El compás que marca la coyuntura

Cuáles son los sectores de la economía que más actividad jurídica prometen para el cambio de ciclo. Las oportunidades que la actualidad socioeconómica esconde y qué tener en cuenta a la hora de querer posicionarse.

Hace tiempo no cae maná en el mercado jurídico. Ni siquiera un flujo de operaciones más o menos continuo y aceptable que permita disipar los dolores de cabeza que los socios de más de una firma de la City tienen del uno al cinco de cada mes. Sin embargo, trabajo hay, coinciden en el mercado en casi todos los estudios, ya sea que se trate de nombres consolidados o de despachos nacientes. Éstos últimos, con organizaciones acotadas, tienen una estructura de costos relativamente administrable en la coyuntura actual. Los primeros, en cambio, full service, balancean sus cuentas entre los departamentos más y menos rendidores, sabiendo que el péndulo, de buenas a primera, puede reorientar su rumbo.


Por lo pronto, y en términos generales, todo lo que huela a conflicto sigue estando a la orden del día. En lo que hace a perfiles, son argentinos los que se expanden y extranjeros que se contraen los que trazan el panorama de clientes en la Reina del Plata.


Por industria: tecnología, farmacéutica, energía en (casi) todas sus formas, biotecnología, agronegocios, siderurgia y medios de comunicación parecen estar intentando animar el mercado, y las proyecciones dicen que pasadas las elecciones y definido el escenario político (y, con ello, se espera, económico), otras podrían sumarle alegría al baile.


Alfredo O'Farrell, presidente del consejo de Dirección de Marval, OFarrell & Mairal, firma reconocida recientemente por séptimo año consecutivo con el Argentina Client Service Award 2015 de la inglesa Chambers & Partners, apunta que los sectores más ocupados son los vinculados con temas regulatorios (Laboral, Impuestos, Administrativo, Defensa de la Competencia), Contencioso y Recursos Naturales (Oil & Gas).


En términos de industria, la firma más grande del país está teniendo actividad proveniente del sector energético, pharma e IT. Son ellas las que alimentan las áreas del Derecho reseñadas en el párrafo anterior, aunque esas prácticas jurídicas atraviesan a todos los sectores de la economía, estén activas o no. "Lamentablemente es más para empresas instaladas, aunque aparecen nuevas", responde O'Farrell cuando se le pregunta si se trata de players nuevos o ya afincados los que traen las consultas.


Desde Pérez Alati, Grondona, Benites, Arnsten y Martínez de Hoz (h), el socio Fernando Zoppi señala que, en los últimos 12 meses, han notado un "creciente interés y un número importante de transacciones, inversiones y adquisiciones, en especial, en el sector de la industria farmacéutica, laboratorios y biotecnología".

Nivel de actividad

Se trata de sectores que, por lo general, no son afectados fuertemente por períodos de poco crecimiento o estancamiento económico, explica. En algunos casos, el alto nivel de actividad estuvo dado por operaciones globales con su correlato en la Argentina. Es el caso de la anunciada compra por Panasonic Healthcare, del grupo de inversión KKR, de la unidad de negocios de Bayer que produce y comercializa productos relacionados con el cuidado y tratamiento de diabetes.


En otros, se trata de inversiones en la Argentina o compras de empresas locales del sector, en varias de los cuáles Pagbam intervino. "Varios procesos se encuentran en pleno desarrollo, con lo cual esperamos que se mantenga la tendencia", dice Zoppi.


Otro sector que sigue demandando cantidad de trabajo y grandes financiamientos es el energético, tanto en lo que refiere a petróleo y gas, que "por una cuestión coyuntural bajó", el furor por el shale oil y gas, energías renovables y electricidad, enumera.


En Pérez Alati, advierten una demanda cada vez mayor en temas relativos a legal compliance, incluyendo regulaciones anticorrupción y la prevención del lavado de dinero, en el marco de due diligences en operaciones de M&A pero también por fuera. A resultas del nuevo Código Civil y Comercial, "se incrementaron exponencialmente las consultas y trabajos, en particular la revisión de contratos y formularios, poderes y estatutos, y cursos en empresas y otras entidades", agrega.

Otros ejes

Las industrias que están generando mayor trabajo en Nicholson y Cano Abogados son energía, agronegocios, bancos y seguros, enumera Santiago Nicholson, managing partner de la firma. En cuanto a las ramas del Derecho más requeridas, menciona a las vinculadas con temas regulatorios, de litigios y laborales, en coincidencia con el partner de Marval. Sin embargo, agrega, en los últimos meses, se ha comenzado a notar un mayor movimiento en el sector de M&A.


Desglosado, las consultas de energía, en general, son de empresas ya radicadas que buscan desarrollarse o crear nuevas unidades de negocios. Lo que es regulatorio, litigios y laboral, tiene que ver también con empresas en funciones y con el trabajo del día a día del estudio, sintetiza Nicholson.


"Tomando en consideración a todos nuestros clientes, las industrias en las que notamos un mayor nivel de actividad y crecimiento son oil & gas, energía, así como algunos otros sectores industriales, como el siderúrgico", dice Roberto Fortunati, socio en el Estudio Beccar Varela. Asimismo, agrega que "si bien la industria automotriz no está atravesando su mejor etapa, recibimos muchas consultas en materia regulatoria ligada al sector".


En cuanto al mercado bancario y financiero en general, ha tenido un nivel de actividad "bajo comparado con otros períodos, (pero que) estuvo por arriba de nuestras expectativas", reconoce el partner de la firma centenaria.
En esa misma línea y a lo largo de 2015, varios de los departamentos de este estudio mantuvieron un nivel de actividad mayor al esperado. Entre ellos, el de Derecho Bancario, activo en materia de fideicomisos financieros, préstamos sindicados y préstamos otorgados por organismos multilaterales de crédito. Otro fue el de regulaciones financieras y cambiarias, que registró su más alto nivel de actividad durante los últimos dos años, manteniéndose presente en diversas transacciones cross-border con un equipo que creció un 50% en ese tiempo.


"El asesoramiento en materia de consultas generales también ha crecido durante los últimos meses. Contrario a nuestras expectativas, el asesoramiento, en M&A, cobró impulso en el período, habiendo participado y representado a inversores locales y extranjeros", dice Fortunati.


También fue alto el volumen de consultas sobre temas de compliance (prevención de lavado de activos, corrupción y protección de datos personales) e importaciones (declaraciones juradas anticipadas de importación y temas aduaneros). El área penal como el departamento de Derecho Administrativo de la firma fundada por Horacio Beccar Varela, en 1897, están teniendo un crecimiento importante, agrega.


El escenario es parcialmente diferente en otra de las firmas que ya vio ir y venir a la Argentina durante los siglos XIX, XX y XXI. "Servicios públicos; automotriz; actividades ligadas a la salud; industria petrolera; grandes operaciones de crédito en obra pública; empresas dedicadas a la venta de semillas y agroquímicos, y diversos aspectos del desarrollo inmobiliario", enumera Daniel Calatrava, socio del Estudio O'Farrell, cundo se le pregunta por las industrias que le están generando más trabajo a su despacho.

Tecnología y medios

En términos generales, la actividad pasa por el asesoramiento en derecho público y regulatorio, civil y comercial, renegociación contractual, actuación en sede administrativa y litigios, dice. ¿Son industrias que ya están instaladas o que están planificando venir al país?, preguntó Asuntos Legales. "Principalmente instaladas, pero también otras que están interesadas en invertir en el país en el marco de acuerdos existentes", responde. En general, agrega, son empresas que se amplían y, en algún caso, se reorganizan en el negocio.


En Bulló, Tassi, Estebenet, Lipera & Torassa Abogados, los perfiles de los sectores económicos más activos también son otros. "Las industrias donde estamos trabajando más fuerte y se ve un mayor crecimiento son tecnología y medios. Eso, además de acompañar a nuestros clientes en las cuestiones regulatorias coyunturales. Y luego, las industrias tradicionales están siempre presentes como bancos, seguros y agribusiness", enumeran los socios Francisco Roggero y Pablo Balancini.


Asimismo, señalan, se empezó a verificar cierto interés de fondos de inversión del exterior para invertir en distintos sectores de la economía. En cuanto a las ramas, al igual que en el resto del mercado están muy activas las áreas regulatorias, de derecho administrativo y compliance. Mucho de laboral (colectivo e individual) y, en particular, en esta firma, un crecimiento constante en el área de tecnología.


Con un escenario tan ampliamente diversificado, lo que parece primar en el mercado son consultas por acciones puntuales, prioritariamente de corto plazo, con excepción de una serie de industrias que, por su naturaleza, se manejan y planifican al margen de coyunturas particulares pensando siempre en el más largo plazo posible.
Se trata, al decir del socio de Pagbam, de "tendencias coyunturales", de manera que "hay que mantenerse bien atentos y activos para identificar lo que se vendrá, y estar un paso por delante del resto", sintetiza.

Tags relacionados

Noticias del día