Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Competencias en su lugar

La Comisión de Planificación y Coordinación del Plan de Inversiones Hidrocarburíferas pasa a la historia y el Ministerio de Energía reasume sus obligaciones.

Una de las primeras medidas tomadas por el Ministerio de Energía y Minería de la Nación fue el regreso a su órbita de las políticas nacionales sobre exploración y producción de los recursos naturales.
En la semana de Reyes observamos la introducción de las primeras medidas correctivas, entre ellas, liberar los controles de capitales, en un mercado doméstico que, quizás, en pos de un proyecto político, se había alejado de las estructuras, distorsionando los valores en los commodities y distanciándose de los parámetros del mercado globla. El ejemplo: un gas natural exageradamente barato en el pasado que más tarde devino en un alto impacto, la pérdida de reservas que nos llevó a la dependencia actual de las importaciones de gas natural líquido.
Así, por Decreto del PEN N°. 272, a inicios de enero, se dispusieron medidas tales como la disolución de la Comisión de Planificación y Coordinación Estratégica del Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas (conocida como "la Comisión").
La historia de esta Comisión se remonta a 2012, después de la nacionalización de YPF a través de la llamada Ley de Soberanía Hidrocarburífera (Ley 26.741) que declaró la expropiación del paquete accionario de YPF S.A. y reconoció la necesidad de volver al autoabastecimiento.
Esta Ley estableció que el PEN, junto a las provincias, fijarían las políticas tendientes al autoabastecimiento, lo que incluiría la incorporación de nuevas tecnologías para avanzar sobre los recursos no convencionales. El paquete de regulaciones no se desarrolló convenientemente: el mismo año, por decreto PEN N° 1277, se reglamentaban algunos aspectos de la ley, en un claro sinceramiento del contexto regulador. Este decreto derogó aspectos que ya se encontraban instalados en mercado, como era la limitada disponibilidad de la producción de hidrocarburos para el productor y aquellos aranceles sobre exportaciones e importaciones. Se creó el Plan Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas ("Plan Nacional").
El punto fuerte de este decreto fue la creación -en la órbita de la Secretaría de Política Económica y Planificación del Desarrollo del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas- de la Comisión presidida por su secretario, Axel Kiciloff. Con ese decreto también se creó el Registro Nacional de Inversiones Hidrocarburíferas, duplicando esfuerzos de registraciones y reportes a los productores y otros protagonistas de la industria petrolera.
Por esos días, fue materia de gran discusión el avance de la Nación sobre las provincias luego de que la facultad concedente fuera transferida en 1994 por la Constitución. Formalización que se cerró a través de la llamada Ley Corta, que otorgaba a las provincias el ejercicio del dominio originario y la administración sobre los yacimientos de hidrocarburos. La Ley Corta puso en cabeza del Estado provincial no solo el poder de fiscalización, sino la propiedad de los títulos originarios sobre permisos y concesiones de hidrocarburos.
Así, la Comisión fiscalizaría trimestralmente el cumplimiento del Plan Nacional, estando facultada para aplicar sanciones, lo que daba cuenta de un avance sobre las provincias. Incluso, preveía serias limitaciones a las refinadoras. En síntesis, se arrogaba funciones de fiscalización que no se encontraban bajo su órbita, sino bajo la de las provincias.
El reacomodamiento de las competencias en la cartera correcta es un signo de profesionalismo, que acompañado con la revisión integral del contexto, precios y tarifas y la corrección regulatoria podría auspiciar el nuevo horizonte de Argentina y sus recursos naturales. A ello debería sumarse el mejoramiento de los precios en el mercado internacional. Lo que es claro, y fuera de discusión, es que nuevas energías ingresaron en Energía.