Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Cuánto cuesta un abogado en Argentina y uno en EE.UU.

Tendencias en fees y salarios en el mercado argentino. Crece el valor medido en dólares, producto de la inflación y el relativo estancamiento de la cotización de la divisa estadounidense.

Cuánto cuesta un abogado en Argentina y uno en EE.UU.

A pesar de la incipiente reincorporación argentina al mundo, la devaluación y el estancamiento del dólar, los abogados albicelestes siguen estando a precios de saldo. Más baratos que sus pares de Brasil, Chile, Uruguay, Colombia, México y los Estados Unidos, las cifras que se manejan en el foro local sufren, además, fuertes distorsiones debido al peso que la demanda de sus servicios cobró en los últimos años.

"Oferta y demanda", dice uno de ellos, para explicar el por qué de una tendencia a la baja de los fees que se ha hecho casi ritual. "Hay muchas firmas, muchas de similares características, y aún hay capacidad ociosa", dice. Eso hace que despachos igualmente agresivos en uno y otro mercado coticen en la Argentina u$s 100 la hora/socio, mientras que en los Estados Unidos salen al mercado en u$s 500 .

"Las encuestas dan la pauta de que estamos por debajo de Brasil y México. Y, si uno mira en Chile y Panamá, algunos estudios tienen tarifas muy altas", señala otro abogado, Managing partner de una importante firma. En estricto off the record, el socio apunta que los costos salariales son muy altos, lo que impacta fuerte en el monto que el profesional recibe en mano al finalizar el mes, a pesar de que los sueldos brutos no están tan desfasados en el comparado regional.

Las encuestas de las que habla son las difunde Latin Lawyer. Hay que tomarlas con, al menos, dos pinzas, según se desprende de sus dichos y los de otros responsables de llevar las cuentas en los estudios de la City porteña.

Es que en 2015, última información disponible, la hora promedio de un socio de una firma líder se decía que era u$s 275, aunque en consultas en distintos estudios jurídicos, afirma el abogado, estaba más de u$s 50 por debajo. "En la realidad, estos números no los cobra nadie. Es la tarifa de mostrador", que puede caer hasta un 50%, según pudo relevar Legales.

En términos generales, todo lo que siga procedimientos estándares cae, incluso, más. Los due dilligence, en tanto, hoy se cobran por trabajo realizado y "se pagan mal", dice otro abogado de una firma top. En cuanto a la dispersión de precios entre estudios, los abogados de despachos reconocen que, en general, cuando el perfil del trabajo está bien definido, no es tanta. Lo mismo señala la máxima responsable de Legales de una multinacional de telecomunicaciones. "El problema es que, en general, las precisiones no abundan. Cuando la dispersión es grande, conviene hablar con el estudio que está muy abajo, para no caer en la tentación y llevarse, luego, una sorpresa", recomienda.

"A veces hay variaciones porque se entiende el trabajo de otra forma o, si hay mucha oferta de servicios, hay estudios que bajan el honorario. Pero si no hay nada en particular, la variación no es significativa", reconocen ambos. En términos porcentuales, la reducción de la que hablan es de "menos del 30%".

En números

Legales consultó a diversas firmas para mapear los valores que maneja el mercado. En promedio, un secondment full time de un abogado senior está en unos $ 70.000 más IVA por mes. A su vez, el asesoramiento en una compraventa inmobiliaria compleja, que insumió unas 150 horas de trabajo, se cotizó en $ 1.500 por hora. En materia de fideicomisos financieros, la cesión de cartera de créditos ronda $ 45.000 /50.000 más IVA. La constitución de un fideicomiso privado con posibilidad de conversión en fideicomiso con oferta pública va de $ 80.000 a 125.000, siempre más IVA, y un fideicomiso con oferta pública, de $ 125.000 a 150.000. El outsourcing de contratos suele hacerse por abono. Uno anual, para unos 500 acuerdos, puede rondar los $ 100.000 por mes.

Juan Manuel Haddad, gerente de Legales en Telefónica, cuenta que, en un importante evento de LegalTech, pudo constatar que con herramientas de inteligencia artificial se puede hacer el due dilligence de contratos en menos tiempo y a menor costo. "Lo que acá un abogado puede cobrar por hacer este trabajo, digamos $ 200 por contrato a ‘precio mayorista’, un desarrollador de la India, cuya plataforma vi en funcionamiento, lo ofrece a precio minorista en algo menos de la mitad. Si hablamos de escala, el precio puede bajar a u$s 4", dice.

Salarios

En un estudio de primera línea, el abogado que más gana está en $ 120.000, en bruto, más bonus. El más bajo, dicen desde una firma de estas características, cobra $ 21.000 bruto/mes.

Las cifras son superiores a las que manejan en Laward. Karina Mele, su gerente de Reclutamiento, apunta que, para 2017, la remuneración de un senior con más de ocho años de experiencia arranca en $ 50.000 brutos. Un semi senior va de $ 30.000 a 50.000. Un junior avanzado recibe unos $ 24.000, un recién graduado $ 17.000 y un estudiante full time, aproximadamente $ 12.000 brutos.

En una firma mediana, pero en crecimiento, dicen moverse con estas mismas bandas. Calculan la plusvalía tomando en cuenta que la hora socio 2017 saldrá al mercado en $ 2.000, mientras que la de un senior cotizará en $ 1.600, 15% más que en el ejercicio anterior.

Así y todo, admiten en la joven firma que "los inhouse son muy duros". Suelen pedir rebajas de entre 15 y 20%. "Hemos tenido casos de descuentos del 30% o, incluso, un poco más", reconocen. El tema es que, a la espera de las inversiones, aún hay capacidad ociosa en el mercado. "No creo que ningún managing partner esté muy contento. Más bien está viendo qué pasa, pero nadie está creciendo mucho", dice uno de los consultados, y asiente el resto. La esperanza, agregan, es que en los próximos tres meses la realidad sea distinta.

El rango salarial en Estados Unidos

A cuánto la hora/abogado en los Estados Unidos? "Es muy amplio el rango de salarios por cada posición, dependiendo del tipo de práctica, tamaño de estudio, ubicación, etc.", responde el abogado argentino Luis Denuble, en ejercicio en Nueva York a través de Denuble Law.

Según los últimos datos del Ministerio de Trabajo, de 2015, los cinco Estados con sueldos anuales promedio más alto para abogados y la tarifa horaria promedio que se paga a un profesional en un estudio son: District of Columbia, con u$s 83,88 de valor hora y un salario anual de u$s 174.480; California, u$s 78,37 y u$s 163.020; New York, u$s 74,55 y u$s 155.050; Massachusetts, u$s 73,55 y u$s 152.990; y Delaware, u$s 73,24 y u$s 152.330.

"En un mercado como el de Washington, DC, las firmas grandes están pagando salarios iniciales para abogados recién recibidos de unos u$s 160.000 anuales. Esa cifra es bruta. Luego, de acuerdo al seniority, el monto va variando de a unos u$s 10.000 o 20.000 por año adicional de seniority, hasta llegar a unos u$s 250.000 anuales para un senior associate previo a ser nombrado socio", informan Manuel Varela y Cristian Francos, socios de la firma Lewis Baach. En Nueva York, calculan, "los números deben ser al menos un 10% más altos". 

En cuanto a valores horarios, coinciden en que es algo muy variable. "En las firmas grandes se arranca con valores de u$s 350 para un associate de primer año, hasta superar los u$s 1.000 por hora para los socios más senior", apuntan.

Cada vez más, igualmente, la facturación horaria deja de ser la regla absoluta para los honorarios. Se pasa a esquemas mixtos (facturación horaria hasta algún tope acordado, sumando algún honorario de éxito) o bien sumas fijas por caso puntual, o por períodos. Sobre todo en las firmas que están un escalón por debajo de las más grandes y renombradas, señalan, esta flexibilidad es muy importante. 

La diferencia salarial que puede verse con la Argentina no denota, necesariamente, un estatus de riqueza, aclaran. "Los impuestos en los Estados Unidos son tan altos como en Argentina, es decir: de la cifra mágica, quedará un 60%. A eso, el egresado de una universidad top 10 o 20 muy probablemente tenga que sumarle el pago de préstamos para haber accedido a esa educación de elite. Y pagarlos lleva varios años. Además de afrontar el costo de vida de vivir en ciudades como New York o Washington, Boston, Los Angeles o San Francisco, que no es bajo por cierto", transparenta.

Sobre eso, agregan que, dada la inflación argentina de los últimos años y el estancamiento del dólar, los servicios en general y los legales en particular han visto crecer de manera acelerada sus costos en dólares. Eso hace que el mercado pierda competitividad y las diferencias se vayan acortando comparando lo que cobra un estudio argentino y uno estadounidense.