Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Una brecha separa a 6.000 millones de personas de la economía digital

El Banco Mundial (BM) presentó un informe sobre el desarrollo global y los "dividendos digitales" que la economía sustentada en Internet permite obtener a usuarios conectados alrededor del planeta. Sin embargo, el reporte advierte que casi 6.000 millones de personas no tienen conexión de alta velocidad, por lo que no pueden participar plenamente de la economía digital.
Luego de advertir que en casi 7 de cada 10 hogares, ubicados en el 20% más pobre del planeta, hay un teléfono celular y que en muchas regiones es más probable hallar un teléfono antes que un inodoro, el reporte subraya que las tecnologías digitales han tenido un impacto moderado en el crecimiento de las economías, la ampliación de oportunidad y la mejora de los servicios en las regiones periféricas.
La entidad afirma que la economía de Internet "favorece los monopolios naturales", por lo que la falta de un entorno de negocios competitivo puede traer mayor concentración de los mercados y un beneficio acotado a las empresas ya establecidas. Así, las personas más instruidas, mejor conectadas y más capaces recibieron en estos años la mayor parte de los beneficios económicos de la revolución digital.

Oportunidades para crecer

El estudio sostiene que la extensión de Internet de un modo accesible, asequible y de forma abierta y segura, permitiría reducir los riesgos de control, desigualdad y concentración, y provocaría una extensión de beneficios sociales, como la inclusión, la eficiencia productiva y la innovación en las industrias. El informe hace hincapié en los "complementos analógicos", como la educación de los trabajadores, el acceso a la tecnología y la renovación de las instituciones. "La economía digital requiere regulaciones para un clima de negocios dinámico y en el que las empresas puedan competir e innovar; hacen falta habilidades que permitan aprovechar las oportunidades que ofrece el mundo digital, e instituciones responsables que utilizan Internet para empoderar a los ciudadanos", sentencia el informe.
El presidente del Banco Mundial, Jim Young Kim, asegura en el prólogo que no será posible un beneficio a partir de la transformación de la información y las comunicaciones si los países no mejoran el clima de negocios, invierten en educación y salud, y promueven gobiernos abiertos y transparentes.
Ezequiel M. Chabay