Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Conflictos intersindicales, en alza

Los motivos para las disputas entre organizaciones. El encuadramiento y la fragmentación interna, entre otras causas de tensión.

Conflictos intersindicales, en alza

El segundo bimestre mostró una escalada en los conflictos intra e intersindicales, y volvió a poner a los abogados especializados en derecho laboral colectivo en lo más alto del escenario. "El conflicto no es beneficioso para ninguna parte. Hay un difícil arte de influenciar que comienza con la escucha, entender cuáles son los intereses del otro, descubrir cuál es la causa raíz de su reclamo y recién desde allí se puede iniciar a elaborar un camino de entendimiento", enmarca Natalia de Diego, abogada en de Diego & Asociados.

Pujas de poder y diferencias de por medio, en la práctica los diferendos se reflejan en "conflictos de encuadramiento sindical y convencional, con sindicatos fragmentados, donde las bases no respondían a las cúpulas, delegados que iniciaban medidas de fuerza por su propia iniciativa, sindicatos desfederados que recuperaban su poder de negociación y nuevos sindicatos que nacieron para responder a las actividades incipientes", dice.

En este punto, las firmas nuevas del rubro de IT que aún no están encuadradas suele ser campo fértil para la puja sindical. Lo propio con empleados jerarquizados, que no solían tener representación y hoy están avanzando rápido en la materia. "Esto genera, para el mundo empresario, una perspectiva compleja frente al cuadro de distintas representaciones", señala de Diego. Un cambio de encuadramiento de personal induce al acatamiento de una nueva convención colectiva de trabajo que puede implicar una alteración del régimen salarial.

Javier Adrogué, titular de Adrogué, Marqués, Zabala & Asociados, recuerda que la Corte Suprema fijó una posición clara en relación al sistema de personería gremial regulado en el país. "El sistema de personería gremial es inconstitucional porque atenta contra los tratados internacionales de la OIT que garantizan la libertad sindical. El reconocimiento de prerrogativas exclusivas a los sindicatos con personería gremial vulnera la posibilidad real que deben tener los trabajadores de constituir sus propias organizaciones gremiales", detalla. Esta postura es aceptada en líneas generales por todos los tribunales inferiores, pero "no impactó ni afectó el desarrollo de las relaciones con los gremios dentro de las fábricas", aclara.

La actual administración, agrega, "no parece estar convencida sobre la conveniencia de una modificación al régimen de las personerías gremiales para adecuarse a la postura de la Corte, lo que implicaría una confrontación directa con las principales organizaciones gremiales cuando, en rigor, entienden que es más importante alinear las expectativas en relación a las negociaciones salariales y al nivel de conflictividad".

Más voces

Desde el estudio Funes de Rioja, su socio Eduardo Viñales apunta que los conflictos entre sindicatos "son de distinta índole, pudiendo a priori identificarse la situación de escisiones dentro de una entidad o aspiración de otra por ausencia de una clara descripción del alcance personal o geográfico de la personería".
A ello suma que distintos sindicatos, sin la extensión previa de su personería gremial, modificaron sus estatutos y se solaparon con otros.

"Una tercera vertiente la podemos encontrar en la doctrina de la Corte sobre libertad sindical. En particular, en el otorgamiento de derechos a representantes electos en sindicatos con simple inscripción. Estos sindicatos pueden coexistir con otras entidades sindicales que sí tienen personería gremial", agrega.

Pérdida de competitividad, horas de trabajo y licencias duplicadas son algunas de las formas en que ello se traduce para el normal desenvolvimiento de las firmas. Mercedes Balado Bevilacqua, socia de MBB Abogados, señala que en estos casos surge una disputa por ver quién es competente para dirimir las controversias: el Ministerio de Trabajo o los tribunales.

El primero de ellos publicó, a inicios de mes, una serie de recomendaciones para garantizar la transparencia en las elecciones sindicales, promoviendo el uso de la boleta electrónica, el respeto del cupo femenino en las listas y el rechazo de candidatos inhibidos judicialmente.

De todas formas, desde el punto de vista legal, el tema sigue pasando por la personería gremial que, según la ley de asociaciones sindicales, otorga en modo exclusivo el derecho de defender y representar ante el Estado y los empleadores los intereses individuales y colectivos de los trabajadores, intervenir en negociaciones colectivas, vigilar el cumplimiento de la normativa laboral y de seguridad social, apunta Balado Bevilacqua. En contraposición, la libertad sindical y la negociación colectiva son dos de los pilares de la OIT, y esto, junto con la libertad constitucional que establece la organización sindical libre y democrática, abre la puerta a este tipo de rispideces.

Esto, a su vez, genera "un escenario incierto y conflictivo para las firmas, en tanto se podría producir la situación en la que una empresa debiera tener múltiples representantes de sindicatos de la misma industria y negociar tantos convenios colectivos como sindicatos hubiere", redondea.

El caso docente

En el escenario de reclamos salariales se puede destacar la división que existe entre los distintos sindicatos docentes que forman el Frente Unidad Docente (FUD), que reúne a los seis sindicatos de maestros provinciales -a saber: SUTEBA, FEB, UDOCBA, SADOP, UDA y AMET.

Los sindicatos que forman parte del grupo catalogado de intransigente -SUTEBA (que suma 68.532 afiliados), UDA (1.417 afiliados) y UDOCBA (17.772 afiliados)- impulsaron diez paros provinciales y otros cinco nacionales convocados por sus federaciones.

SADOP (25.000 afiliados) y AMET (1.805) se mostraron algo más flexibles. Se sumaron a marchas y paros provinciales, pero sus dirigentes no confrontaron directamente con la gobernadora María Eugenia Vidal.

En una posición que privilegia más el diálogo y cuyos miembros pidieron sostener el reclamo, pero sin privar a los alumnos de asistir a clase, la FEB (50.479 afiliados) se adhirió a todos los paros bonaerenses, no así a los nacionales.