El futuro de las causas on hold

Un repaso por los casos que podrían encontrar resolución en los próximos meses. Cepo cambiario, ajustes por inflación, mercado de capitales, Ley de Abastecimiento, temas laborales y defensa del consumidor. Los abogados mantienen el pronóstico: habrá más litigios y menos negocios.

Novak Djokovic y Roger Federer, número uno y dos del tenis mundial, respectivamente, podrían pelotear durante siglos que no lograrían tantos pases de pelota como los que está habiendo entre el Poder Ejecutivo y el Judicial.

En un año electoral, cientos de causas de importancia e impacto económico e institucional esperan resolución, con una intensidad de movimientos dispar que se irá desenredando en los próximos meses. En paralelo, además, hay muchos otros expedientes que podrían causar sensación en el ámbito corporativo y se suben a la fila a la espera de sentencia.

Asuntos Legales consultó a litigantes de los estudios jurídicos de la City para armar un mapa de causas on hold, cuya resolución podría desbordar en consecuencias para las partes involucradas. Anticipar los tiempos de las resoluciones judiciales siempre es difícil, abre el paraguas Ricardo Ostrower, socio de Marval, O'Farrell & Mairal, aunque señala que en lo que es derecho privado hay varias causas que están dando vueltas cuyas resoluciones pueden modificar escenarios.

En lo que hace al cepo cambiario, por ejemplo, hasta hoy la mayoría de los deudores que se presentó a reclamar el acceso al mercado de cambios al tipo oficial para pagar obligaciones en dólares fue desestimado. Sin embargo, hay un caso de la Sala B de la Cámara Civil en el que se autorizó el levantamiento del cepo, decisión contra la cual el Banco Central presentó un recurso extraordinario concedido el 13 de febrero. "La Corte Suprema, en teoría, se debería expedir", señala el abogado, aunque insiste sobre las dificultades para decir cuándo.

En materia de mercado de capitales, el artículo 20 de la ley que lo regula establece una serie de facultades para la Comisión Nacional de Valores, entre las cuales está la posibilidad de separar al directorio de una entidad alcanzada por ella hasta por 180 días. "La Sala A de la Cámara Comercial dictó una cautelar en la que suspendió los efectos del artículo que lo habilita. Pero eso aplica para este juicio, que sigue, y no es extensible a otras situaciones", apunta.

Con relación a los holdouts, más allá de los movimientos que se produzcan en el juzgado de Thomas Griesa en Nueva York, nada debería pasar en los tribunales de la Argentina.

"La Corte le puso un freno a cualquier holdout que quiera venir a cobrar con un fallo extranjero. Dijo que esas sentencias vulneran el orden público argentino, por lo tanto no las reconoce", agrega Ostrower.

Los alcances del arbitraje YPF -AESU, el acuerdo con Chevron (en la causa Garrido, el 5 de febrero la jueza María José Sarmiento ordenó a YPF exhibirlo, decisión apelada que recayó en la Sala II de la Cámara Contencioso Administrativo Federal) y la definición judicial por la Ley de Abastecimiento completan un nutrido combo litigioso.

En un plano más institucional está la designación del reemplazante del ex juez Eugenio Zaffaroni en la Corte Suprema. Por lo pronto, la propuesta de la Casa Rosada (Roberto Carlés) recibió tantos cuestionamientos que hace difícil pensar en su avance, aunque la mayor barrera está en la falta de autonomía oficial en el Senado para alcanzar los dos tercios de los votos que precisa para su nombramiento.

Otras miradas

Para Diego Silva, name partner de Silva Ortiz, Alfonso, Pavic & Louge, entre los temas más importantes pendientes de una resolución de fondo están los planteos destinados a ajustar por inflación los balances de las empresas a los efectos del cómputo del Impuesto a las Ganancias.
"Si bien es cierto que a mitad del año pasado la Corte rechazó esta posibilidad dando la razón a la AFIP, entendemos que el fallo se refirió, en el caso, a la falta de prueba de la confiscatoriedad alegada, sin pronunciarse en forma definitiva sobre el fondo del tema. En este sentido, existen distintos reclamos en todo el país que tuvieron diferentes acogidas", dice.

En materia laboral, en tanto, "podría profundizarse en nuevos fallos el camino trazado por la Corte en materia de libertad sindical, con consecuencias relevantes". Asimismo, agrega el abogado, existen muchas causas en las que los tribunales inferiores dispusieron la aplicación retroactiva de la reforma a la Ley de Riesgos del Trabajo, sin que haya habido hasta ahora un pronunciamiento definitivo de la Corte sobre este tema.

También quedan pendientes de definición distintos aspectos sustanciales que hacen a las llamadas acciones de clase, que eventualmente podrían tener un impacto importante y resolverse durante este año.

En términos más generales, Silva prevé que continúe el nivel actual de litigios, aunque estima que también en esta área puede haber alguna merma derivada de la menor actividad económica privada.

En materia laboral, coincide con los restantes consultados, seguirá habiendo un fuerte trabajo vinculado con el asesoramiento y con conflictos individuales y colectivos.

Con relación a defensa del consumidor, su pronóstico habla de un crecimiento de las disputas, en tanto la entrada en vigencia del nuevo Código Civil y Comercial traerá consigo "conflictos interpretativos", que podrían derivar, en el corto plazo, en un incremento de la actividad judicial.
En un año electoral, lo esperable es que el Gobierno "pretenda dilatar las causas que políticamente más lo complican", especula Segundo Pinto, socio de Llerena & Asociados.

En particular, apunta, en relación a los holdouts: "Lo conveniente será extender la negociación ad eternum, ya que una solución razonable, hoy, no cabe dentro de las posibilidades macroeconómicas reales del país".

Más conflictos

Cada vez menos negocios y más conflictos. El diagnóstico se comparte entre todos los consultados, más allá de casos aislados de clientes que, a la espera de un recambio en la dirección del país, empiezan a desembarcar en busca de activos baratos.

"Hay mucha pelea, tanto entre las empresas como en relación a la actividad regulatoria del Estado. Estamos teniendo mucho movimiento de arbitrajes, tanto nacionales como internacionales", señala Ostrower, uno de los encargados de atender el caso Repsol.

Además, dice, hay mucho trabajo en el ámbito laboral y en el sector impositivo. "Lo que tiene que ver con fusiones y adquisiciones y mercado de capitales está lógicamente más bajo, pero uno tiende a pensar que un año electoral provoca que haya inversores que prevén reactivación y compran activos que consideran a precios bajos", avanza.

Esa misma es la mirada de Silva. "Para este año electoral prevemos un ligero repunte de las áreas vinculadas con nuevas inversiones, especialmente en la segunda mitad del año; y, en este sentido, ya estamos viendo movimientos y consultas", destaca.

En su firma auguran que "la actividad en el mercado de capitales seguirá muy baja, a la espera de los cambios que pueda aportar un nuevo contexto después de las elecciones.

Francisco Roggero y Mariano de Estrada, socios de Bulló, Tassi, Estebenet, Lipera y Torassa Abogados, coinciden en que todo lo vinculado con inversiones drectas provenientes del extranjero probablemente espere a que se defina el panorama político, salvo aquellos que estén dispuestos a asumir una cuota de riesgo más allá de la media.

En este sentido, las diversas áreas de práctica que se resienten son M&A, project finance, infraestructura y minería y energía, enumeran.

Por otro lado, la expectativa de un cambio en la administración genera un optimismo que se puede traducir en nuevos proyectos. En este sentido, nosotros estamos percibiendo un interés concreto en algunas de las áreas mencionadas, pero con miras a 2016, añaden.

Así las cosas, pareciera que hay que mirar 2015 en distintas etapas. Los primeros meses pueden ser más calmos; después de las PASO puede haber alguna reactivación y, sin duda, la habrá después de octubre, concluyen los entrevistados.

Temas relacionados
Noticias de tu interés