U$D

DÓLAR
/
MERVAL

Encontrar el nicho: en qué industrias puede crecer el mercado jurídico

El mercado jurídico halla industrias en las cuales hacer su América. Moda, redes sociales, salud, belleza y promociones, en la lista.

Encontrar el nicho: en qué industrias puede crecer el mercado jurídico

A más de 3700 años del Código de Hammurabi, el derecho sigue encontrando demandas insatisfechas. Acorde a los tiempos que corren, los nichos legales dicen presente, con oleadas persistentes y otras mucho más pasajeras.

"El derecho y la moda han estado conectados desde el comienzo de los tiempos", se ataja Pamela Echeverría, pionera en la Argentina en la materia.

"La moda, como industria, necesita de leyes que la regulen y sean sus aliadas en su nacimiento, desarrollo y expansión. Lo novedoso como nicho es que los abogados hemos tomado en cuenta al sector, dejando de lado la frivolidad que lo rodea, y hemos detectado que necesita de un tratamiento jurídico específico", dice.

Esto que cuenta, e impulsa también desde www.derechodelamoda.com.ar, ya ha sido convalidado y celebrado por la comunidad jurídica internacional, y hoy se habla no solo de una nueva especialización, sino también de un nicho de mercado instaurado.

"La moda necesita de leyes que coadyuven en la defensa de los derechos de sus actores y que les permitan desarrollo y crecimiento. En este camino, y como sucede con toda industria creativa, la propiedad intelectual juega un rol fundamental. La creatividad debe ser protegida y los creativos deben encontrar tranquilidad en el derecho", señala.

De hecho, afirmaciones que hasta hace unos años eran consideradas válidas, tales como "si se cambia algo en moda, se puede copiar y no hay nada que pueda hacerse", hoy perdieron credibilidad de la mano de acuerdos extrajudiciales y hasta sentencias que van en el sentido contrario, dice.

Como sucede en cualquier otra industria, los contratos en general, el derecho laboral, el comercial, el derecho de consumo, el derecho tributario, aduanero y societario, juegan un rol en todas sus etapas. "Desde la concepción de un producto hasta su puesta en el mercado, ya sea nacional o internacional, el derecho de la moda o fashion law se vale de todas las ramas del derecho para lograrlo", sustenta Echeverría.

Sin embargo, eso no es todo. Los abogados de la moda (fashion lawyers, como se autoproclaman muchos) trabajan en temas actuales como el compliance en la actividad o en la más remota, aunque ahora vigente, defensa de los conocimientos ancestrales de los pueblos originarios aplicados a la industria.

También en lo que hace al compliance, una vuelta de tuerca se pega fuerte desde hace poco más de un mes, producto de la aprobación de una norma a nivel europeo.

"El data compliance o cumplimiento por parte de las empresas y organismos públicos de las normas de protección de datos personales es la nueva estrella de la profesión; un partido que muy pocos abogados jugamos y que ha alcanzado nuevo glamour con el dictado del Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea que aplica en Argentina para compañías que tratan datos de ciudadanos europeos, de la mano de abultadas multas para quien no lo cumplan", señala Fernando Tomeo. Para este abogado, especialista en tecnologías y datos personales, "pocas compañías a la venta desarrollan un due diligence compliance, pero deberían hacerlo".

Otra categoría en la que Tomeo pica en punta con libros y presencia en medios de comunicación es el de la "limpieza virtual".

"El cleaning digital es una rama de la profesión prácticamente desconocida en un universo donde todos somos lo que Google dice que somos. Los buscadores definen la reputación de una persona en sus resultados de búsqueda y muchas veces se equivocan; en ese momento aparece la tarea del abogado cleaner", comenta.

En efecto, el de Internet en general y el de las redes sociales es particular "es un nicho de mercado prácticamente sin profesionales al que debería prestarse mayor atención, máxime en nuestra realidad hiperconectada a través de Facebook y Twitter o exhibida en la vidriera de Instagram", considera.

Para Tomeo, los derechos a la imagen, honor y reputación, y la protección de menores, se juegan hoy en las redes.

En ese plano, aunque en otra vereda, Juan Carlos Ojam, name partner de Berton Moreno + Ojam, señala que "las redes sociales, como cualquier medio de alcance masivo, gratis e inmediato, presentan desafíos legales comunes a cualquier actividad y algunas específicas a las mismas".

En primer lugar, apunta el abogado de muchas de las plataformas de referencia, muestran la escasa conciencia de respeto a la propiedad intelectual ajena que tienen los usuarios. "Fotógrafos, medios periodísticos, autores, compositores y creadores en general ven constantemente vulnerados sus derechos de propiedad", afirma.

Por otro lado, prosigue, se plantea el problema de la protección de los datos que se suben a las redes.

"Es muy baja la conciencia, incluso aun siendo mayores de edad, que los usuarios tienen sobre los permisos que otorgan al subir información propia y muchas veces sensible a las mismas", dice Ojam, y agrega: "No es necesario tener presencia en las redes sociales y por ello es lógico que quien decida hacerlo se responsabilice por el uso que se le dan a sus datos, protección de los mismos y usos no permitidos. En esta misma línea, sería absurdo sostener que (los) datos subidos a las redes son privados, desde el momento que elegimos compartirlos, incluso con un número limitado de usuarios".

A caballo de esta situación, agrega, se producen "situaciones que claramente afectan el honor de las personas".

Salud y belleza

Martín Sabadini es otro de los que encontró su nicho. "Como abogados especialistas en el derecho a la salud comenzamos a trabajar por la creciente demanda del sector ante los variados incumplimientos de las obras sociales y prepagas, creando Amparando Salud", cuenta.

Amparando Salud tiene ejes de trabajo bien diferenciados: los incumplimientos, propiamente dichos, la recuperación de derechos a la salud en personas con discapacidad y la continuidad de afiliación de los beneficiarios en sus obras sociales al llegar la jubilación.

En el ámbito de la discapacidad, implementaron además una modalidad solidaria para las personas con TEA, denominada Abogados Azules, que brinda asesoramiento legal a las familias.

Según datos de la Superintendencia de Salud, solo el año pasado se presentaron 2802 amparos en materia de salud: 1668 por motivos generales como medicamentos (335), afiliación (527), cirugías (190), prótesis (71) y problemática prestacional (423), en tanto que los restantes 1134 estuvieron motivados por planteos en materia de discapacidad, comenta Sabadini.

El ámbito judicial de discusión de estos reclamos es el fuero Civil y Comercial Federal en la Capital Federal, y en las provincias el Fuero Federal.

"Conocen del tema, lo resuelven muy expeditiva y rápidamente. La vía elegida para los reclamos son los amparos de salud y las medidas cautelares, dos herramientas muy agiles para la defensa del derecho denegado", califica.

Desde otro lugar, a metros del Barrio Chino y con vista a las Barrancas de Belgrano, habla Solange Kurchan.

El equipo de la responsable de legales de L'Oréal, presente en la Argentina desde hace más de 55 años y con casi 80 comercializando sus marcas en el país, tiene por misión velar por el cumplimiento de las normas que aplican en otro de los nichos que aparece hoy entre los más suculentos: el de la belleza.

"Desde el área legal trabajamos con las distintas divisiones para lograr que el negocio crezca minimizando los riesgos. Cada división tiene sus particularidades que hacen necesario un conocimiento acabado de sus productos, marcas, el mercado que manejan, clientes y consumidores", enumera.

"Somos un equipo chico, pero muy dinámico, en dónde todos hacemos todo. Trabajamos todas las áreas del derecho in-house, pero fundamentalmente las ramas del derecho civil, comercial y defensa del consumidor. La llegada del mundo digital nos trajo nuevos desafíos; nos vemos obligados a ser más expeditivos y manejar un gran volumen de contratos con influencers y ventas a través de e-commerce", comenta.

Cuando se trata específicamente de la industria, Kurchan trabaja con la Dirección Científica de la empresa, liderada por Cecilia Mosteiro, para asegurar el cumplimiento de la normativa vigente de la ANMAT, la Secretaría de Comercio y Lealtad Comercial. Ahí aparece la presentación de un dossier técnico, requisitos de rotulado y observancia de los listados de ingredientes prohibidos y restringidos, informa.

Promos y regalos

La publicidad en base a premios es un recurso transversal a centenares de industrias, muy utilizado en nuestro país cuanto menos desde principios del siglo pasado. "Hasta 1940 el uso de mecanismos que preveían la entrega de premios o regalos era frecuente. Algunos jueces los consideraron "juegos de azar prohibidos", pero prevaleció la doctrina contraria, que sostenía que esos mecanismos, en tanto no implicaran el pago de sumas adicionales al precio del producto como requisito para participar en los concursos, certámenes o sorteos organizados, no podían considerarse onerosos y consecuentemente no se encontraban prohibidos por las leyes", cuenta Marcelo Gallo, socio de Abeledo Gottheil Abogados, abogado de referencia en todo lo relativo a promociones.

Evolución mediante, hoy los concursos, certámenes y sorteos promocionales están regulados básicamente por el artículo 10 de la ley de Lealtad Comercial, el decreto PEN 961/2017, la resolución de la ex Secretaría de Industria, Comercio y Minería 89/98 y el artículo 6º de la resolución de la Secretaría de Comercio 915/2017. "Existen, sin embargo, en algunas provincias, regímenes que establecen, por un lado, obligaciones de información o de aprobación previa al lanzamiento de las promociones y de posterior rendición de la correcta realización de los mecanismos de asignación de los premios puestos en juego y, por otro, la obligación de pagar aranceles, tasas e impuestos provinciales", comenta.

Habla de las provincias de Mendoza, Neuquén, Río Negro, Salta y Tierra del Fuego, Antártida e Islas del Atlántico Sur. "Los costos y tiempos asociados al cumplimiento de esos regímenes provinciales es lo que mueve a muchos anunciantes a excluir del ámbito territorial de vigencia de las promociones a algunas o a todas esas provincias", explica Gallo.

También bajo el paraguas del marketing, aparece lo que se conoce como "ambush marketing", sobre el que el mismo Gallo tiene un amplio repertorio.

"La FIFA, el Comité Olímpico Internacional y algunos otros organizadores de "mega eventos" -en general deportivos- procuran impedir, en especial inmediatamente antes de su realización y durante la misma, a quienes no sean sus patrocinadores oficiales, la realización de acciones de marketing en las que se mencione, aun indirectamente o meramente se evoque el evento", contextualiza.

Desde el punto de vista del interés económico de los organizadores parece una medida razonable, porque tiende a proteger sus ingresos, en parte derivados de las sumas que pagan los patrocinadores para obtener ese carácter, apunta.

También lo es, en algunos casos, desde el punto de vista legal: "Cuando las conductas que se intentan impedir consisten en el uso ilegítimo de marcas ajenas sin autorización de su titular o en la realización de publicidad engañosa", especifica.

Pero, en su opinión, eso "no implica que los anunciantes que no sean patrocinantes no puedan mencionar el evento, aun utilizando para ello una marca registrada de su organizador", desafia, y remite a un fallo de Cámara de agosto pasado (Federation Internationale de Football Association c/Cencosud SA s/Cese de uso de marca), que la FIFA perdió en primera y en segunda instancia reclamando exactamente lo contrario.

Deportes virtuales

El auge de los eSports abre un nuevo nicho para el mercado legal. Se trata de competencias que se desarrollan a través de una interfaz virtual, hasta hace poco ligadas con la "pérdida de tiempo en los cibercafés".

En Norteamérica, Asia y Europa, los "eDeportistas" reciben becas universitarias.

En Estados Unidos o Corea, hay jugadores que pueden ganar más de 18.000 euros por participar en un torneo, y a eso hay que sumar el sponsorship y los derechos por el streaming.

Pole Position

Alimentos, entretenimiento y turismo completan con los reseñados en la nota principal los nichos más destacados a explorar por el mercado jurídico argentino.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar