buenos resultados.
Los principios de Accountability fueron esbozados a mediados de los ‘90 por tres consultores: Roger Connors, Tom Smith y Craig Hickman, autores de la trilogía ‘The Oz Principle’ (El principio de Oz, una alegoría del cuento de Frank Baum), ‘Change the Culture, Change The Game’ (Cambie la cultura, cambie el juego) y ‘How did it Happen’ (Cómo pasó esto). Desde entonces, la metodología está siendo aplicada en un número cada vez mayor de compañías.

Involucramiento
“El primer paso para lograr Accountability es definir claramente los resultados esperados”, explica Altilio. “Ya sea que el foco esté puesto en aumentar las ventas, mejorar la satisfacción de los clientes, minimizar errores y faltantes o acortar los plazos de entrega de productos, todos los colaboradores de la organización deben tener claros los resultados a lograr”. Luego, hay que crear alineación alrededor de esos objetivos, motivar al equipo, y mantener el cambio.
“La mayoría de los líderes son buenos para asignar tareas a sus colaboradores, pero decirle a la gente lo que debe hacer es diferente a involucrarla en el logro de los resultados”, señala Altilio. “La cultura de cumplir con las tareas asignadas es reactiva, mientras que Accountability implica pro-actividad, compromiso y autosuperación”, destaca.
Con frecuencia, los organigramas y descripciones de puestos encasillan a las personas. “Esta forma de pensar orientada a las tareas lleva a creer que lo importante es hacer el trabajo, sin importar cuál sea el resultado. Sin embargo, “las personas son más productivas cuando están enfocadas en lograr el resultado”, dice a Management el consultor.

Menos culpa
Generalmente, en las empresas se discuten las responsabilidades sólo cuando algo sale mal. El punto de vista de Accountability es determinar quién es responsable antes de los hechos y no después. Para esto, es preciso crear ‘alineamiento’, sin que esto implique un acuerdo total.
“Estar alineados no implica coincidir en todo, sino compartir algunos acuerdos básicos para moverse hacia adelante, apoyar la dirección o la decisión”, apunta Altilio. El alineamiento es un proceso y se inicia en la cima. Los directivos y la plana gerencial de la compañía deben recomendar la decisión y defenderla, para que se llegue a pensar y actuar como equipo.
Al implementar Accountabiliy se reduce el tiempo dedicado al juego de la culpa o de la víctima, y se logra un pensamiento “por arriba de la línea”, en el que las personas se preguntan “qué más se puede hacer para mejorar, en lugar de preguntarse cómo justificar el no logro de los resultados”, dice el contultor de Door.

Casos de éxito
Desde hace casi una década, compañías globales de diferentes rubros han incorporado Accountability para mejorar sus resultados. Entre ellas, la farmacéutica Pfizer, utilizó estos principios para el lanzamiento de Lipitor, el medicamento para bajar el colesterol (estatina) más vendido del mundo. También Johnson Controls utilizó esta metodología para lograr un crecimiento del 15% en sus ventas.
En Kimberly Clark, este sistema llevó a aumentar las ventas un 10% y las ganancias operativas un 65%. Domino’s Pizza logró crecer al 15% anual, al seguir los principios de Accountability, y Office Depot, proveedor de artículos para oficina, redujo los productos faltantes de 3.900 a sólo dos por día.
A nivel local, la fabricante de etiquetas Avery Dennison Argentina ha incorporado con éxito este sistema, así como la proveedora de equipamiento quirúrgico e insumos médicos Stryker, según relata el especialista de Door Training. Si bien las empresas más grandes o filiales de compañías extranjeras son las primeras en adoptar esta metodología, “también resulta beneficiosa para las pymes y para emprendedores y profesionales”, asegura el consultor.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Octavio Valenzuela
Octavio Valenzuela 27/12/2013 03:07:02

Accountability llego para quedarse, no se trata de una moda, o un curso, es una forma de vida...