Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una relación inesperada

En los Estados Unidos, según la organización Donate Life, alrededor de 6.500 ciudadanos mueren al año esperando recibir un trasplante de órganos. Desde 1999 a la fecha, la lista de espera para recibir un órgano se duplicó hasta llegar a los 123.000.
"Es duro, pero lo cierto es que los órganos y tejidos sanos más adecuados para los trasplantes proceden de las más de 35.000 personas que mueren cada año en las carreteras de EE.UU., ya que su muerte no está causada por infecciones o enfermedades. Actualmente, uno de cada cinco donantes de órganos han sido víctimas de un accidente tráfico", sostienen Ian Adams y Anne Hobson, parte del think thank R Street Institute, en una publicación del portal Slate.
No es difícil ver cómo los autos autónomos van a cambiar radicalmente la oferta de órganos ya que se estima que, según datos oficiales, en los Estados Unidos el 94% de los accidente de tráfico se deben a errores humanos.
Mientras tanto se han hecho avances en el desarrollo de órganos en el laboratorio, incluyendo técnicas como la impresión en 3D usando células humanas. Pero, al menos por ahora, el proceso está en etapa experimental.