Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Ellos siguen brillando

A pesar del cambio de rumbo macro, los abogados y estudios especializados en derecho laboral mantienen un fuerte flujo de actividad. Las demandas.

Ellos siguen brillando

Con un 9,3% de desempleo, suspensiones en distintas industrias y perspectivas que todavía no alcanzan para revertir el impacto que el retraso del segundo semestre está teniendo en el plano laboral, los abogados del ramo continúan, de momento, protagonizando la escena jurídica local.

"Intenso, tanto por temas que ya veníamos trabajando como por asuntos nuevos", califica el momento Rodrigo Funes de Rioja, socio Gerente del estudio que lleva su apellido, al responder por la actividad de los últimos meses. Su socio y hermano, Ignacio, marca entre los principales ejes de consulta el incremento de los litigios, en particular los costos asociados a riesgos del trabajo; los conflictos, en muchos casos ínter o intra sindicales, y las negociaciones paritarias, la inflación y la competitividad, entre otros.

"Hubo suspensiones en algunos sectores, con procedimientos de crisis y otras medidas por coyunturas específicas en algunas industrias. Excesivo ausentismo y otras ineficiencias. Muchas empresas empiezan a preocuparse por cómo ser competitivas ante un escenario que está cambiando, y en el que la economía parece abrirse al mundo. Hay casos de incorporación de tecnología y revisión de procesos", enumera.

Javier Adrogué, name partner de Adrogué, Marqués, Zabala & Asociados, coincide en que 2016 ha venido con mucha actividad. La incertidumbre sobre el nivel de inflación los enfrentó con las "paritarias cortas" durante el primer semestre del año, con dos rondas de negociación para muchas actividades, y las actividades que no las tuvieron (porque acordaron salarios en una sola etapa) ahora enfrentan los pedidos de reapertura.

"La contracción de la actividad económica obligó a las empresas a implementar medidas concretas para alinear todos los costos, incluido el laboral, con dicho nivel de actividad, modificaciones de las estructuras de compensaciones, reducción de beneficios, suspensiones concertadas y programas de retiro han estado a la orden del día", señala.

Por otra parte, el incremento de la conflictividad judicial, alimentada por reclamos de montos millonarios a partir de "un régimen de riesgos del trabajo que no termina de brindar una respuesta adecuada al problema y por la multiplicación de multas y sanciones en los casos de despidos", fogonearon el trabajo, redondea Adrogué.

En Silva Ortiz, Alfonso, Pavic & Louge, acusan una actividad normal, sin sobresaltos, "pese a la recesión en curso", al decir de Sebastián Lyszyk.

"Hoy, la principal preocupación de las empresas se centra en la negociación del segundo tramo de negociaciones paritarias, en aquellos sectores de actividad en los que fueron desdobladas", apunta.
Para Natalia de Diego, abogada del estudio De Diego & Asociados, el asesoramiento fue tomando "un rol correctivo para forjar comportamientos esperables en las organizaciones y decisiones que transmitan valor con mensajes determinantes sobre cuáles son los perfiles que crean y agregan valor y quiénes lo destruyen y ya no tienen lugar en la organización".

Decisiones de ajustes inmersos en una alta conflictividad laboral generada por cuestiones sindicales; asesoramiento jurídico ante las dificultades de un contexto internacional cambiante, compañías globales que cambian sus negocios y que impactan en la Argentina, cambios organizacionales, negocios que desaparecen o se transforman, compañías nuevas que están incipientemente surgiendo o reinventándose, empresas que adquieren otras con destinos inciertos por operaciones a nivel global, forman parte de la enumeración que hace la abogada en relación a los catalizadores de la actividad.

Más local, las irregularidades en el pago de cargas sociales, la fiscalización de los registros de los empleados, la verificación del encuadre de cada uno de ellos y el cumplimiento de la normativa laboral, cobran cada vez más fuerza, señala.

Perspectivas

En la medida en que la Argentina vaya normalizando su nivel de inflación, se concreten más inversiones y la economía no solo fije un rumbo, sino que camine hacia él, se espera que "se empiece a trabajar más profundamente en los pequeños temas de todos los días que hacen a una organización más eficaz del trabajo: la reducción de costos laborales ineficientes, la mejora de la productividad y la motivación e incentivos en búsqueda de una mayor competitividad", señala Ignacio Funes de Rioja.

Rodrigo, en tanto, reconoce que han visto un "mayor caudal" de consultas provenientes del exterior, tanto por posibles operaciones de adquisición como de inversión en nuevos desarrollos productivos.
"El tema laboral, sus costos, conflictividad, litigiosidad, contingencias y niveles de productividad generan inquietud en la agenda de un inversor", afirma.

A lo anterior suman un "incremento notable" en la asistencia en temas migratorios, por consultas y también trámites que implican el traslado de empleados a la Argentina, generalmente vinculados a proyectos en crecimiento o con perspectivas.

"Las empresas están a la espera de las anunciadas medidas del gobierno en materia laboral que permitan equilibrar los excesos normativos de los últimos diez años", dispara Adrogué.
"Sin embargo -agrega- hasta el presente no hay señales claras sobre cuáles serían estas medidas ni su alcance".

En Silva Ortiz, en tanto, prevén para el último trimestre un posible incremento de los conflictos colectivos e individuales, principalmente en las empresas prestadoras de servicios.