Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los nuevos cambios en los plazos de preaviso

Los contratos de comercialización, por tener un plazo indeterminado, presentaron algunas particularidades en materia jurídica en su rescisión y su indemnización, que la jurisprudencia hasta la sanción del Código Civil y Comercial de la Nación (CCCN) había resuelto de forma uniforme.

Con el dictado del CCCN se regularon estas figuras contractuales, lo que generó críticas de los operadores jurídicos, pues, en el cálculo de preaviso, el nuevo criterio fijado incrementaba a priori los costos de la rescisión. La Sala D de la Cámara Nacional Comercial en autos "S.A.V. c. Diageo Argentina SA s/ ordinario" del 1° de marzo de 2016 echó luz al ratificar que, en casos de rescisión de contratos de distribución por plazo indeterminado, el plazo de preaviso debe ser el que se estime suficiente para permitir la reinserción o reacomodamiento del distribuidor, sin que se corresponda con exactitud numérica ni con el número de años por el que se extendió.

La doctrina judicial de antes sostenía que, para fijar el plazo de preaviso, el juzgador debía ponderar no sólo la extensión temporal de la relación contractual -un mes de preaviso por cado año de relación- sino las circunstancias que rodean el caso, la naturaleza y particularidades de la relación contractual, que el distribuidor tenga exclusividad en sus funciones, la mayor o menor simplicidad del producto o servicio, las posibilidades de reencauzar su negocio, entre otras. Se consideró suficiente un plazo de preaviso de 12 meses para un contrato de 60 años; 6 meses para uno de 30 años; 10 meses para uno de 25 años.

En los contratos de duración de plazo indeterminado, el CCCN estableció para el contrato de agencia (art. 1492) y el de concesión (art. 1508 inc. a) que el plazo de preaviso debe ser un mes por cada año del contrato. Si bien no hay una previsión legal específica para el contrato de distribución, por el art. 1511, la regla resultaría, en principio, aplicable para el de distribución.
La previsión legal contraviene, a primera vista, la pacífica jurisprudencia del fuero comercial que establecía márgenes mínimos y máximos para el preaviso y que permitía ponderar otras circunstancias. El fallo de la Sala D clarifica la naturaleza pues establece que el preaviso no debe ser juzgado con exactitud numérica ni exacta, sino que debe ser razonable.

En el caso, el contrato de distribución se había ejecutado por más de 12 años y la actora - igual que el magistrado de primera instancia- consideró exiguo el preaviso de 9 meses de la demandada al rescindir el contrato, reclamando la indemnización sustitutiva de preaviso por los meses faltantes.

Al momento de fallar, la Sala D consideró que no corresponde otorgar mecánicamente un mes de preaviso por cada año contractual, pues equivale a la consagración de un criterio disvalioso, especialmente en contratos de larga duración. Máxime si repara que conduciría a que la parte promotora de la rescisión se vea expuesta a los vaivenes de un co-contratante cuyo interés en el cumplimiento del contrato pueda decaer, lo que conduciría a comportamientos abusivos.

El criterio permite avizorar que la regla de preaviso del art. 1492 no debe aplicarse en forma automática, sino que debe pasar por el tamiz de la razonabilidad, lo que en principio no conllevaría un incremento en los costos de transacción actuales para la extinción de dichos contratos.